CULTURA RELIGIOSAEL MUNDOFORMACIÓN RELIGIOSALIBERTAD CATÓLICAAdviento en tiempos de pandemia: “Dios sana a través de las manos de los médicos”, dicen los obispos.

ACNnoviembre 28, 2020

Los fieles católicos están llamados a construir una relación sólida y profunda con Dios en el centro de los muchos desafíos sociales, económicos y culturales que afrontan, como el de la pandemia de coronavirus. El tiempo de Adviento es un tiempo propicio para este camino espiritual. Así lo afirman dos obispos católicos de Malasia en sus respectivos mensajes, recibidos por la Agencia Fides, enviados en vísperas del nuevo año litúrgico y el comienzo del Adviento.

“Durante esta vida debemos construir una fe viva que sea un testimonio para nuestro prójimo”, explica el obispo Cornelius Piong, de la diócesis de Keningau, en su mensaje pastoral para el Adviento. “Todos los católicos deben estar agradecidos a Dios por las muchas oportunidades y bendiciones que ha brindado a la humanidad y deben estar unidos, arraigados y construidos sobre la roca que es Jesucristo”, dice el obispo.

“Hermanos y hermanas, – exhorta el texto -, como seguidores y discípulos de Jesús, durante la pandemia de Covid-19 todos nos sentimos ansiosos. A lo largo de este Adviento, enfocamos la dirección de nuestra vida en Jesús, una expresión del amor, la participación y la salvación de Dios por nosotros. Tratemos de tener fe en el mensaje de Jesús. No se turbe vuestro corazón. Creed en Dios, confiad en mí (Jn 14, 1)”, escribe monseñor Piong.

En este mismo sentido, el arzobispo John Wong, de la comunidad de Kota Kinabalu, en su mensaje de Adviento escribe: “Nuestras vidas están siendo probadas, nuestra fe está al borde del abismo. Quizás os preguntáis cuándo terminará, qué más pasará el próximo año, dónde está Dios o si no se preocupa por nosotros. Al entrar en el tiempo de Adviento, le pedimos a Dios sabiduría ya que las Escrituras prometen que la sabiduría es fácilmente encontrada por aquellos que la buscan. (Sab 6,12)”. La humanidad, señala el mensaje, “necesita sabiduría para mirar la vida y sus acontecimientos con la mirada de Dios y vivirlos con fe”.

“Cuando nos tomamos el tiempo para detenernos y entrar en nosotros mismos, en nuestros corazones, podemos ver la mano de Dios obrando en medio del caos y muchos desafíos. A medida que el número de casos de coronavirus aumenta cada día, notamos que el número de pacientes que se curan todos los días es igualmente significativo. Dios sana, a través de las manos de nuestros médicos”,

señala.

El arzobispo Wong anima a los creyentes a dar las gracias a Dios por todas las bendiciones, incluso en las dificultades: “Si nuestros planes se han visto rotos por la pandemia y nos han pedido que nos quedemos en casa la mayor parte del año, este tiempo es útil para para restaurar verdaderamente nuestra relación con el Señor, con nuestras familias y con nuestros seres queridos. Es un tiempo de gracia que se nos ha dado. Hay mucho por lo que estar agradecido en medio de esta tormenta”.

Las diócesis de Keningau y Kinabalu están ubicadas en Sabah, un estado de Malasia que ocupa la parte norte de la isla de Borneo. La Federación de Malasia es un país multiétnico, multicultural y multirreligioso. La población está formada por casi 32,7 millones de personas, el 60% de ellas musulmanas. Los católicos representan el 4% de la población.

Con información de Agencia Fides/Keningau

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *