CULTURA RELIGIOSAEL MUNDOLIBERTAD CATÓLICALos obispos que tratan con el Ártico pero olvidan a Jesús.

La Comisión de Conferencias Episcopales de la Comunidad Europea se ha pronunciado a favor del desarrollo sostenible del Ártico: pide a la UE que "refuerce la protección y promoción de los derechos humanos en las comunidades indígenas" que son casi inexistentes. El enfoque parece ser el ecológico con la solicitud de políticas más vinculantes para que las empresas protejan el medio ambiente. En ocho páginas del documento nunca aparece la palabra Cristo.
ACNnoviembre 25, 2020

Me cruzo con una nota de COMECE, la Comisión de Conferencias Episcopales de la Comunidad Europea, en la que los obispos europeos se pronuncian a favor del desarrollo sostenible e integral del Ártico, que tiene en cuenta el medio ambiente y los derechos humanos. Intrigado por el vínculo entre los obispos europeos y el Círculo Polar Ártico, decido profundizar. De hecho, con la citada nota oficial, los obispos reiteran que “la Unión Europea tiene la responsabilidad de garantizar un Ártico sostenible y pacífico, que anteponga a su población”. “La futura política de la Unión Europea para el Ártico – dice también la nota – debería promover una asociación para el desarrollo sostenible e integral de las personas, las familias y las comunidades locales, respetando su entorno natural”.

En este sentido, el documento episcopal sugiere que “la dimensión humana debe tener una articulación más fuerte en las políticas futuras, incluida la salud, la seguridad y el desarrollo socioeconómico de las comunidades locales y los trabajadores migrantes en la región”. Confieso honestamente que no sé si los migrantes llegaron a la región ártica. No podía faltar la atención a las “comunidades indígenas” presentes en la zona y un alto a las “políticas predatorias”. “La riqueza de los recursos naturales presentes en la región ártica y su mayor accesibilidad debido al deshielo -explica COMECE- alimentan prácticas depredadoras que explotan el medio ambiente y empobrecen a las poblaciones locales”. Al respecto, no podía faltar la referencia a esa “ecología integral” tan frecuentemente citada por Bergoglio.

Pero eso no es suficiente. La nota de la COMECE también habla de la necesidad de “fortalecer la protección y promoción de los derechos humanos en las comunidades indígenas”. Confieso, una vez más con sinceridad, que desconocía que se estaban violando los derechos humanos en el Polo Norte.

El verdadero punto focal, sin embargo, parece ser el ecológico. Los obispos europeos están pidiendo políticas más vinculantes para que las empresas protejan el medio ambiente en la región ártica. De hecho, para ser precisos, piden “un mecanismo vinculante de responsabilidad social empresarial, que requiere que las empresas respeten plenamente los derechos humanos y las normas sociales y medioambientales reconocidas internacionalmente”. Además, nuevamente según los obispos, para evitar “el riesgo de una fragmentación de la región”, la Unión Europea debería “promover nuevas formas inclusivas de participación multilateral con todos los actores regionales y locales, incluidas las comunidades indígenas”.

Intrigado por la idea de que los obispos de COMECE puedan encontrar el tiempo para ocuparse del Ártico, decido investigar más el asunto. Descubro que en realidad la propia Comisión ha elaborado un documento detallado de ocho puntos en ocho páginas sobre el Ártico. El título es Escuchemos el grito de los pobres y de la Tierra. Parece que los términos “pobre” y “Tierra” con una letra mayúscula representan ahora verdaderas palabras de talismán. Bueno para usar en cualquier lugar, como el perejil en el arte culinario. Bueno incluso cuando se trata de la región ártica.

Para no aburrir a los lectores pero para dar una idea del contenido del documento elaborado por los obispos de la COMECE, creo que es útil transcribir uno de los ocho puntos. Tomemos, por ejemplo, el punto 2. Los obispos escriben: “El Ártico está desproporcionadamente sujeto al cambio climático debido a su mayor sensibilidad a los cambios de temperatura global, que hacen que el hielo marino y la nieve se derritan en la región a un ritmo sin precedentes. A su vez, el deshielo del permagelo puede resultar en la emisión de miles de millones de toneladas de dióxido de carbono, que nuevamente alimenta el calentamiento global. Esto está teniendo graves repercusiones en las poblaciones, la biodiversidad y los ecosistemas del Ártico, pero también en el mundo en su conjunto, lo que lleva a fenómenos meteorológicos extremos más frecuentes a nivel mundial: sequías, tormentas e inundaciones. Este círculo vicioso se ve agravado por el hecho de que la actividad humana en la región se intensifica, impulsada por las nuevas oportunidades de un Ártico más accesible, ya que a medida que el hielo marino del Ártico se derrite, sus vastos recursos naturales y minerales se vuelven más disponibles. Esto también implica una intensificación del tráfico marítimo, incluido el de buques pesados ​​y petroleros. Además de liberar dióxido de carbono y hollín negro y contribuir a la contaminación plástica, esto también implica un mayor riesgo de derrames de combustible en las aguas árticas. Si bien las aguas antárticas están protegidas por regulaciones estrictas, incluida la prohibición del transporte de petróleo pesado adoptada en 2011, las reglas para navegar por el Ártico son mucho más flexibles. En este sentido, la Unión Europea debe apoyar los esfuerzos de la Organización Marítima Internacional (OMI) para lograr una prohibición total y efectiva tanto del uso como del transporte de fueloil pesado en los barcos que navegan por los mares árticos para 2024. Además, en el Con el fin de garantizar la protección de las aguas árticas hasta 2024, y para compensar posibles lagunas en el futuro reglamento de la OMI, la Unión Europea debería adoptar normas para los buques que hacen escala en puertos de la UE antes o después de los viajes por aguas árticas. , con el fin de prohibir el uso y transporte de combustible. Además, la Unión Europea también debe apoyar los esfuerzos de la Organización Marítima Internacional para reducir el impacto de las emisiones de carbono negro de los buques internacionales en el Ártico y garantizar que la navegación en la región sea segura y sostenible, promoviendo la conservación efectiva de la Biodiversidad del Ártico en consonancia con las disposiciones del Convenio sobre la Diversidad Biológica, creando una red de áreas marinas protegidas y reservas marinas en el Ártico ». Guardo los otros siete puntos por compasión al lector.

Uno se pregunta, sin embargo, si los obispos de la COMECE realmente deberían afrontar problemas similares, pero sobre todo si realmente perciben las verdaderas emergencias que vive actualmente el Viejo Continente, especialmente desde el punto de vista espiritual. En los ocho puntos de las ocho páginas del documento Oigamos el grito de los pobres y de la Tierra, compuesto por 3.225 palabras, “Jesucristo” o “Dios” no se menciona ni una sola vez. En este punto surge espontáneamente una pregunta: ¿para qué sirve COMECE?

traducido con Google Traductor articulo original La Bussola Quotidiana/Gianfranco Amato

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *