CULTURA RELIGIOSAEL MUNDOFORMACIÓN RELIGIOSALIBERTAD CATÓLICALos católicos pueden tomar la vacuna (pero no felizmente).

Joe Grabowski, director ejecutivo de la Organización Internacional para la Familia y un erudito independiente en asuntos de familia, matrimonio y vida, opina sobre la licitud del uso de las vacunas contra el Covid.
ACNnoviembre 22, 2020

Recientemente, un prelado de la Iglesia muy respetado, quien realmente tengo en alta estima, twiteó sobre la vacuna contra el coronavirus. Escribió que la vacuna «no se produce moralmente» debido al uso en algunas fases de su producción de muestras biológicas obtenidas originalmente mediante el aborto. Él «insta a todos los que creen en la santidad de la vida a rechazar» a rechazar esta o cualquier vacuna producida utilizando tales tecnologías.

Ahora, aún sin ser un experto en bioética trato de seguir la guía de los expertos en la materia, como los teólogos y filósofos del Centro Nacional Católico de Bioética, quienes han ofrecido una declaración sobre el tema. Yo dependo de la enseñanza de la Iglesia, como la declaración de 2005 de la Pontificia Academia para la Vida «Reflexiones morales sobre las vacunas preparadas a partir de células derivadas de fetos humanos abortados» y la declaración de la Asociación Médica Católica «Vacunas preparadas a partir de células derivadas de fetos humanos abortados».

Y la orientación relevante de tales expertos indica que este es un tema más complejo de lo que sugeriría el tweet del buen obispo.

El primer defecto es el medio. Se necesitan más de 280 caracteres para proporcionar incluso un comentario superficial sobre este tema con las calificaciones y concesiones necesarias. Esto exige matices y precisión, y extensión por el otro. Un tweet no puede hacer esto. De manera similar, un comentario en mayúsculas y minúsculas de un destacado escritor católico en Facebook – que él «no obtendrá una vacuna de niños abortados por la misma razón por la que yo no compraré una pantalla hecha de piel humana» – sólo se puede decir con toda caridad que dejaque desear en profundidad y precisión.

Cuando el obispo dice de la vacuna de Moderna que «los niños por nacer murieron en abortos y luego sus cuerpos fueron utilizados como muestras de laboratorio», se omiten ciertos detalles que realmente parecen relevantes para informar para tomar una decisión moral informada. Uno podría imaginarse fácilmente que un niño por nacer fue asesinado directamente con el fin de desarrollar esta droga. Pero la verdad es bastante más compleja.

Parece que tanto Moderna como Pfizer confiaron en la fabricación de sus vacunas en líneas celulares que son clones «inmortalizados» de células tomadas originalmente del riñón de un feto abortado en la década de 1970. Sin embargo, es importante señalar que esta dependencia se basa en el conocimiento obtenido de pruebas anteriores sobre la naturaleza del virus, y estas células no son «componentes» reales de ninguna de las vacunas. Además, estas células no son las células biológicas originales que estaban en el cuerpo del feto real y también se han alterado significativamente. Además, estas células no constituyen una «parte» de la vacuna. No hay células de bebé abortadas en el vial del que se extrae la dosis del paciente.

Todavía hay un problema ético aquí. Es moralmente repugnante que estas células se hayan derivado de la experimentación con las células renales de una persona sin nombre, hace mucho tiempo. Su uso continuado es ofensivo y perturbador. Podemos y debemos protestar con razón y pedir que se retire el uso de estas células. Sin embargo, existe una separación material entre los actos originales moralmente pecaminosos  la producción de las vacunas, y una separación aún mayor entre el acto original y la decisión del paciente de recibir la vacuna.

Haríamos bien en recordar los principios de cooperación moral tal como se describen en teología moral. La cooperación moral con un acto puede ser inmediata o remota, y puede ser material y / o formal. Supongamos que John contrata a un sicario para matar a su exesposa y le da el arma para hacerlo. Ha participado formalmente (deseando la acción del mal), y cooperado materialmente (proporcionando el arma y el pago). Su cooperación es inmediata, porque instigó la acción maligna. La única persona cuya cooperación es menos remota es el tipo que apretó el gatillo.

Pero supongamos que John es un fabricante de armas, que fabrica armas para la caza y el deporte. Alguna otra persona al azar usa una de sus armas para matar a su exesposa. John está cooperando de manera remota y material, pero no cooperando formalmente.

Las reglas esenciales son: (1) nunca debemos participar en un mal de manera formal (deseando el mal); (2) y la cooperación material inmediata también está prohibida (es decir, al proporcionar sustancialmente la promulgación del mal).

¿Cómo nos ayuda esto a saber si podemos usar la vacuna Moderna? Existe una tercera categoría de cooperación que podría estar permitida: la cooperación material a distancia.

Supongamos que compro en una tienda que tiene un programa de donaciones para empleados, y este programa incluye una organización benéfica que proporciona anticonceptivos de forma gratuita a mujeres del tercer mundo. El dinero que utilizo para comprar mi martillo está asociado a la provisión de anticonceptivos por parte de eugenistas. Sin embargo, esta conexión es bastante remota. El dinero de mi martillo podría ser parte del salario de un empleado que podría elegir esa organización benéfica en particular que luego podría asignar esos fondos a esos grupos dudosos que podrían usarlos para comprar anticonceptivos en lugar de, por ejemplo, lápices. Pero no hay forma de que razonablemente se me pueda responsabilizar moralmente por ese posible mal remoto, y ciertamente no lo haré (a menos que mi razón para comprar mi martillo en esa tienda fuera su conexión con el suministro de anticonceptivos gratuitos).

Lo mismo ocurre con la cuestión de si alguien está recibiendo las vacunas de Moderna o Pfizer. Especialmente en ausencia de alternativas viables, no es moralmente inadmisible que un individuo reciba esa droga. No están formalmente conectados con el mal del aborto que originó las líneas celulares de prueba, y la cooperación material es bastante remota. Además, están en juego bienes compensatorios muy pesados: se debe preservar el bien de la propia salud, o el bien de proteger a los seres queridos más vulnerables que pueden estar en mayor riesgo de muerte o de resultados negativos graves por contraer el virus.

Hay una última crítica que podría presentarse contra el tweet bien intencionado del obispo: que pudo haber sido ingenuo o imprudente debido a la atmósfera de Twitter y la desinformación que promueve. Existe un cruce innegable entre quienes arrojan dudas morales sobre el uso de estas vacunas en particular y la comunidad más amplia de quienes arrojan sombra sobre las vacunas en general. Uno siempre corre el riesgo, al hablar de una preocupación, de ser cooptado por la otra, a menos que se tenga especial cuidado y se utilice más precisión.

Sin embargo, además de posiblemente alimentar un movimiento ideológico que quizás no haya tenido la intención de apoyar, el obispo también puede haber perturbado la conciencia de los hermanos y hermanas más débiles en la fe al ser menos que idealmente preciso y detallista. El hecho es que, en nuestra era digital altamente compleja y en nuestro régimen capitalista moderno, la cooperación material en el mal hasta cierto punto es inevitable, a menos que alguien adopte la vida de un ermitaño en el desierto.

Debo admitir que hay una ironía en que mucha gente publique largos mensajes en Twitter (y aquí no estoy hablando del obispo) criticando los orígenes inmorales de las células utilizadas en las pruebas de componentes de estas vacunas, enviando esos mensajes desde teléfonos inteligentes cargados de minerales conflictivos y recursos de las minas de esclavos, que fueron ensamblados por trabajadores explotados que trabajaban en condiciones deshumanizantes.

No digo que las cuestiones morales sean equivalentes, pero hace que uno se pregunte si hay algo más que una preocupación moral en juego aquí. ¿Es más bien ideología? ¿Por qué si no tales escrúpulos morales aplicados selectivamente?

En cualquier caso, ante un mundo en el que la participación material en el mal parece inevitable, es probable que las personas necesiten más calmar su conciencia en asuntos como este, guardando la convicción para otros asuntos más sencillos. Todos podríamos permitirnos ser menos perezosos, chismorrear menos, rezar más, ¿no? Permítanos preocuparnos por eso antes de preocuparnos por tomar medidas para mantenernos saludables durante una pandemia.

Por Joe Grabowski, director ejecutivo de la Organización Internacional para la Familia y un erudito independiente en asuntos de familia, matrimonio y vida.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *

https://acnweb.com.mx/wp-content/uploads/2020/07/Logo-Footer.png
Una nueva forma de informar lo que
acontece en la Iglesia Católica
en México y el mundo.

Agencia Católica de Noticias, 2020 © Todos los derechos reservados.