CULTURA RELIGIOSAEL MUNDOFORMACIÓN RELIGIOSALIBERTAD CATÓLICAEl Anticristo se presenta como pacifista, ecologista y ecumenista.

ACNdiciembre 3, 2020

En el Nuevo Testamento se evoca al Anticristo en tres pasajes:

“Todo espíritu que no reconoce a Jesús no es de Dios. Este es el espíritu del Anticristo que, como habéis oído, viene, de hecho ya está en el mundo” (Primera carta de Juan 4,3).

“Muchos son los engañadores que han aparecido en el mundo, que no reconocen a Jesús que vino en carne. ¡Aquí están el seductor y el Anticristo! ” (Segunda carta de Juan 1,7).

“¡Nadie te engañe de ninguna manera! De hecho, primero debe llegar la apostasía y debe revelarse el hombre injusto, el hijo de perdición, el que se opone y se eleva por encima de todo ser que se llama Dios o es objeto de adoración, incluso para sentarse en el templo de Dios. señalando a sí mismo como Dios. ¿No recuerdan que, cuando todavía estaba entre ustedes, decía estas cosas? ” (Segunda carta de Pablo a los Tesalonicenses 2: 3-5).

Durante los Ejercicios espirituales de Cuaresma al Papa Benedicto XVI y la Curia romana, el martes 27 de febrero de 2007, el cardenal Giacomo Biffi reflexionó sobre “La admonición profética de Vladimir Sergeevič Solov’ëv”, retomando algunas de sus intervenciones, de 2000 a 1991 Refiriéndose en particular a la obra del filósofo ruso “Los tres diálogos y la historia del anticristo”, el arzobispo emérito de Bolonia recordó que “el anticristo se presenta como un pacifista, ecologista y ecumenista. Convocará un concilio ecuménico y buscará el consentimiento de todas las confesiones cristianas, concediendo algo a todos. Le seguirán las masas, salvo pequeños grupos de católicos, ortodoxos y protestantes ”. El cardenal Biffi explicó que “la enseñanza que nos dejó el gran filósofo y teólogo ruso es que el cristianismo no se puede reducir a un conjunto de valores. De hecho, en el centro del ser cristiano hay un encuentro personal con Jesucristo ”. “Llegarán los días en que el cristianismo tratará de resolver el hecho salvífico en una mera serie de valores”, escribió el filósofo y teólogo ruso Solov’ëv en su último trabajo en el año 1900, quien con gran perspicacia había profetizado las tragedias de siglo 20.

En el cuento del Anticristo, Solov’ëv escribe que “presionado por el anticristo, ese pequeño grupo de católicos, ortodoxos y protestantes responderá al anticristo: ‘Tú nos das todo, excepto lo que nos interesa, Jesucristo'”. Para el cardenal Biffi, esta historia es una advertencia. “Hoy, de hecho, corremos el riesgo de tener un cristianismo que ponga a Jesús entre paréntesis con su Cruz y Resurrección”.

El arzobispo emérito de Bolonia explicó que si los cristianos “se limitaran a hablar de valores compartidos, seríamos mucho más aceptables tanto en las retransmisiones televisivas como en las salas de estar”. Pero así habríamos renunciado a Jesús, la espantosa realidad de la Resurrección ”. Para él este es el “peligro que corren los cristianos en nuestro tiempo”, porque “el Hijo de Dios no se puede traducir en una serie de buenos proyectos que se puedan homologar con la mentalidad mundana dominante”. “Sin embargo – precisó – todo esto no significa una condena de valores, que sin embargo deben ser sometidos a un cuidadoso discernimiento. De hecho, existen valores absolutos como lo bueno, lo verdadero, lo bello. Quienes los perciben y los aman también aman a Cristo, aunque no lo sepan, porque Él es la verdad, la belleza, la justicia ”. Luego precisó que “existen valores relativos como la solidaridad, el amor a la paz y el respeto a la naturaleza. Si estos se vuelven absolutos, desarraigándose o incluso oponiéndose al anuncio del hecho salvífico, entonces estos valores se convierten en instigaciones de idolatría y obstáculos en el camino de la Salvación “.

En conclusión, el cardenal Biffi afirmó que “si el cristiano para abrirse al mundo y dialogar con todos, diluye el hecho salvífico, excluye su conexión personal con Jesús y se encuentra del lado del anticristo”.

Sobre el anticristo y la novela de Solovëv, el cardenal Biffi ya había dado un informe detallado el 4 de marzo de 2000, en una conferencia organizada por el Centro Cultural E. Manfredini y la Fundación Cristiana Rusa. El texto de su discurso fue luego reportado íntegramente en el libro “Pinocho, Pepón, el Anticristo y otras digresiones” (Cantagalli 2005, 256 páginas), en el que el cardenal Biffi recopiló algunos de sus escritos no estrictamente teológicos.

Un cardenal ambrosiano, de rasgos amables y francos, penetrante en sus bromas pero también autocrítico. “Fue incluso cuando le amputaron la pierna, unos meses antes de su muerte, en julio de 2015” -según los claros recuerdos del teólogo dominico y tomista, padre Giuseppe Barzaghi-, pero también un hombre que se consideraba “el más intransigente pero también el más abierto en materia de fe y con tono divertido se consideraba el más grande Pinocchiologo vivo ”.

En su discurso de 2000, el cardenal Biffi volvió a llamar la atención de todos sobre “Los tres diálogos y la historia del Anticristo” de Solovëv. Porque – escribe – “Solov’ëv predijo con lucidez previsora ​​la gran crisis que afectó al cristianismo en las últimas décadas del siglo XX”. En la figura del Anticristo descrita por Solov’ëv, de hecho, Biffi ve “el emblema de la religiosidad confusa y ambigua del tiempo que vivimos hoy”. Ve perfilado y criticado el “cristianismo de los valores”, el énfasis en las “aperturas”, la obsesión por el “diálogo” a cualquier precio “, donde parece que poco queda de la persona única e inigualable del Hijo de Dios crucificado por nosotros, resucitado , hoy vivo. Es la situación que denunció Don Divo Barsotti con una frase terrible y tremendamente cierta, cuando dijo que en nuestros días en el mundo católico Jesucristo es con demasiada frecuencia una excusa para hablar de otra cosa ”.

En la historia de Solov’ëv, el Anticristo primero es elegido Presidente de los Estados Unidos de Europa, luego es aclamado Emperador en Roma, se apodera del mundo entero y al final también se impone a la vida y organización de las Iglesias. Pero no es tanto sobre esta historia lo que llama la atención el cardenal Biffi, como sobre las características del personaje.

He aquí algunos pasajes de su ensayo, que en todo caso hay que leer en su totalidad, en los que el cardenal Biffi los resume y cómo extrae de ellos una lección para la Iglesia de hoy: “Llegarán los días, y de hecho ya han llegado …”.

“El Anticristo era – dice Solov’ëv -” un espiritualista convencido “. Creía en el bien e incluso en Dios, era un asceta, un erudito, un filántropo. Dio “muestras muy elevadas de moderación, desinterés y caridad activa”.

En su primera juventud se había distinguido como un exégeta erudito y agudo: una de sus voluminosas obras de crítica bíblica le había propiciado un título honorífico de la Universidad de Tubinga.

Pero el libro que le había valido la fama y el consenso universal lleva el título: “El camino abierto hacia la paz y la prosperidad universales”, donde “el noble respeto por las tradiciones y los símbolos antiguos se combina con un vasto y atrevido radicalismo de necesidades y directivas sociales y políticas, libertad de pensamiento sin límites con la más profunda comprensión de todo lo místico, individualismo absoluto con una ardiente dedicación al bien común, el más alto idealismo de principios rectores con total precisión y vitalidad de las soluciones prácticas “.

Es cierto que algunos hombres de fe se preguntaron por qué el nombre de Cristo no se menciona ni una sola vez; pero otros replicaron: “Dado que el contenido del libro está impregnado por el verdadero espíritu cristiano, por el amor activo y la benevolencia universal, ¿qué más quieres?”. Por otro lado, “no tenía ninguna hostilidad de principio hacia Cristo”. Al contrario, apreció la intención correcta y la enseñanza muy elevada.

Sin embargo, tres cosas de Jesús le resultaban inaceptables.

En primer lugar, sus preocupaciones morales. “Cristo -afirmó- con su moralismo ha dividido a los hombres según el bien y el mal, mientras yo los uniré con los beneficios que son igualmente necesarios para el bien y para el mal”.

Entonces no le gustó “su absoluta singularidad”. El es uno de muchos; o más bien – dijo – fue mi precursor, porque el salvador perfecto y definitivo soy yo, que purifiqué su mensaje de lo inaceptable para el hombre de hoy.

Por último, y sobre todo, no pudo soportar el hecho de que Cristo esté vivo, tanto que repitió histéricamente: “No está entre los vivos y nunca lo estará. No ha resucitado, no ha resucitado, no ha resucitado. Se pudrió, se pudrió en la tumba… ”.

Pero donde la exposición de Solov’ëv resulta particularmente original y sorprendente – y merece la más profunda reflexión – es en la atribución al Anticristo de las calificaciones de pacifista, ecologista, ecumenista. […]

En esta descripción del Anticristo, ¿Solov’ëv tenía algún objetivo concreto en mente? Es innegable que alude sobre todo al “nuevo cristianismo” que en aquellos años Lev Tolstoi fue un eficaz subastador. […]

En su “Evangelio”, Tolstoi reduce todo el cristianismo a las cinco reglas de comportamiento que deduce del Sermón de la Montaña:

1. No solo no debes matar, sino que tampoco debes enfadarte con tu hermano.
2. No tienes que ceder a la sensualidad, hasta el punto en que ni siquiera tienes que desear a tu propia esposa.
3. Nunca debe estar obligado por un juramento.
4. No debes resistir el mal, pero debes aplicar plenamente el principio de no violencia en todos los casos.
5. Ama, ayuda, sirve a tu enemigo.

Estos preceptos, según Tolstoi, provienen de Cristo, pero para ser válidos no necesitan en absoluto la existencia real del Hijo del Dios viviente. […]
Por supuesto, Solov’ëv no identifica materialmente al gran novelista con la figura del Anticristo. Pero intuyó con extraordinaria clarividencia que el propio tolstoísmo se convertiría en el vehículo del vaciamiento sustancial del mensaje evangélico a lo largo del siglo XX, bajo la exaltación formal de una ética y amor por la humanidad que se presentan como “valores” cristianos. […]

Vendrán días, nos dice Solov’ëv -y de hecho ya han llegado, decimos- cuando en el cristianismo tenderá a disolverse el hecho salvífico, que no puede aceptarse sino en el difícil, valiente, concreto y racional acto de fe, en una serie de “valores” que pueden venderse fácilmente en los mercados mundiales.

De este peligro, nos advierte el más grande de los filósofos rusos, debemos tener cuidado. Aunque un cristianismo tolstoiano nos hiciera infinitamente más aceptables en las salas de estar, en las agregaciones sociales y políticas, en las retransmisiones televisivas, no podemos ni debemos renunciar al cristianismo de Jesucristo, al cristianismo que tiene en su centro el escándalo de la cruz y la impactante realidad. de la resurrección del Señor.

Jesucristo, el Hijo de Dios crucificado y resucitado, único salvador de la humanidad, no puede traducirse en una serie de buenos proyectos y buenas inspiraciones, compatibles con la mentalidad mundana dominante. Jesucristo es una “piedra”, como él mismo dijo. Sobre esta “piedra” o se construye (apoyándose en ella) o se va a enlucir (oponiéndose a sí mismo): “Quien caiga sobre esta piedra será aplastado; y si cae sobre alguien, lo aplastará ”(Mt 21, 44). […]

Por lo tanto, el de Solov’ëv fue un magisterio profético y al mismo tiempo un magisterio en gran parte inaudito. Sin embargo, queremos proponerlo de nuevo, con la esperanza de que el cristianismo finalmente se sienta llamado y le preste atención “.
(Cardenal Giacomo Biffi).

El siguiente texto es la transcripción de una parte (7’47 ”) de la conferencia (36’52 “)” Cuidado con el Anticristo “celebrada el 28 de agosto de 1991 por el Arzobispo Metropolitano de Bolonia (1984 a 2003) Cardenal Giacomo Biffi en el Encuentro de Rimini, que tuvo como tema “La historia del Anticristo del filósofo y escritor ruso Solov’ëv”. Fue publicado el 13 de julio de 2018 por Libertà e Persona. Esta advertencia profética, leída en nuestro tiempo, adquiere un valor significativo de extraordinaria relevancia. Vale la pena escucharlo en su totalidad.

“Entonces, ¿cuál es el evento profético del que estábamos hablando al principio? ¡Y es por esta razón que he aceptado venir y hablar aquí, para esta advertencia profética! “Los días llegarán – dice Solov’ëv, y de hecho ya han llegado, decimos. Al menos digo, no quiero involucrarlos en breve -, vendrán días en que en el cristianismo el Hecho salvífico tenderá a resolverse –que no se puede aceptar sino en el difícil, valiente y racional acto de fe–, en una serie de valores fácilmente vacilantes. en los mercados mundiales. El cristianismo reducido a pura acción humanitaria en los distintos campos de la asistencia, la solidaridad, la filantropía, la cultura ”.

El mensaje evangélico identificado, tenga en cuenta que todas estas son cosas buenas, que son consecuencias, ¡pero es la identificación lo que golpea al cristianismo en el corazón! El mensaje del Evangelio identificado en la apuesta por el diálogo entre pueblos y religiones, en la búsqueda del bienestar y el progreso; en la exhortación a respetar la naturaleza. “La Iglesia del Dios vivo, columna y fundamento de la Verdad”, como dice Pablo, confundida con una organización caritativa, estética, socializadora. ¡Esta es la trampa mortal que hoy se avecina para la familia de los redimidos por la sangre de Cristo!

De este peligro, nos advierte el más grande de los filósofos rusos, debemos tener cuidado. Incluso si un cristianismo tolstoyano nos haría mucho más aceptables en las salas de estar, en las reuniones sociales y políticas, en las transmisiones de televisión. ¡Pero no podemos, no debemos renunciar al cristianismo de Jesucristo! Cristianismo que tiene en su centro el escándalo de la cruz y la impactante realidad de la resurrección del Señor. ¡Jesucristo, el Hijo de Dios crucificado y resuelto, el único Salvador del hombre, no puede traducirse en una serie de buenos proyectos y buenas inspiraciones comparables con la mentalidad mundana dominante!

Jesucristo es una piedra -como decía de sí mismo- y sobre esta piedra, o apoyándose en sí mismo, se construye a sí mismo, o se va a regar con ella. Estas son sus palabras: palabras que rara vez oirás citar. Pero están contenidos en el capítulo 21 de San Mateo. Quien caiga sobre esta piedra será aplastado. Y si cae sobre alguien, lo aplastará.

Aquí, sin embargo, hay un problema – y me gustaría decir algo, aunque de forma muy rápida y esquemática para evitar posibles malentendidos -; es indudable que el cristianismo es, ante todo, un acontecimiento. Pero es igualmente indudable que este Evento propone y apoya valores inalienables. No se puede, en aras del diálogo, disolver el hecho cristiano en una serie de valores compartidos por la mayoría; pero tampoco se pueden descartar los valores auténticos, como si fueran algo insignificante. Por tanto, debemos tener cuidado de no hacer una polémica con valores, que afecte a algo en lugar de auténtico, sustancial. Por tanto, se necesita un discernimiento.

Entonces me gustaría dar algunos elementos de este discernimiento. Hay valores absolutos, o, como dicen los filósofos: trascendentales. Tales son, por ejemplo, lo verdadero, lo bueno y lo bello. Quien las percibe, las honra y las ama, siempre percibe, honra, ama a Jesucristo, aunque no lo sepa; ¡y tal vez incluso si piensa que es ateo! ¡Porque, en el ser profundo de las cosas, Cristo es la Verdad, es Justicia, es Belleza!

Luego están los valores relativos o categóricos. Valores, sin embargo, como el culto a la solidaridad, el amor a la paz, el respeto a la naturaleza, la actitud de diálogo, etc. Estos valores merecen un juicio más articulado, que preserva la reflexión de cualquier ambigüedad. La solidaridad, la naturaleza, la paz, el diálogo pueden convertirse en ocasiones concretas en el no cristiano para un acercamiento inicial e informal a Cristo y su misterio. Pero si, en la atención del hombre, estos valores se absolutizan hasta el punto de liberarse por completo de su raíz objetiva, o peor aún, hasta el punto de oponerse -como en el caso de Tolstoi- al anuncio del hecho salvífico, entonces se convierten en una instigación a la idolatría y obstáculos en el camino de la salvación.

Del mismo modo, en el cristiano, estos mismos valores: solidaridad, paz, naturaleza, diálogo, pueden ofrecer preciosos impulsos para el cumplimiento de una adhesión total y apasionada a Jesús, Señor del universo y de la historia. Este, por ejemplo, es el caso de Francisco de Asís. Hay demasiadas caricaturas de Francisco de Asís. Pero Francisco tiene las ideas muy claras: ¡para él la realidad era Jesucristo! Él está lleno de toda esta idea: ¡Jesucristo! Todo lo demás existe, por supuesto, ¡porque todas las criaturas son el borde de Su manto! ¡Es porque están vinculados, son reflejos! Es el cristocentrismo, que luego se convertirá en típico de la escuela teológica franciscana.

Pero si el cristiano, en aras de la apertura al mundo o de la buena vecindad con todos, casi sin darse cuenta, diluye sustancialmente el Hecho salvífico en la exaltación y consecución de estas metas secundarias, entonces excluye su conexión personal con el Hijo de Dios crucificado y resucitado, y gradualmente consume el pecado de la apostasía, al final se encuentra del lado del Anticristo “(Cardenal Giacomo Biffi).

El video completo de la lección del cardenal Giacomo Biffi del 28 de agosto de 1991.

El Anticristo, una persona decente. La lección (inaudita) del gran Solov’ëv explicada por Biffi
Filántropo, pacifista, vegetariano, animalista, exegeta, ecumenista. El enemigo descrito por el filósofo ruso en 1900 encarna la crisis del cristianismo actual
por Giacomo Biffi

Times, 10 de agosto de 2015

El 31 de julio de 1900 (13 de agosto según el calendario gregoriano) murió Vladimir Sergeevich Solov’ëv, teólogo y filósofo, considerado por muchos como el pensador más importante de la historia rusa. El siguiente es el discurso pronunciado en Bolonia en el centésimo año después de la muerte del entonces arzobispo de la ciudad, por Giacomo Biffi. El cardenal, fallecido el sábado 11 de julio, era un profundo conocedor y admirador del pensamiento de Solov’ëv.

Este texto, publicado por primera vez en el número 3/2000 de La Nuova Europa, se vuelve a proponer en el número de Tempi en los quioscos y forma parte de la serie “Razón, Verdad, Amistad”, el manifiesto de los veinte y de la Fundación Tempi.

Vladimir Sergeevic Solov’ëv murió hace cien años, el 31 de julio (13 de agosto según el calendario gregoriano) del año 1900. Murió al borde del siglo XX: un siglo del que, con singular precisión, predijo las vicisitudes y problemas, un siglo que habría contradecido trágicamente sus enseñanzas más relevantes y originales en los hechos y en las ideologías dominantes. El suyo era, por tanto, un magisterio profético y, al mismo tiempo, un magisterio en gran parte desatendido.

Un magisterio profético
En la época del gran filósofo ruso, la mentalidad más extendida –en el optimismo despreocupado de la belle époque– predijo para la humanidad del siglo que un futuro pacífico estaba por comenzar: bajo la guía e inspiración de la nueva religión del progreso y la solidaridad. sin razones trascendentes, los pueblos hubieran conocido una era de prosperidad, paz, justicia, seguridad. En la danza Excelsior -coreografía que en los últimos años del siglo XIX había tenido un éxito extraordinario (y que luego daría su nombre a innumerables series de teatros, hoteles, cines) – esta nueva religión casi había encontrado su propia liturgia.

Víctor Hugo había profetizado: “Este siglo ha sido grandioso, el próximo siglo será feliz”. Solov’ëv, en cambio, no se deja encantar por ese candor secular y más bien anuncia con lucidez profética todas las dolencias que luego se hicieron realidad.

Ya en 1882, en el Segundo Discurso sobre Dostoievski, parecería haber anticipado y condenado la ignorancia y atrocidad del colectivismo tiránico que unas décadas más tarde habría afligido a Rusia y a la humanidad: “El mundo – dice – no debe salvarse”. con el uso de la fuerza (…). Se puede imaginar que los hombres colaboran juntos en alguna gran tarea, y que todas sus actividades particulares remiten y se someten a ella; pero si esta tarea se les impone, si representa para ellos algo fatal e inminente, (…) entonces, aunque esta unidad abarque a toda la humanidad, la humanidad universal no habrá sido justa, sino que sólo habrá una enorme “Hormiguero” », ese” hormiguero “que en efecto sería más tarde implementado por la ideología obtusa y despiadada de Lenin y Stalin.

En la última publicación – Los tres diálogos y la historia del Anticristo, obra terminada el domingo de Pascua de 1900 – es impresionante notar la claridad con la que Solov’ëv prevé que el siglo XX será «la era de las últimas grandes guerras, de discordia interna y revoluciones ”. Después de eso – dice – todo estará listo para que pierda su significado “la vieja estructura en naciones separadas y casi en todas partes desaparecerán los últimos restos de las antiguas instituciones monárquicas”. Esto conducirá a la “Unión de los Estados Unidos de Europa”.

Sobre todo, es asombrosa la perspicacia con la que describe la gran crisis que azotará al cristianismo en las últimas décadas del siglo XX. La retrata en el icono del Anticristo, un personaje fascinante que podrá influir y condicionar un poco a todos. En él, tal como aquí se presenta, no es difícil reconocer el emblema, casi la hipostatización, de la religiosidad confusa y ambigua de nuestros años: él – dice Solov’ëv – será un “espiritualista convencido”, un filántropo admirable, un un pacifista comprometido y diligente, un vegetariano observador, un activista decidido y activo por los derechos de los animales.

Entre otras cosas, también será un experto exégeta: su cultura bíblica le propiciará incluso un título “honoris causa” de la facultad de Tubinga. Sobre todo, demostrará ser un excelente ecumenista, capaz de dialogar “con palabras llenas de dulzura, sabiduría y elocuencia”. No tendrá “hostilidad basada en principios” hacia Cristo; de hecho, apreciará la muy alta enseñanza. Pero no podrá soportar – y por lo tanto censurará – su absoluta “unicidad”; y por eso no se resigna a admitir y proclamar que hoy ha resucitado y está vivo.
Aquí, como puede verse y criticarse, se perfila un cristianismo de “valores”, “aperturas” y “diálogo”, donde parece que queda poco lugar para la persona del Hijo de Dios crucificado por nosotros y resucitado, y para el evento de ahorro. Tenemos algo en que pensar. La militancia de la fe reducida a la acción humanitaria y genéricamente cultural; el mensaje evangélico identificado en el enfrentamiento irénico con todas las filosofías y con todas las religiones; la Iglesia de Dios confundida con una organización de promoción social: estamos seguros de que Solov’ëv realmente no previó lo que realmente sucedió, y que hoy esta no es la trampa más peligrosa para la “nación santa” redimida por la sangre de Cristo? Es una pregunta inquietante y no debe eludirse.

Un magisterio inaudito

Solov’ëv entendió el siglo XX como ningún otro, pero el siglo XX no lo entendió a él. No es que le haya faltado reconocimiento. El título del más grande filósofo ruso no suele discutirse. Von Balthasar considera su pensamiento “la creación especulativa más universal de la era moderna” e incluso llega a situarlo al mismo nivel que Tomás de Aquino. Pero es innegable que el siglo XX, en su conjunto, no le prestó atención y, de hecho, se movió meticulosamente en dirección contraria a la que él indicaba.

Las actitudes mentales que prevalecen hoy en día, incluso en muchos cristianos comprometidos y cultos eclesialmente, están muy lejos de la visión solista de la realidad. Entre otros, solo para ejemplificar: el individualismo egoísta, que marca cada vez más la evolución de nuestras costumbres y nuestras leyes; el subjetivismo moral, que nos lleva a creer que es legítimo e incluso loable asumir en el campo legislativo y político posiciones distintas a la norma de comportamiento a la que uno se adhiere personalmente; el pacifismo y la no violencia, de origen tolstoiano, confundidos con los ideales evangélicos de la paz y la fraternidad, para que luego se termine entregando a la soberbia y dejando sin defensa a los débiles y honestos; el extrinsicismo teológico que, por temor a ser acusado de integrismo, olvida la unidad del designio de Dios, renuncia a irradiar la verdad divina en todos los campos, renuncia a todo compromiso de coherencia cristiana.

En particular, el siglo XX, en sus trayectorias y resultados sociales, políticos y culturales, contradecía descaradamente la gran construcción moral de Solovëv. Había identificado los postulados éticos fundamentales en una triple experiencia primordial, presente de manera nativa en todo hombre: es decir, en la modestia, en la piedad hacia los demás, en el sentimiento religioso. Bueno, el siglo XX – después de una revolución sexual egoísta e imprudente – ha alcanzado metas de permisividad, vulgaridad ostentosa y desvergüenza pública, que parece no tener comparaciones adecuadas en los asuntos humanos.

Fue entonces el siglo más opresivo y sangriento de la historia, desprovisto de respeto por la vida humana y desprovisto de piedad. Ciertamente no podemos olvidar el horror del exterminio de los judíos, que nunca será suficientemente maldecido. Pero será bueno recordar que él no fue el único: nadie recuerda el genocidio de los armenios al final de la Primera Guerra Mundial; nadie se atreve a contar las víctimas sacrificadas innecesariamente en diversas partes del mundo a la utopía comunista.

En cuanto al sentimiento religioso, durante el siglo XX en Oriente se propuso e impuso por primera vez el ateísmo de Estado a gran parte de la humanidad, mientras que en Occidente secularizado se extendió un ateísmo hedonista y libertario, hasta idea grotesca de la “muerte de Dios”.

En conclusión, Solov’ëv fue sin duda un profeta y un maestro; pero un maestro, por así decirlo, desactualizado. Y esta, paradójicamente, es la razón de su grandeza y su preciosidad para nuestro tiempo. Apasionado defensor del hombre y alérgico a toda filantropía; apóstol infatigable de la paz y adversario del pacifismo; defensor de la unidad entre los cristianos y crítico de todo irenismo; enamorado de la naturaleza y muy lejos de los encaprichamientos ecológicos de hoy; en una palabra, amigo de la verdad y enemigo de la ideología. Hoy en día necesitamos con urgencia guías como él.

Cardenal Giacomo Biffi
Foto de portada: Salterio del Anticristo, ca. 1235, Bayerische Staatsbibliothek. München.

Traducido con Google Tradcutor Korazym.org/Vik van Brantegem

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *