EL MUNDOContraria a las enseñanzas de la Iglesia, lo que postula Joe Biden sobre la usura.

ACNnoviembre 30, 2020

Mucho se ha dicho sobre la contradicción entre el apoyo total de Joe Biden al aborto ilimitado y su profesión de catolicismo. Existe otra contradicción entre las posiciones políticas de Biden y su postura como un católico fiel, una contradicción que atraviesa toda su carrera política. Ha pasado desapercibido, pero es importante tanto en sí mismo como por la luz que arroja sobre la política. Este es el apoyo constante de Biden a la usura y a las personas y organizaciones que se benefician de ella.

Carrera política de Biden

Biden ha sido senador por Delaware desde 1973. Este pequeño estado alguna vez fue dependiente de la gigantesca empresa química DuPont. A los vástagos menores de la familia DuPont se les dio el trabajo de servir como gobernador del estado.

La desindustrialización de Estados Unidos llevó a Delaware a buscar otras fuentes de ingresos. Los encontró haciéndose (incluso más) atractivos como ubicación para corporaciones. Las corporaciones constituidas en Delaware pueden operar en cualquier lugar de los Estados Unidos.

En virtud de su ubicación en Delaware, se benefician de la ausencia de muchas tarifas e impuestos sobre sus operaciones que se cobran en el resto del país. La ley de Delaware concede el anonimato a los propietarios, accionistas y gerentes de empresas privadas con sede en el estado. El estado tiene un tribunal especial, el Tribunal de Cancillería, que se ocupa de las disputas comerciales. Se puede confiar en que gobernará a favor de los intereses corporativos. Más de la mitad de las empresas estadounidenses que cotizan en bolsa están constituidas en el estado. Como resultado, las tarifas de incorporación son la segunda fuente más grande de ingresos del estado.

Las instituciones financieras están especialmente bien representadas en Delaware debido al rechazo estatal de las leyes de usura. Estas leyes limitan las tasas de interés que se pueden cobrar a los prestatarios. En los Estados Unidos, los estados tienen el poder de regular las tasas de interés y la mayoría de ellos establecen un límite al interés que pueden cobrar las compañías de tarjetas de crédito y otros prestamistas.

Este es el apoyo constante de Biden a la usura y a las personas y organizaciones que se benefician de ella.

Delaware no tiene límites en la tasa de interés. Como resultado de la decisión de la Corte Suprema en el caso de Marquette National Bank v. First de Omaha Corp. en 1978, las leyes estatales contra la usura no se pueden hacer cumplir contra instituciones financieras autorizadas a nivel nacional con sede en otros estados. Por lo tanto, estas leyes son letra muerta para las compañías de tarjetas de crédito con sede en Delaware y que operan en el resto del país.

Joe Biden ha apoyado incondicionalmente a estas instituciones financieras y ha brindado un apoyo vital para las leyes que les otorgan más poder sobre sus acreedores. Se opuso a las leyes que acortarían la ventana en la que las compañías de tarjetas de crédito podrían cobrar la deuda de sus deudores. Votó a favor de la derogación de la Ley Glass-Steagall de 1933 en 1999. Esta ley había hecho ilegal que los bancos comerciales participaran en la banca de inversión y viceversa. Se aprobó porque esta participación había sido una causa importante de la caída del mercado de valores de 1929 que condujo a la Gran Depresión. Su derogación contribuyó a la crisis financiera mundial de 2008.

Biden fue particularmente activo en el apoyo a la compañía de tarjetas de crédito MBNA, que contrató a su hijo Hunter. Esta innovadora empresa pagó millones de dólares a universidades y equipos deportivos para acceder a su base de datos de miembros. Luego envió un gran número de solicitudes de tarjetas de crédito. Si alguno de los titulares de su tarjeta de crédito hiciera todos sus pagos con tarjeta pero no hiciera el pago de otras deudas, como el pago de un automóvil, MBNA aumentaría sus pagos de intereses de todos modos. Su modelo de negocio se basaba en lograr que los clientes incumplieran sus deudas.

Este negocio se vio obstaculizado si los titulares de tarjetas de crédito se declararon en quiebra. Al afirmar con sinceridad, “Los acreedores no son personas que me vuelvan loco”, Biden ayudó a resolver este problema para las compañías de tarjetas de crédito al desempeñar un papel esencial en la “reforma de la quiebra”. Esta “reforma” fue una legislación que hizo mucho más difícil para las personas declararse en quiebra. También eliminó los préstamos para estudiantes como una deuda que podría ser cancelada en caso de quiebra.

Biden tomó un rumbo diferente con la quiebra corporativa. Aseguró la derrota de la legislación que obligaría a las empresas a declararse en quiebra en los estados en los que realmente operaban. Como resultado, las corporaciones constituidas en Delaware siguieron siendo libres de declararse en quiebra en ese estado, donde el proceso de quiebra es mucho más barato y más favorable para ellas; las empresas que se declaran en quiebra en Delaware tienen muchas más probabilidades de sobrevivir.

Enseñanza católica sobre la usura

Las enseñanzas de la fe sobre la usura deben explicarse, ya que ahora son casi completamente desconocidas. La usura, en el pensamiento católico, no es cobrar un interés excesivo por un préstamo. Es el cobro de intereses sobre un préstamo de dinero o cosas por la mera solidez del préstamo.

“Mera” es el término esencial aquí. Si un prestamista incurre en alguna pérdida real por la realización del préstamo, además de la privación de la cosa prestada, puede buscar justamente una compensación por esta pérdida. Si el prestatario recibe algún valor de la cosa prestada que está por encima del valor de la misma, el prestamista puede, al menos en algunas circunstancias, buscar justamente una remuneración por ese valor adicional. Si no se da ninguna de estas situaciones, cobrar intereses sobre un préstamo es usura.

Los Padres y Doctores de la Iglesia han dado argumentos filosóficos concluyentes sobre la inmoralidad de la usura, argumentos que anticipan los puntos expuestos por sus defensores hasta el presente. Pensadores católicos como Hilaire Belloc y Elizabeth Anscombe han señalado los males que causa la usura. Si la tasa de interés de los préstamos excede la tasa de crecimiento económico, la usura significará que los propietarios del capital adquirirán una proporción cada vez mayor de la riqueza de la sociedad a expensas de los prestatarios más pobres. Dado que la usura compite con la actividad productiva por la inversión, deprimirá el crecimiento económico. Estas tendencias se multiplican a medida que los prestatarios se empobrecen y necesitan más fondos.

La Iglesia, sin embargo, siempre ha apelado principalmente a la revelación divina como base para su denuncia de la usura como un pecado grave.

El trabajo de Biden para las compañías de tarjetas de crédito es una cooperación formal en usura del tipo más claro y peor.

Deuteronomio 23: 19-20 prohíbe cobrar intereses sobre un préstamo: “No prestarás a tu hermano dinero para usura, ni trigo ni ninguna otra cosa”. Ezequiel 22:25 y Levítico 25: 35–37 están de acuerdo. El permiso en Deuteronomio para cobrar intereses a los no judíos no es entendido por la Iglesia como una excepción a la inmoralidad de la usura, sino más bien como la tolerancia del mal. El Concilio Ecuménico de Vienne de 1311 enseñó definitivamente que “si en verdad alguien ha caído en el error de presumir de afirmar pertinazmente que la práctica de la usura no es pecado, decretamos que debe ser castigado como hereje”.

La primera figura importante en Europa que argumentó que la usura moderada era moralmente permisible fue Juan Calvino. Ante los ataques a la doctrina tradicional, el Papa Benedicto XIV reiteró con firmeza la condena absoluta de la usura en su encíclica Vix Pervenit en 1745. La aplicación de esta condena fue abandonada por la Iglesia en el siglo XIX en una serie de adaptaciones ‘pastorales’ que parecen extrañamente familiares hoy, pero la condena no ha perdido su verdad ni su relevancia.

Biden y la usura

El trabajo de Biden para las compañías de tarjetas de crédito es una cooperación formal en usura del tipo más claro y peor. El profeta Ezequiel relaciona la usura con la idolatría, el asesinato, la inmoralidad sexual, el robo y la opresión de los pobres (Ezequiel 18: 10-13). El profeta revela que el apoyo de Biden a la usura y el aborto forma parte de un todo conectado. Esta conexión dice algo importante sobre el complejo político, cultural y financiero que Biden representa y sirve.

Traducida con Google Traductor articulo original Church Militant/Dr. John Lamont

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *