CULTURA RELIGIOSAEL MUNDOFORMACIÓN RELIGIOSAEl cardenal Pell reconoce que estuvo a punto de tirar la toalla y no recurrir contra la injusticia que sufrió.

El cardenal George Pell ha concedido a Edward Pentin la entrevista más extensa desde su salida de prisión tras reconocerse su inocencia en un caso de supuestos abusos sexuales.
ACNdiciembre 3, 2020

Entrevista de Edward Pentin al cardenal George Pell:

Su Eminencia, en su diario da una vívida idea de lo que fue para usted ser encontrado falsamente culpable y encarcelado, pero ¿qué espera que logre la publicación del diario?

Es una buena pregunta. Bueno, en primer lugar, espero que ayude a la gente a entender el cristianismo un poco mejor, para ayudar a los cristianos que pueden estar en una situación muy difícil. Quiero decir, hay muchos motivos para escribirlo, y el menor de ellos es la terapia. Hay otros motivos para publicarlo, lo que no habría hecho si nadie estuviera interesado. También, supongo que para tratar de que esto no vuelva a sucederle en Australia demasiado rápido a alguien que sea de un grupo muy impopular, que propugna puntos de vista políticamente incorrectos y que es arrastrado por las mareas de la opinión hostil.

A menudo escuchamos en estos días que como católicos estamos entrando en una época oscura de persecución en Occidente, aunque actualmente sea una persecución «suave». ¿Ve este libro como una ayuda para tratar con esto?

Siempre estoy tentado de ser un optimista sentimental, así que espero que [los tiempos] no sean tan malos. Una de las cosas que podría haber mencionado en el diario y que me impresionó fue el gran número de personas que me escribieron – 4.000 cartas de muchas partes católicas del mundo – y que se sintieron así. Sentían que las presiones estaban aumentando.

La única otra cosa que diría, y he estado pensando un poco sobre esto, es que nadie quiere persecución de ningún tipo, pero la oposición no es necesariamente mala para la Iglesia. De hecho, algunas personas me escribieron que habían dejado su religión, que dijeron que estaban tan molestos por la forma en que me trataban que volvieron a la práctica de la religión.

¿Diría que nuestro estado habitual como cristianos es estar en un estado de persecución, como algunos sostienen?

Bueno, soy un gran partidario de Constantino (ndr: el emperador). Tengo una gran simpatía por la persona común que está en medio del camino, no es fantásticamente religiosa, y preferiría que las corrientes sociológicas la lleven hacia Dios, en lugar de alejarle de Él, y la lleven hacia la comunidad genuina, a un juego justo para todos, en lugar de hacerla egoísta y hostil.

Dijo que escribía todos los días y que se disciplinaba para hacerlo. ¿Siempre tuvo la intención de que sus anotaciones en el diario se publicaran, o fue el principal motivo para preservar su propia cordura?

He escrito diarios como este, la mayoría de los cuales no han sido publicados, especialmente cuando viajaba como presidente de Caritas [Australia]. Fui presidente durante nueve años. Estoy muy orgulloso de estar relacionado con eso. Fui a algunos lugares bastante exóticos, así que lo escribí. Nunca han sido publicados. Era consciente de que la gente podría estar interesada. Se han escrito muchas cosas en la cárcel, y aún así, hoy en día, cuando cada vez menos gente escribe, lo hace a máquina. Muchos prisioneros escriben para la terapia, y puedo entenderlo.

Mi punto final es que he escrito bastante. Tengo seis o siete libros de tamaño decente. A menudo he encontrado que escribir es un trabajo sólido, un trabajo duro, porque siempre tuve una tarea y tuve que hacerlo como una pequeña parte del trabajo o generalmente en mi tiempo libre. Pero encontré sorprendentemente fácil el escribir cuando estaba en la cárcel. Ahora creo que la forma literaria es agradable para mí. Durante 13 años escribí una columna semanal en el Daily Telegraph, que es el periódico de mayor circulación en Australia, y es un género ligeramente similar. En todo caso, me resultó fácil escribir.

¿Escribió todo a mano?

Escribí todo a mano.

Llenó el diario con detalles de tus actividades diarias y sus pensamientos personales, sus oraciones, pero ¿qué le enseñó la vida en la prisión en su conjunto?

¿Qué me enseñó? Esa es una buena pregunta. Creo que una es que el paquete cristiano funciona. Creo que la enseñanza de Jesús sobre muchas cosas es absolutamente cierta, que la clave de la vida se encuentra en las palabras de Cristo. Intenté, aunque imperfectamente, seguir esa enseñanza. Con todo, me las arreglé para salir no muy mal.

¿Qué reflexiones tuvo sobre el sufrimiento y la redención a través del suyo? ¿Vio toda la prueba como un medio especial y quizás privilegiado de compartir el sufrimiento?

Creo que soy demasiado blando y cómodo para considerarlo un medio privilegiado. Era consciente de que era una oportunidad a la que debía acercarme creyendo como cristiano. Creo que lo hice.

Le dio una visión, una visión más profunda del sufrimiento, ¿diría usted?

Creo que eso sería ciertamente acertado. No quiero sobreestimar la dificultad de mi situación. Quiero decir, no era como si estuviera en el Hilton o el Dorchester o cualquier otro lugar así. Especialmente en el MAP, la prisión de evaluación [Melbourne] y las áreas solitarias donde estuve durante ocho o nueve meses, algunas de las personas -mis compañeros de prisión- estaban terrible, terriblemente dañadas y angustiadas, enojadas y terrible, terriblemente infelices.

¿Podría tratarlas?

No, no en lo más mínimo; no podía. En muchos casos, aunque pudiera tratarlos, en términos de estar ahí con ellos, habría sido muy difícil ayudarles efectivamente. Era un trabajo difícil; y los guardias de esa sección en particular, estaban bien dirigidos, y, abrumadoramente, hicieron un buen trabajo.

¿Alguno de los prisioneros fue cruel con usted?

Uno me escupió durante un tiempo… que se describe probablemente en un volumen posterior. Pude escuchar, sin embargo, a algunas personas en las celdas gritar [mi nombre], condenándome. A veces, alguien me defendía. Un preso de larga duración dijo que era la primera vez que oía en la cárcel a un sacerdote que estaba en prisión por pedofilia y que algunos de los presos lo defendían.

Hizo una observación interesante, no sé si está en el libro, que era curioso que algunos pudieran ver su inocencia, mientras que el sistema legal no lo hacía, y que, en efecto, la ley natural estaba todavía presente en sus corazones.

De una manera imperfecta quizás, pero, sí, eso es interesante. Algunas personas entre los presos han elegido definitivamente el lado equivocado, pero creo que incluso ellos son conscientes de la elección entre el bien y el mal.

En un momento dado dice: «Sabemos que Dios nunca es cruel con nosotros, no importa lo que se permita que suceda.» Dios no es como un superior que nos abandona o se niega a seguir apoyando nuestros mejores esfuerzos, que se vuelve contra nosotros. Dios está siempre con nosotros, convirtiendo nuestro sufrimiento en algo bueno, uniéndolo con el sufrimiento y la muerte de Jesús. Dios siempre está escuchando, especialmente cuando está en silencio.« ¿Fue esa sólida creencia en un buen Dios lo que le mantuvo en marcha? ¿Que aunque fuera inocente, creía que no era Dios el que estaba siendo cruel con usted, sino que permitía que sucediera eso por cualquier razón?

Sí, creo que eso es ciertamente una dimensión de ello. Pero para alguien que cree en Cristo y en la promesa de Cristo de que volverá, habrá un juicio final. La mística inglesa Juliana de Norwich expresó la creencia de que en última instancia todo estará bien, que las cosas se equilibrarán. Eso es un gran consuelo.

Otro consuelo fue tras el golpe terrible cuando me declararon culpable, un golpe peor cuando el tribunal supremo de Victoria encontró en mi contra – una decisión extraordinaria en cualquier sentido. Realmente consideré medio en serio no seguir con mi apelación. Entonces pensé que si los jueces iban a cerrar filas y tomar decisiones estúpidas y totalmente equivocadas, a mis amigos les costaría mucho tener que recaudar dinero para que yo siguiera adelante y hiciera el esfuerzo. Si iba a ser una farsa cara, probablemente sería mejor que me fuera.

Buena gente me convenció de no hacerlo, sobre todo el jefe de la prisión. No lo sé; no habría necesitado mucha persuasión. Para un cristiano es un gran consuelo creer en el perdón de Dios, pero [también] creer que el juicio realmente importante es el venidero. Su reputación, su honor, y el daño a la Iglesia… bueno, yo era muy consciente de esas dimensiones, y esa fue una de las razones por las que estaba tan contento de haber sido reivindicado.

Sí, usted dice en el diario, «Necesitamos a Dios en la próxima vida para arreglar esas cosas» – una referencia a la injusticia contra los inocentes.

Creo que es un gran argumento para el teísmo, porque no hay justicia final para mucha, mucha gente en esta vida, aunque todos son bendecidos hasta cierto punto. Muchos son bendecidos de maneras que yo no podría apreciar. Pero por la misma razón, hay muchas personas que sufren. Piense en todos los esclavos, todas las personas que son maltratadas, la esclavitud de hoy en día y ciertamente en los viejos tiempos. Dios equilibrará eso en la próxima vida.

¿Ese concepto de la justicia de Dios le hizo seguir adelante?

Es una de las cosas que lo hizo. Mis creencias católicas y cristianas me ayudaron a seguir adelante.

En un momento dado escribe: «Creo en la Providencia de Dios. Nunca elegí esta situación y trabajé duro para evitarla, pero aquí estoy y debo esforzarme por hacer la voluntad de Dios».

Bueno, en realidad, hablé recientemente con un grupo de seminaristas. Sólo señalé tres puntos, y uno de ellos, el primero que hice, fue precisamente eso: aceptar que estamos donde estamos. Me gustaría estar en otro lugar. Desearía que esto no hubiera sucedido. Desearía que no hubiera habido escándalos de pedofilia, desearía que se hubiera manejado mejor, pero no ha sido así. Desearía que la situación con la Iglesia fuera diferente, pero no lo es. Así que ese es el primer paso: Darse cuenta, aceptar que estamos donde estamos.

En otra entrada, dice: «Otro domingo sin la Eucaristía». ¿Cómo compensó eso, no sólo no pudiendo recibir la Eucaristía, sino tampoco pudiendo celebrar la Misa?

Bueno, sabía que Dios seguía conmigo. Sabía que todavía podía llegar a él por medio de la oración. En realidad tenía mañanas de domingo extraordinariamente religiosas. No tenía un despertador o no podía conseguir uno para trabajar durante un tiempo. La misa en casa [en la televisión en Australia] se celebra a las 6 de la mañana, lo que es una gran tristeza. No sé por qué no podemos permitirnos tener una misa para los ancianos y los que están encerrados a una hora decente el domingo, pero eso es otra cuestión. Así que en mi celda me levantaba para la misa. Luego vi durante seis meses un servicio protestante de Australia llamado Hillsong, sólo un sermón. Luego vi a dos evangelistas muy capaces en los Estados Unidos: Joseph Prince de California y Joel Osteen de Texas.

¿Los encontró alentadores de alguna manera?

Algunos de ellos ciertamente, pero regularmente hacía una crítica teológica.

Sí. Eso está en el libro, ¿no?

Así es. Luego veía los Cantos de Alabanza de la BBC, que me gustaban mucho, mucho.

¿Así que tenía un televisor?

Sí, esa era una de las cosas. Todos los prisioneros tienen un televisor en sus celdas. Supongo que eso me sorprendió un poco. He dicho que mi tiempo en solitario fue como un retiro mundano de 12 meses porque tenía mi televisión, que no habría tenido [en un retiro].

Debe haber tenido períodos de confianza y tal vez de desesperación a veces, de no ser liberado. ¿Pasaron esos pensamientos por su mente, que en realidad terminaría sus días en prisión?

Oh no, tuve un período de libertad condicional de seis años. No, no había ninguna posibilidad de eso, pero, no, no creo que nunca me desesperara. Ciertamente uno sube y baja. Durante años, he llevado una vida pública bastante agitada, y he aprendido a no bajar demasiado y ciertamente a no ser demasiado alegre u optimista. Me di cuenta de que, después de haber sido declarado culpable, las consideraciones racionales no eran inevitablemente concluyentes, porque no hay duda de que legalmente era un gran misterio que me condenaran. Un misterio aún mayor fue que perdera en la Corte Suprema [en la apelación].

El fiscal, creo, era un buen hombre y no intentó fanfarronear en la corte de apelación victoriana, así que el único argumento que tenía era que el testigo era creíble. Estaba bajo una enorme presión. Fue acosado por grupos de víctimas que dejaron la corte porque consideraron que no había hecho un buen trabajo. Un opositor muy destacado mío dijo que el caso de la fiscalía era un «maldito accidente de tren». Algunos de mis buenos seguidores estaban en la corte, rezando a Nuestra Señora la Desatadanudos. Mientras el pobre y viejo fiscal luchaba sinceramente con su débil caso, uno dijo: «Está funcionando. Se está deshaciendo».

Sí, recuerdo que mucha gente pensó en ese momento que la audiencia de apelación fue muy bien, en gran parte ayudada por el fiscal.

No creo que pudiera haber hecho mucho. Estaba limitado por las pruebas.

¿Qué piensas de su acusador ahora y de todos los que todavía están convencidos de su culpabilidad, porque todavía hay algunas personas – los he visto en Twitter y en otros lugares – que son bastante virulentas y todavía piensan que es culpable. ¿Qué palabras tiene que decir, en primer lugar, al acusador?

Bueno, al acusador, le diría que creo que ambos deberíamos apelar a la verdad. Si algo terrible le sucedió, fue hecho por otra persona. Ciertamente no fui yo.

¿Le perdona?

Oh, sí, seguro… seguro. Lo siento por él. No estoy tentado de ser tan hostil con él como con otros. Eso no es del todo racional, pero ya sabes, no ha tenido una vida fácil. Y a aquellos que no creen que soy inocente, siempre les digo: Echen un vistazo a las pruebas. Ni siquiera un testigo creíble puede estar en dos lugares a la vez. Los tribunales determinaron, y la evidencia fue abrumadoramente mostrada, que [el supuesto abuso] tuvo que haber ocurrido cinco o seis minutos después de la misa, entre los primeros cinco o seis minutos después de la misa. Durante la mayor parte de ese tiempo, el demandante, según su propia explicación, seguía en la procesión. No puedes estar en la procesión y ser atacado.

¿Qué pasa con los que han sufrido abusos, y que tal vez algunos de los que todavía piensan que son culpables fueron abusados en sus vidas? ¿Qué les diría?

Bueno, mira, la única defensa a largo plazo para cualquiera de nosotros es la verdad. El hecho de que la gente esté siendo terriblemente maltratada y dañada, no ayuda si se condena a algún inocente. Simplemente continúa. Soy un gran creyente en el proceso con garantías. Soy un creyente en la justicia, y la justicia en primer lugar para los demandantes. Creo que es bastante razonable que tengan que demostrar, más allá de toda duda razonable, que los crímenes ocurrieron en su situación.

Quiero decir que he hecho mucho al respecto a través de la Respuesta de Melbourne [un protocolo innovador que el entonces arzobispo George Pell estableció en 1996 para compensar a las víctimas de abusos sexuales] y a través de la fiel aplicación en com arzobispo de Sydney durante 13 años de «Hacia la curación» [un documento de 1996 publicado por la conferencia episcopal australiana que establece principios sobre el manejo de los casos de abuso]. Cometimos un grave error táctico cuando comenzó la Comisión Real. Elegimos no señalar que la abrumadora mayoría de las ofensas se detuvieron a mediados o principios de los 90. Habíamos roto la parte de atrás de ese problema.

La Respuesta de Melbourne y Hacia la Curación se establecieron en el 96 y 97. Spotlight, la película sobre Boston, relató incidentes del 2002. Recientemente un amigo mío estaba en una reunión y dijo: «¿Cuántos delitos de pedofilia han ocurrido en sus diócesis este siglo?» El funcionario dijo: «En realidad, no creo que haya ninguno». La gente estaba absolutamente asombrada. La mayoría de los australianos estarían asombrados. Se inclinan a pensar que la Comisión Real está tratando con ataques de pedofilia que ocurrieron en los últimos 20 o 25 años, pero, abrumadoramente, fueron los años 80, principios de los 90 o 70. Así que no hay ninguna virtud en ser pintado peor de lo que eres.

Teníamos un paquete de medidas completo que ha sido muy criticado. Cuando me fui de Melbourne en 2001, varias personas me dijeron, «Bueno, eso es una cosa que al menos has acertado, al crear la Respuesta de Melbourne». Eso fue en 2001. Y fue bien recibido por la policía. La sugerencia del comisionado de policía de que la Respuesta de Melbourne no envió a nadie a la policía es completamente falsa.

Algunos dicen que usted abrió un camino con la Respuesta de Melbourne.

No creo que haya ninguna duda al respecto. La única manera de negar eso es producir algo que alguien más estaba haciendo. Creo que el hombre que lo dirigió fue muy criticado, Peter O’Callaghan, pero creo que era un hombre y un abogado excepcional.

Volviendo al diario, recuerdas el contenido de algunas de las cartas que recibiste. ¿Hay alguna que le llame la atención y que le gustaría mencionar? ¿Algunas que le hayan animado mucho?

Bueno, me sentí muy [animado] al recibir mensajes de apoyo de los papas Francisco, el Santo Padre, y Benedicto. Creo que ambos fueron muy respetuosos con el proceso, con los procesos australianos, pero me dejaron muy claro su apoyo. El Cardenal Parolin, también. A veces escuché de amigos de los que no había oído hablar en 20, 30, 40 años, y eso fue muy bueno.

Una de las cartas que menciona en el libro es de una mujer que afirmaba haber sentido la presencia del mal en el jurado del tribunal. Usted escribe que no lo hizo. ¿Sin embargo, sintió que se estaba librando una batalla espiritual?

Sí. Bueno, sin duda, todo el asunto de la pedofilia es algo malvado. Es un cáncer, y la Iglesia se ha debilitado mucho por ello. Pero creo que en muchos aspectos hemos eliminado el cáncer. Ahora, tan ciertamente como esto, creo que en que hay persecución de la Iglesia Católica; las fuerzas equivocadas y un celo muy ciego se apoderaron, un poco como una turba de linchamiento, un deseo de un chivo expiatorio. Me han dicho que mucha gente lo dijo públicamente, incluyendo a uno de mis críticos más conocidos (dijo varias cosas sobre si yo era culpable o no), pero una de las cosas que dijo a un grupo, un amigo que estaba exactamente a su lado, fue: «Bueno, sí, puede que no sea culpable, pero la Iglesia merece recibir un golpe. Los líderes de la Iglesia merecen ser castigados por eso». Fui un clásico chivo expiatorio, supongo.

También habla de un mensaje que le fue enviado por Nuestra Señora a través de una vidente llamada Christina Gallagher. Ella escribió que Nuestra Señora le había dicho que «la razón por la que el poder de las tinieblas le ensombrecieron» con «falsas acusaciones» era el trabajo que había estado haciendo para «corregir los errores financieros y el mal comportamiento sexual en el Vaticano». Usted escribe entonces que no hay pruebas de tal conexión, pero no descartó la posibilidad. También dice que un obispo debe ser respetuoso con tales locuciones pero también profundamente escéptico. ¿Los últimos acontecimientos en relación con estas acusaciones le han convencido de que estas locuciones son verdaderas?

Bueno, no estoy convencido de que las locuciones sean ciertas, pero hay más evidencia que sugiere que podrían ser ciertas ahora que cuando las escribí, pero el juicio aún no ha terminado.

¿Todavía no hay pruebas reales?

No he dicho eso. No hay pruebas concluyentes. Sí que hay pruebas. Según la prensa, uno de los monseñores acusados alegó que el dinero había salido del Vaticano para descarrilarme, pero eso es de dominio público. Puede estar muy equivocado, o el informe puede estar equivocado, pero eso es de dominio público.

¿Tendremos que esperar a que el tribunal del Vaticano lo sepa con seguridad?

Sí, hay un juicio, se ha prometido un juicio, un proceso con garantías, pero creo que hay algunos indicios de que las investigaciones siguen en Australia. Fue la policía de Victoria quien dijo [que habían dejado de investigar]. Fue interesante lo que se alegó informalmente, que el dinero salió, pero hacia personas inocentes y que el dinero se fue. Ahora, no quiere decir que otras agencias federales en Australia no estén todavía investigando esto; no estoy seguro de si lo están o no. Pero no han anunciado que no lo están.

Mencionó mucho a Santo Tomás Moro en el libro.

Lo hice.

¿Su ejemplo y el ruego por su intercesión también le dieron mucho ánimo?

Bueno, siempre le he admirado y le he seguido. Sospecho que en ese momento mis tentaciones iniciales, mis instintos iniciales se habrían parecido más a Fisher que a Moro porque Moro era abogado y Fisher escribió en secreto al emperador español y le dijo que cumpliera con su deber. Creo que lo que quiso decir con «cumplir con su deber» fue que viniera y limpiara el lugar militarmente.

Pero me consolé en una oración de un sacerdote italiano [el Padre Dolindo Ruotolo, un sacerdote napolitano que murió en 1970] que me enviaron varias personas, que decía: No debes hacer nada y dejar todo en manos de Dios. Ahora bien, la traducción inglesa, y esto está en el diario, creo que va más lejos en esa dirección que el original italiano, pero sin embargo la dirección es clara: debemos ser inertes, dóciles; no hacer nada – mientras que yo tomé consuelo porque Moro usó todas las estrategias de los abogados que tenía que tratar de mantenerse fuera de problemas, y sentí que yo tenía perfecto derecho a hacer lo mismo. Sentí por el nombre de la Iglesia y por el mío propio que tenía la obligación de hacerlo.

Además de la televisión, podía leer libros. ¿Tenía libros para leer?

Se te permiten seis y seis revistas que puedes cambiar.

Veo que veía los deportes, y cuando Inglaterra ganó a Australia en el cricket dijo que tenía la intención de explicar a un sacerdote inglés amigo suyo que «la vergüenza de estar en la cárcel era menor que la vergüenza de tal aniquilación a manos del ‘viejo enemigo’.» Ese debe haber sido un golpe duro, ¿fue el momento más duro?

En realidad no, pero disfruté escribiéndolo. Es una tontería.

El diario se lee como un retiro espiritual, en muchos sentidos. Dijo que era un poco como eso. ¿Le gustaría que este libro se usara en los retiros?

Mi primera esperanza es que pueda ser de alguna ayuda religiosa para la gente. ¿Cómo? No soy yo quien decide cómo se podría hacer.

¿Y cuánto más vendrá?

Dos volúmenes más.

¿Cubre algo en estos volúmenes sobre la crisis actual de la Iglesia, especialmente sobre la doctrina, la división y el énfasis de lo temporal sobre lo espiritual?

Hasta cierto punto. No he buscado problemas. Cuando los lea, podrá sacar sus propias conclusiones. Una cosa es tener sus puntos de vista; otra es la utilidad de publicarlos.

También habla de la renuncia de los papas y la necesidad de protocolos claros para cualquier futuro papa que renuncie. ¿Por qué sintió la necesidad de exponer sus puntos de vista sobre este tema?

Bueno, porque podríamos estar entrando en una nueva era en la que muchos papas podrían renunciar.

Usted dice que «no debemos ser descuidados».

He mencionado esta idea a un número de personas, no demasiadas, pero no necesitarías dos manos para enumerar a aquellos a los que se lo he mencionado; y una cosa que me sorprendió es que, a través del espectro teológico, hay un apoyo abrumador, no necesariamente para esos protocolos particulares propuestos. La respuesta ha sido abrumadora porque con las divisiones doctrinales que están surgiendo y han surgido, la unidad de la Iglesia sigue siendo un logro fantástico, y a menudo lo damos por sentado. Los ortodoxos ni siquiera pudieron reunir a todas sus jerarquías nacionales para un breve intento de conciliación.

Publicado originalmente en el National Catholic Register

Traducido por InfoCatólica 

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *