CULTURA RELIGIOSAEN MÉXICOFORMACIÓN RELIGIOSASan Juan Bautista, figura del adviento.

El evangelio que escucharemos este domingo (Mc 1, 1-8) nos habla de Juan el Bautista, una de las grandes figuras de este periodo del Adviento porque él nos enseña cómo debemos disponernos para la venida de Jesús. Juan el Bautista preparó el camino del Señor, él nos ayuda a entender mejor el espíritu que debe caracterizar este tiempo de preparación para la Navidad.

El pasaje evangélico que escucharemos destaca tres cosas importantes de la espiritualidad del Adviento, estas son la experiencia del desierto, la Conversión personal y la austeridad.

LA EXPERIENCIA DEL DESIERTO. El desierto viene presentado aquí como el lugar del encuentro con el Señor. Ha sido ahí en el desierto donde el pueblo de Dios ha tenido las más bellas experiencias. Dios condujo a su pueblo al desierto para hablarle al corazón, en el desierto el pueblo descubrió que la única seguridad que vale la pena cuidar es la relación con Dios. En el desierto Dios se reveló a Moisés e hizo una alianza con su pueblo. En el Evangelio de hoy se nos dice que desde el desierto se nos hace esta invitación: PREPAREN EL CAMINO DEL SEÑOR, ENDERECEN SUS SENDEROS. Esta es una clave importante para el Adviento. Si deseamos hacer la experiencia de encuentro con Dios en esta Navidad es necesario prepararse escuchando la voz de Dios, ordenando la propia vida y caminar por la senda del bien.

LA CONVERSIÓN PERSONAL. Un segundo aspecto es la Conversión personal, Juan predicaba un bautismo de conversión dice el evangelista San Marcos. La conversión es la respuesta al amor de Dios, sucede cuando hemos descubierto a Dios en algún momento o lugar de nuestra vida. Convertirse quiere decir cambiar el rumbo y volver a Dios; dejar todo aquello que nos aparta de Dios y nos distrae en el camino. La conversión es necesaria para que nuestro corazón tenga como señor solamente a Dios. Si no hay conversión, no hay vida cristiana.

LA AUSTERIDAD. Una tercera cosa es la Experiencia de la Austeridad. Juan Bautista es modelo de austeridad en el vestido y la comida. No somos más por lo que nos ponemos encima, lo que tenemos o por lo que comemos sino por lo que somos interiormente. En este tiempo de Adviento es necesario trabajar en el ser más que en el tener. Y por lo tanto hay que practicar las virtudes cristianas de la solidaridad, la honestidad, la rectitud, el servicio desinteresado, la ayuda a los demás, el compromiso, la caridad, entre otras cosas. Recordemos que somos hijos de Dios y que estamos llamados a la santidad por lo mismo es bueno volver la mirada a la meta que Dios nos propone mediante su Hijo Jesús.

En conclusión, quien va al desierto o crea un ambiente de desierto, tiene la posibilidad de escuchar la voz de Dios y de encontrarse con él y por lo tanto, de hacer una opción fundamental, vivir la conversión asumiendo un estilo de vida cristiano.

Pbro. José Manuel Suazo Reyes

Vocero de la Arquidiocesis de Xalapa. México.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *