CULTURA RELIGIOSAEL MUNDOFORMACIÓN RELIGIOSASolemnidad de Jesucristo, Rey del Universo

Diariamente, con una esperanza invencible, oramos los cristianos desde hace veinte siglos, «ven, Señor Jesús. Venga a nosotros tu Reino». El Concilio Vaticano II exhortó con especial fuerza a los laicos cristianos para que con la fuerza de Cristo se empeñaran en transformar «las realidades temporales» del mundo
ACNnoviembre 22, 2020

Hoy celebramos en la Iglesia Católica la solemnidad litúrgica de Jesucristo, Rey del universo. Termina así el Año litúrgico y en seguida se inicia de nuevo con el Adviento.

A Jesucristo le ha sido dado todo poder en el cielo y en la tierra. Ya recién nacido Jesús, Dios le ha concedido un Reino que no tendrá fin. Su reinado es un reinado perpetuo, su gobierno va de edad en edad. El es el primogénito de toda criatura, pues todo ha sido creado por Él y para Él, y todo subsiste en Él. Es el príncipe de los reyes de la tierra y nos ha convertido en un reino para Dios, su Padre. Todos los pueblos vendrán finalmente a postrarse en su presencia. Y entonces Dios será todo en todas las cosas

En relación a Dios y a su Cristo hay dos mundos enfrentados. El Vaticano II nos lo recuerda: «a través de toda la historia humana existe una dura batalla contra el poder de las tinieblas, que, iniciada en los orígenes del mundo, durará, como dice el Señor, hasta el día final» (Gaudium et spes 37). Y no es muy difícil llegar a discernir quiénes están por el lado de las tinieblas y quiénes por el mundo de la luz.

–Sin Dios: «no queremos que Él reine sobre nosotros» (Lc 19,14). Es el planteamiento del liberalismo y de todos sus hijos, como por ejemplo el socialismo, el comunismo, las partitocracias modernas y las dictaduras personalistas o de partidos. En ese mundo mental se cree que solamente cuando los hombres se gobiernan sin dependencia alguna de Dios –y de Cristo–, y del orden natural, alcanzan una libertad totalmente auto-noma, es decir, que es única norma-de-sí-misma.

Este mundo, como dice el Papa Pío IX, piensa que «la razón humana, sin tener en cuenta para nada a Dios, es el único árbitro de lo verdadero y de lo falso, del bien y del mal; es ley de sí misma; y bastan sus fuerzas naturales para procurar el bien de los hombres y de los pueblos» (Syllabus 1864, 3). Puede decidir y hacer lo que se le antoje, rompiendo en trozos la unidad de las naciones, embruteciéndolas con normas educativas perversas, corrompiendo su vida económica, acabándolas incluso demográficamente. Puede considerar el aborto como «un derecho» y la unión entre homosexuales como «un matrimonio», etc. El Estado, pisoteando en todo el principio de subsidiariedad, se hace una Bestia apocalíptica que todo lo sujeta a su imperio para malearlo: la educación y la sanidad, la legislación y la administración de justicia, los medios de comunicación, la cultura, el deporte… La Bestia ayuda y financia a los suyos, a los que aceptan en la frente y en la mano su sello, y oprime y asfixia a aquellos que la resisten en el nombre de Jesús (Apoc 12-13).

–Con Dios: «es necesario que Cristo reine» (1Cor 15,25); y por eso los cristianos queremos «instaurar todas las cosas en Cristo» (Ef 1,10). Diariamente, con una esperanza invencible, oramos los cristianos desde hace veinte siglos, «ven, Señor Jesús. Venga a nosotros tu Reino». ¿Y cómo pretendemos llevar adelante nuestro intento? Por la evangelización de los hombres y de los pueblos, por la iluminación en Cristo del pensamiento, la cultura, la educación. Por el combate contra las mentiras y las corrupciones. Por la acción política directa. Como es bien sabido, el Concilio Vaticano II exhortó con especial fuerza a los laicos cristianos para que con la fuerza de Cristo se empeñaran en transformar «las realidades temporales» del mundo.

Los cristianos laicos están llamados a «evangelizar y saturar de espíritu evangélico el orden temporal, de modo que su actividad en este orden sea claro testimonio de Cristo y sirva para la salvación de los hombres» (Apostolicam actuositatem 2). «A la conciencia bien formada del seglar toca lograr que la ley divina quede grabada en la ciudad terrena» (Gaudium et spes 43).

Sin embargo, es patente que, al menos en las naciones de antigua filiación cristiana, la desmovilización de los laicos en la actividad política es prácticamente total. Y que desde el siglo IV nunca el influjo del pueblo católico ha sido menor que ahora en la configuración del mundo social y político. Hoy, en estas últimas décadas, en España, en Hispanoamérica, en la mayoría de los países europeos y occidentales que fueron cristianos vencen en la vida política los que quieren realizarla sin ninguna sujeción a Dios. Más aún, ni siquiera su santo Nombre puede ser pronunciado públicamente en el campo político, y menos aún el de Jesucristo. Hoy, como mucho, se proclaman diputados, senadores y gobernantes aquellos que creen que un régimen político debe buscar el bien común –la paz, la unidad, la prosperidad– sin referencia alguna pública a Dios, a Cristo y al orden moral natural. Esa vinculación con Dios, si se da, debe tener únicamente una condición privada y personal.

Este fenómeno, que ha de considerarse tremendamente negativo, nada tiene que ver con el Concilio Vaticano II. Justificar la total desmovilización de los cristianos en la acción política atribuyéndola a las orientaciones del Concilio solo es posible con engaño. No es eso en modo alguno lo que enseñó y quiso el Concilio.

El Vaticano II quiso que «los laicos coordinen sus fuerzas para sanear las estructuras y los ambientes del mundo cuando inciten al pecado, de manera que todas las cosas sean conformes a las normas de la justicia y más bien favorezcan que obstaculicen la práctica de las virtudes» (Apostolicam actuositatem 7). Las Autoridades eclesiásticas y los líderes laicos empeñados en que no se coordinen los cristianos en orden a la acción política actúan en contra de la voluntad de la Iglesia, expresada largamente en su doctrina.

La Iglesia quiere hoy, como siempre, que Cristo sea reconocido como Rey y Salvador, y que todos los hombres y naciones caminen a su luz. La Santa Iglesia, Mater et magistra, sabe perfectamente que sin-Cristo o contra-Cristo ni el hombre ni las naciones pueden conseguir la salvación ni en este mundo ni en el otro.

No va a procurarlo tratando de imponer el Reino en las sociedades de forma violenta. Para el pueblo cristiano no se trata hoy de batallas armadas, como las grandes y gloriosas victorias de Poitiers, las Navas de Tolosa, Lepanto. Se trata hoy de que los «laicos coordinen sus fuerzas» para procurar el Reinado de Dios en combates espirituales y apostólicos, ideológicos y políticos. Y políticos, sí. Han de ayudarse y promocionarse empeños llenos de amor a la nación, de abnegación y de esperanza. Intentos bien organizados, que ponen los medios necesarios para alcanzar los fines pretendidos. Existen hoy, pocos y mínimos, algunos de estos intentos, pero sin un apoyo claro y fuerte de la Iglesia no tienen ninguna posibilidad de ir adelante.

Cristo vence, reina e impera. Cada día confesamos en la liturgia –quizá sin apenas enterarnos de ello– que Cristo «vive y reina por los siglos de los siglos. Amén». No sabemos cuándo ni cómo será la victoria final del Reino de Cristo. Pero siendo nuestro Señor Jesucristo el Rey del universo, el Rey de todas las naciones; teniendo, pues, sobre la historia humana una Providencia omnipotente y misericordiosa, y habiéndosele dado en su ascensión «todo poder en el cielo y en la tierra» (Mt 28,18), ¿podrá algún creyente, sin renunciar a su fe, tener alguna duda sobre la realidad del actual gobierno providente del Señor y sobre la plena victoria final del Reino de Cristo sobre el mundo?

Reafirmemos nuestra fe y nuestra esperanza. La secularización, la complicidad con el mundo, el horizontalismo inmanentista, la debilitación y, en fin, la falsificación del cristianismo proceden hoy en gran medida del silenciamiento y olvido de la Cruz, la Resurrección y la Parusía. Sin la esperanza viva en la segunda Venida gloriosa de Cristo, los cristianos caen en la apostasía. En el Año litúrgico de la Iglesia la solemnidad de Cristo Rey precede a la celebración gozosa de su Adviento: del primero, que ya fue en la humildad y la pobreza, y del segundo, que se producirá en gloria y en poder irresistible.

Añadimos un formidable texto de Orígenes (185-253), gran teólogo alejandrino, que mientras la Iglesia sufría, y él con ella, la durísima persecución del emperador Decio, escribía este texto tan lleno de esperanza, que hoy reproduce la Liturgia de las Horas como lectura para la solemnidad de Cristo Rey (Sobre la oración, cp. 25).

«Si, como dice nuestro Señor y Salvador, el reino de Dios no vendrá espectacularmente, ni anunciarán que está aquí o está allí, sino que el reino de Dios está dentro de nosotros, pues la palabra está cerca de nosotros, en los labios y en el corazón, sin duda, cuando pedimos que venga el reino de Dios, lo que pedimos es que este reino de Dios, que está dentro de nosotros, salga afuera, produzca fruto y se vaya perfeccionando. Efectivamente, Dios reina ya en cada uno de los santos, ya que éstos se someten a su ley espiritual, y así Dios habita en ellos como en una ciudad bien gobernada. En el alma perfecta está presente el Padre, y Cristo reina en ella, junto con el Padre, de acuerdo con aquellas palabras del Evangelio: Vendremos a él y haremos morada en él.

«Este reino de Dios que está dentro de nosotros llegará, con nuestra cooperación, a su plena perfección cuando se realice lo que dice el Apóstol, esto es, cuando Cristo, una vez sometidos a él todos sus enemigos, entregue a Dios Padre su reino, y así Dios lo será todo para todos. Por esto, rogando incesantemente con aquella actitud interior que se hace divina por la acción del Verbo, digamos a nuestro Padre que está en los cielos: Santificado sea tu nombre, venga a nosotros tu reino.

«Con respecto al reino de Dios, hay que tener también esto en cuenta: del mismo modo que no tiene que ver la luz con las tinieblas, ni la justicia con la maldad, ni pueden estar de acuerdo Cristo y el diablo, así tampoco pueden coexistir el reino de Dios y el reino del pecado.

«Por consiguiente, si queremos que Dios reine en nosotros, procuremos que de ningún modo el pecado siga dominando nuestro cuerpo mortal, antes bien, mortifiquemos todo lo terreno que hay en nosotros y fructifiquemos por el Espíritu. De este modo, Dios se paseará por nuestro interior como por un paraíso espiritual y reinará en nosotros él solo con su Cristo, el cual se sentará en nosotros a la derecha de aquella virtud espiritual que deseamos alcanzar: se sentará hasta que todos sus enemigos que y en nosotros sean puestos por estrado de sus pies, y sean reducidos a la nada en nosotros todos los principados, todos los poderes y todas las fuerzas.

«Todo esto puede realizarse en cada uno de nosotros, y el último enemigo, la muerte, puede ser reducido a la nada, de modo que Cristo diga también en nosotros: ¿Dónde está, muerte, tu victoria? ¿Dónde está, muerte, tu aguijón? Ya desde ahora este nuestro ser, corruptible, debe vestirse de santidad y de incorrupción, y este nuestro ser, mortal, debe revestirse de la inmortalidad del Padre, después de haber reducido a la nada el poder de la muerte, para que así, reinando Dios en nosotros, comencemos a disfrutar de los bienes de la regeneración y de la resurrección».

Amén, amén, amén.

Con información de InfoCatólica

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *

https://acnweb.com.mx/wp-content/uploads/2020/07/Logo-Footer.png
Una nueva forma de informar lo que
acontece en la Iglesia Católica
en México y el mundo.

Agencia Católica de Noticias, 2020 © Todos los derechos reservados.