CULTURA RELIGIOSAEL MUNDOFORMACIÓN RELIGIOSASan Sabas de Capadocia

ACNdiciembre 5, 2020
San-Sabas-de-Capadocia2

San Sabas de Capadocia fue célebre monje de la antigüedad, discípulo de San Eutimio el Grande. La mayor parte de su vida la vivió en Palestina, a mediados del siglo V, dedicándose a la oración, la meditación, la dirección espiritual y -como era muy común entre los monjes- al trabajo manual.

Sabas nació en Cesarea de Capadocia (actual Turquía), en el año 439, en tiempos del Imperio bizantino. Como su padre pertenecía al ejército del Imperio, fue convocado a salir en campaña y tuvo que dejar a Sabas al cuidado de sus familiares. Estos, lamentablemente, aprovechando la ausencia del padre, lo repudiaron, por lo que Sabas terminó siendo acogido en un monasterio con solo ocho años. Allí permaneció hasta que decidió partir a Jerusalén con la intención de aprender el modo de vida de los eremitas de aquella región.

A los 20 años se convirtió en discípulo de San Eutimio -monje del desierto- y a los 30 ya vivía como un anacoreta, llevando una vida ascética, dedicado a la oración en completa soledad. Se dice que pasó cuatro años en el desierto sin hablar con nadie. Manteniendo el estilo de vida eremita, repartía su tiempo de oración con el trabajo manual, confeccionando canastos que vendía para repartir lo ganado entre los más pobres.

Su fama de santidad se extendió por la región y muchos monjes empezaron a visitarlo buscando dirección espiritual. Así, Sabas, con la venia del Patriarca de Jerusalén, se convirtió en maestro de los monjes de la famosa Gran Laura de Mar Sabas, monasterio incrustado en la ladera de una montaña rocosa, cerca a Belén, en los alrededores del Mar Muerto. Entre sus discípulos se cuentan cinco santos: San Juan Damasceno, San Afrodisio, San Teófanes de Nicea, San Cosme de Majuma y San Teodoro de Edesa. El Patriarca de Jerusalén lo ordenó sacerdote y lo puso a cargo de todos los monjes de Tierra Santa.

Hasta en tres ocasiones fue enviado a Constantinopla, residencia del emperador, para obtener su protección contra los perseguidores de cristianos.

San Sabas murió el 5 de diciembre del año 532, a los 94 años de edad.

Con información de Aciprensa

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *