AméricaCULTURA RELIGIOSAEL MUNDOIGLESIA EN MOVIMIENTO‘Vendidos a Satanás’: Viganò se descarga sobre el ‘régimen de pseudo-salud’ del coronavirus.

El arzobispo exiliado tuvo duras palabras para el 'Gran Reinicio' y aquellos que buscan implementarlo.
ACNdiciembre 4, 2020

“Oh Dios, eres temible desde tu santuario; el Dios de Israel da fuerza y ​​poder a su pueblo ”. —Salmo 68:35

El 19 de noviembre de 2020, el fundador del Foro Económico Mundial, Klaus Schwab, declaró que “Covid es una oportunidad para un reinicio global”.

En realidad, Schwab estaba repitiendo servilmente lo que Jacques Attali dijo en el semanario francés L’Express el 3 de mayo de 2009 [hace 11 años]: “La historia nos enseña que la humanidad evoluciona significativamente solo cuando tiene realmente miedo: luego se desarrolla inicialmente Mecanismos de defensa; a veces intolerables (chivos expiatorios y totalitarismos); a veces inútil (distracciones); a veces eficaces (terapias, que, si es necesario, pueden apartarse de todos los principios morales anteriores). Luego, una vez superada la crisis, el miedo transforma estos mecanismos para compatibilizarlos con la libertad individual e inscribirlos como políticas de una democracia sana ”.

En ese entonces era la gripe porcina la que, según los medios, se esperaba que causara millones de muertes y para la que las naciones compraron millones de dosis de vacunas que nunca se usaron, porque resultaron inútiles, a las “grandes farmacéuticas”. Inútil para todos, excepto para aquellos que los vendieron, obteniendo enormes beneficios.

Cabría preguntarse por qué un virus de la gripe que según datos recientes de la OMS tiene una mortalidad (0,13%) ligeramente superior a la de un síndrome gripal estacional normal (0,10%) podría haber llevado a la declaración de la pandemia y a una serie de casos prácticamente idénticos. contramedidas en casi todas las naciones europeas y el continente americano.

Uno también podría preguntarse por qué los tratamientos de Covid-19 generalmente se desacreditan, minimizan o prohíben, mientras que la vacuna se considera la solución más efectiva.

Y hay que explicar cómo es posible crear una vacuna, ya que -según las declaraciones de los CDC (Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos) de EE. UU. – el virus aún no ha sido aislado.

¿Qué antígeno se puede utilizar si el virus SARS-CoV-2 no se puede aislar y replicar?

¿Y qué confiabilidad pueden tener las pruebas de virus, ya que las pruebas están calibradas para detectar solo en el “Coronavirus” genérico en general?

Y si el 19 de octubre el Hospital Spallanzani de Roma anunció el desarrollo de una prueba que distingue entre la gripe normal y la Covid-19, ¿podemos saber qué han dado positivos hasta ahora los pacientes que se someten a la nueva prueba?

Quizás esta falta de claridad sea la razón por la que algunos miembros de las juntas directivas de Moderna y Pfizer han vendido parte de las acciones de su empresa.

Así que volvamos a las preguntas que muchos se plantearon hace meses y al contenido nunca contradicho de mis dos Cartas Abiertas al presidente Trump: un plan mundial aparece en su desconcertante realidad. Los arquitectos del plan, creando una alarma social injustificada sobre una supuesta pandemia – que hoy vemos no es más grave que una gripe normal, como lo confirman datos oficiales de todo el mundo – se ha utilizado para crear un tremendo impacto social y global. crisis económica y así legitimar la drástica reducción de los derechos básicos de la población. Es lo que sus propios autores denominan el Gran Reinicio: el reinicio global de la economía, de la sociedad y de las masas populares.

En este proyecto, el virus Covid juega un papel fundamental, como coartada que justifica – frente al “tótem” de una ciencia que se ha prostituido a los intereses de una élite tras haber abdicado de su misión de salvar vidas humanas – la la privación de libertad, la injerencia de los gobiernos en la vida privada de sus ciudadanos, el establecimiento de un régimen pseudo-sanitario en el que, contra toda evidencia científica objetiva, el número de comensales, la distancia entre las personas, la posibilidad de comprar, vender, respirar e incluso rezar, se decide desde arriba.

Alguien, en el ensordecedor silencio de la Jerarquía católica, ha impuesto el cierre de iglesias o la limitación de las celebraciones religiosas, considerando la Casa de Dios como un cine o un museo, pero al mismo tiempo declarando las clínicas de aborto como “servicios imprescindibles”.

Estas son las paradojas de un poder descarriado, manejado por gente corrupta de alma y vendido a Satanás, un poder que, tras repetir obsesivamente los mantras de “democracia” y “el poder es del pueblo” ahora se ve obligado a imponer una dictadura en el pueblo mismo, en nombre de la consecución de objetivos destinados a proteger los intereses políticos y económicos de la élite.

Los ricos son cada vez más ricos, mientras que las clases medias que constituyen el tejido social y el alma misma de las naciones se están reduciendo.

La Revolución Francesa acabó con la aristocracia occidental.

La Revolución Industrial arrasó con los campesinos y extendió la proletarización que condujo al desastre del socialismo y el comunismo.

La Revolución del 68 demolió la familia y la escuela.

Este Gran Reinicio, deseado por la élite globalista, representa la revolución final con la que crear una masa informe y anónima de esclavos conectados a internet, confinados en la casa, amenazados por una serie interminable de pandemias diseñadas por quienes ya tienen el milagro. listo para la vacuna.

Precisamente en estos días, con la armonía de un plan que parece orquestado en cada detalle bajo un solo liderazgo, la imposición de una vacuna está siendo teorizada por muchas partes, incluso antes de que se conozca por completo la efectividad real de la vacuna, e incluso antes de que la vacuna sea posible. los efectos secundarios se pueden determinar completamente.

Muchos proyectan que esta obligación de recibir una vacuna se producirá junto con la emisión de un “pasaporte sanitario”, de modo que quienes tengan dicho pasaporte puedan moverse sin limitaciones, mientras que quienes rechacen una vacuna no puedan utilizar los medios de transporte. , asistir a restaurantes y visitar lugares públicos, escuelas y oficinas.

Que esto represente una intolerable violación de las libertades individuales no parece ser un problema: los legisladores no dudan en despedir parlamentos para imponer sus normas tiránicas, sabiendo que su poder existe mientras obedezcan la agenda del Gran Reinicio, avalada por las instituciones internacionales como la Unión Europea y la ONU.

Ante un despliegue de fuerzas tan masivo y coordinado nos quedamos asombrados, desconcertados por el descaro de quienes nos están diciendo, en esencia, que debemos aceptar en silencio la dictadura de un grupo de poder sin rostro, porque así lo ha decidido el grupo.

Estamos desconcertados por la esclavitud de la Izquierda mundial –y de los demócratas en Estados Unidos– a esta agenda, que no conoce límites, ni trabas a su ejecución, hasta el punto de organizar un golpe electoral de tal magnitud y gravedad que estar horrorizado.

El fraude manual de boletas duplicadas, los votos de personas fallecidas, ciudadanos que descubren que han votado mil veces y empleados que manipulan los resultados oscureciendo las ventanas de los colegios electorales con paneles de cartón, se acompaña del uso de un voto- aparato de recuento que está demostrando no solo estar abierto al uso fraudulento, sino incluso haber sido diseñado a nivel de software para permitir el paso de votos de un candidato a otro, basándose en un algoritmo complejo.

Descubrimos que las personas detrás de este fraude macroscópico son siempre las mismas, siempre del mismo partido político, siempre subordinadas a la misma ideología. Personas corruptas en intelecto y voluntad, porque se hicieron esclavos de un tirano despiadado, después de negarse a obedecer a un Señor bueno, justo y misericordioso.

Así, como estos han aceptado la esclavitud del pecado y la rebelión contra Dios, hoy les gustaría arrastrar a toda la humanidad a un abismo de muerte y desesperación: es la miserable venganza de Satanás, quien, al no poder vencer al Uno quien lo arroja al infierno, trata de arrastrar con él tantas almas como sea posible, en un intento de frustrar la obra de Redención.

Nosotros, creyentes en Cristo Nuestro Único Señor, no tenemos por qué temer, ni siquiera contra toda razón humana: sabemos que, renacidos en el Bautismo, ya no somos siervos sino hijos de Dios, y que conservando la amistad de nuestro Señor con la Gracia podemos confiar en Él, en Su ayuda providente, en Su poderosa protección.

En definitiva, esta es la verdadera libertad: la libertad de los hijos de Dios, que obedecen su ley no por miedo sino por amor, no por compulsión, sino porque adhiriéndose a la voluntad divina encontrarán su propia realización perfecta y su plenitud. realización.

Porque toda alma ha sido creada para mayor gloria de Dios, para la bienaventuranza eterna como recompensa de la fidelidad al Salvador.

¡Que no se turbe nuestro corazón!

Las maniobras de quienes trabajan en la oscuridad van saliendo a la luz, mostrándose en todo su horror y revelando su matriz perversa e infernal.

Mentiras, engaños, violencia, muerte: esta es la cruda realidad del mal ante la cual las personas de buena voluntad solo pueden horrorizarse.

Si Nuestro Señor se digna a escuchar las oraciones de Sus hijos, este castillo de mentiras y fraudes se derrumbará miserablemente, y sus arquitectos tendrán que volver a esconderse para escapar de los rigores de la justicia y la execración de los pueblos.

Son horas decisivas: seguimos rezando, rezando el Santo Rosario, nutriéndonos de la Santísima Eucaristía, haciendo penitencia.

La voz coral que se eleva al trono de la divina Majestad no quedará sin escuchar.

No nos desanimemos, porque es en el momento de la prueba que el Señor nos da la oportunidad de mostrar nuestra confianza en Él y ver la grandeza de Su misericordia.

“Todo lo que pidáis en mi nombre, lo haré, para que el Padre sea glorificado en el Hijo” (Jn 14, 13). Nuestro Señor nos dijo claramente: cualquier cosa.

Por tanto, pedimos al Padre, en el nombre del Hijo nuestro Señor y Redentor, por intercesión de Su Santísima Madre, nuestra poderosa mediadora, que muestre Su gloria, conceda la exaltación de la Santa Iglesia, la paz y la prosperidad a los pueblos cristianos, la conversión de los pecadores, la derrota de sus enemigos.

“Dios se levanta, y sus enemigos serán esparcidos, y los que lo odian huirán delante de él” (Salmo 68: 1).

+ Carlo Maria Viganò, arzobispo

25 de noviembre de 2020

Santa Catalina de Alejandría, Virgen y Mártir

Articulo original Life Site/Carlo Maria Viganò

Traducido con Google Tradcutor

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *