CULTURA RELIGIOSAEL MUNDOLIBERTAD CATÓLICALos obispos, bajo las órdenes de la Unión Europea. “Listos para conectarse”.

ACNdiciembre 2, 2020

En esta Navidad de 2020, el peligro público número uno es el Niño Jesús, el engrasador a evitar o, al menos, a mantener a raya en la medida de lo posible. Así, al menos, según las indicaciones que vienen tanto del gobierno italiano como, más aún, de Bruselas.

De hecho, mientras en Italia se discute la posibilidad de dar a luz a Nuestro Señor dos horas antes, como si el virus pudiera volverse menos amenazador a las 22:00 horas que a las 24 horas, la Unión Europea invita a los Estados miembros a “evitar los grandes servicios” y ” retransmisiones en línea, televisión o radio “. Luego recomienda “asignar asientos específicos a las familias vecinas (burbujas domésticas)” y “prohibir el canto colectivo”. “El uso de máscaras es especialmente relevante durante este tipo de reuniones”.

Tras enterarse de que la ministra Boccia (según la cual “el Niño Jesús puede nacer dos horas antes”) aspira al papel de teólogo de Conte, y de corte, he aquí que hasta los sátrapas de la UE ingieren sin muchos cumplidos en las elecciones que deben pertenecer a la Iglesia.

Estrategia Stay Safe, estrategia para estar seguro: este es el nombre del documento de la UE.

¿Y cómo responden nuestros pastores?

“La Navidad sobria y solidaria que promete ser este año es la verdadera Navidad”, se apresuró a proclamar el obispo de Campobasso, Giancarlo Bregantini, como si todas las Navidades vividas hasta ahora hubieran sido falsas, o no verdaderas. Y desde la CEI aquí está la habitual aquiescencia hacia los dictados del gobierno: “Es deseo de la Conferencia Episcopal Italiana continuar la colaboración válida, en escucha mutua, con la presidencia del Consejo de Ministros, el Ministerio del Interior y el comité técnico-científico”. Un acto de total obediencia, confirmado al Consejo Permanente de la CEI, por el discurso de apertura del propresidente Mario Meini, un texto que en perfecta clericalese bendice el toque de queda para las 10 de la noche del 24 de diciembre, dejando al Estado el establecimiento de la tiempos de las celebraciones y cualquier otra decisión relativa al ámbito religioso y espiritual de los ciudadanos. Poco importa que no haya una razón bien fundada para recomendar un avance. Lo que importa es alinearse.

Uno se pregunta: ¿fue acaso abolido el artículo 7 de la Constitución italiana (“El Estado y la Iglesia católica, cada uno en su propio orden, independiente y soberano … Sus relaciones se rigen por los Pactos de Letrán”) sin que nos demos cuenta? Y tal vez ha corrido la misma suerte el Concordato, que (artículo 2, párrafo 1) dice que “La República Italiana reconoce la plena libertad de la Iglesia católica para llevar a cabo su misión pastoral, educativa y caritativa, de evangelización y santificación. En particular, ¿se garantiza a la Iglesia la libertad de organización, el ejercicio público del culto, el ejercicio del magisterio y del ministerio espiritual, así como la jurisdicción en materia eclesiástica?

Meini también afirma que “los tiempos de Adviento y Navidad son una oportunidad propicia para encontrar espacios de oración, capaces de apoyar y dar sentido a la vida cotidiana. La oración individual y comunitaria, por intensa que sea, posiblemente también utilizando algunas posibilidades que ofrecen las tecnologías digitales ”. En definitiva, desde la CEI no solo una aceptación de las directivas que vienen del poder civil, sino una legitimación teológica que se traduce en una incitación a ser aún más gobernados desde fuera.

El padre Antonio Spadaro, el jesuita muy escuchado por Francisco, escribe en “Il Fatto Quotidiano” que, después de todo, no importa cuando nazca Jesús. Por otro lado, observa el director de “Civiltà Cattolica”, ni siquiera el día de su nacimiento es seguro. , entonces, ¿por qué fijarse en el tiempo y hacer un escándalo?

Pero mientras el padre Spadaro, completo con citas de los padres de la Iglesia, se demora en reflexiones todas encaminadas por un lado a negar el valor de la tradición y por otro a legitimar la injerencia del poder civil en las elecciones de la Iglesia, aquí, A estas alturas, lo que se discute ya no es el horario, sino la posibilidad misma de celebrar la Santa Misa.

Es una lección que la Iglesia debería haber aprendido desde hace algún tiempo, pero algunos de sus exponentes la ignoran: cuando se propone perseguir al mundo, el mundo, de una forma u otra, siempre encuentra la forma de relanzarse.

El caso de la Misa de Medianoche es solo el último. A estas alturas, la Iglesia católica, ignorando su universalidad, su autonomía y esa libertas Ecclesiae por la que tantos de sus representantes han luchado, a lo largo de los siglos, hasta el extremo del sacrificio, ha optado por transformarse en Iglesia de Estado.

El problema no es solo lo que se decide en materia de celebraciones litúrgicas. El verdadero problema es quién decide. Si la Iglesia permite que el Estado determine qué es el bien común y, en consecuencia, permite que el propio Estado decida en materia religiosa, la Iglesia se automargina o se relega al mero papel de colaboradora. Estado, esclava del poder estatal. Y, al hacerlo, traiciona una de las piedras angulares de la civilización cristiana occidental, esa independencia de la Iglesia que es garantía de libertad no solo para sí misma sino para todos, frente a cualquier reivindicación hegemónica del Estado.

Si algún primer ministro o ministro o la Comisión Europea comienza a pontificar y decidir en el campo religioso, la herida que se abre no concierne solo a la Iglesia, vilipendiada Esposa de Cristo, sino a nuestra propia civilización. Y ciertamente el precedente de esta Navidad 2020 no traerá nada bueno.

Aldo Maria Valli

traducido con Google Tractor articulo original Aldo Maria Valli

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *