CULTURA RELIGIOSAEL MUNDO“Devuélvanos la Misa”, los franceses luchando por los derechos de Dios.

El gobierno francés primero prohibió las misas con los fieles en las iglesias y ahora, contra legem, afirma que también prohíbe los eventos en los que se recitan oraciones. La libertad de culto se ha vuelto "auxiliar". Y el Estado, después de haber robado bienes temporales de la Iglesia en nombre de César en 1790 y 1905, ahora quiere robar bienes espirituales también a los fieles.
ACNnoviembre 22, 2020

Publicamos grandes extractos del discurso de Jérôme Triomphe pronunciado durante una manifestación a la que asistieron unas 300 personas. Triomphe fue legal en el famoso caso Vincent Lambert, luchó contra la ideología homosexualista y el llamado “mariage pour tous”. Recientemente representó a los católicos franceses ante el Consejo de Estado para defender el derecho a mantener las iglesias abiertas al culto.

A continuación se muestra el valiente discurso que pronunció el domingo 15 de noviembre de 2020 en Saint-Maur-des-Fossés con motivo de una de estas batallas por la libertad de culto y la defensa de la fe. Por sus batallas en defensa de la vida, la familia natural, la libertad de educación y la libertad religiosa, Triomphe fue galardonado con el título de miembro honorario por el Consejo de Gobierno de Juristas por la Vida.

¡Católicos de Francia!

Ustedes conocen la situación: el gobierno nos ha prohibido reunir en nuestras iglesias, las mismas iglesias que el estado ya nos ha robado dos veces en 1790 y 1905. Desafiando el principio de laicismo, el gobierno ha decretado que las celebraciones religiosas para los funerales son más importantes que aquellos en los que tiene lugar la consagración eucarística. El 7 de noviembre, el Consejo de Estado confirmó la prohibición de asistir a misa en nuestras iglesias, contrariamente a las opiniones expresadas al respecto por el Consejo Científico.

La libertad fundamental de culto se ha degradado a un nivel más bajo de reconocimiento y protección que la libertad de expresión que, por otro lado, sigue estando autorizada. Además, el culto solo puede ejercerse como accesorio a otra actividad, en caso de mudanza fuera de casa. ¡Está escrito así! La libertad fundamental de culto ahora se reduce a una palabra sin sentido.

En nombre de la nueva dictadura sanitaria, el gobierno exige:

– que millones de padres acompañan a millones de niñas y niños a las escuelas;

– que las empresas permanezcan abiertas a obligarlas a pagar impuestos;

– que los parisinos están hacinados como sardinas en el metro, respirando el aire más contaminado de Francia;

– ¡Que podamos seguir haciendo cola frente a los estancos para comprar cigarrillos en nombre de la salud pública!

¡Incluso planearon reabrir los remontes! Está en el decreto del gobierno. Puede correr por miles en las orillas del Marne o el Sena, puede abarrotar las tiendas e ir a un vivero a comprar una barbacoa o una planta verde en la Misa, mientras nuestros pequeños comerciantes jadean en agonía e ignorados por un gobierno que parece completamente indiferente a sus problemas. En cambio, pasar una hora en la iglesia para asistir a misa, enmascarados y separados, ¡es insoportable para ellos!

El anterior ministro de Asuntos Religiosos había tratado de explicarnos, en un francés tosco, que podíamos ver la Misa por televisión y que, por lo demás, solo teníamos que rezar individualmente. Intentamos explicarle, en vano, que eso significaba fingir andar en bicicleta mientras veíamos el Tour de Francia. Tratamos en vano de explicarle qué es un sacramento y que la Comunión Eucarística es el alimento de nuestra alma […].

El nuevo ministro encargado de Asuntos Religiosos es del mismo tipo que su predecesor y ha amenazado con que las fuerzas del orden intervengan contra nosotros. Además, después de haber justificado la prohibición de la Misa, tuvo el valor de afirmar que “¡la vida es más importante que todo”! ¡No para ustedes, señores del gobierno! ¡No por el estado que hizo todo lo posible para matar a Vincent Lambert! ¡No para el estado que promueve el aborto de millones de recién nacidos arrancados del santuario que debería ser el útero de su madre! ¡No para ustedes señores de este gobierno compuesto por una mayoría que ha ampliado la posibilidad del aborto por motivos de dificultades psicosociales, hasta 9 meses menos un segundo!

Querido Ministro: Debe saber que para todos los creyentes hay una dimensión mucho mayor que la mera vida terrena, aunque en realidad los creyentes parezcamos los mejores y más ardientes defensores de esta vida. Nuestro mayor activo aquí abajo es la seguridad de la vida eterna. Si no tuviéramos esta certeza, simplemente seríamos platillos que traquetean, que solo hacen ruido y nada más. ¡El bien más importante para nosotros es la vida eterna! De hecho, ¿de qué sirve que el hombre gane el mundo entero si luego pierde su alma?

Los representantes gubernamentales se negaron a escucharnos porque no saben nada, no entienden nada y, de hecho, nos desprecian. La verdad es que no temen a los católicos. Pero tampoco le temen a los franceses, ya que su Primer Ministro tuvo el coraje de decir que no pretendía “soltar las riendas”, como si los propios franceses fueran animales de los que puede disponer a su antojo y someterse al yugo de arbitrariedades. estado. […]

A pesar del artículo 3 del decreto de 29 de octubre de 2020, que nos permite manifestar, respetando las medidas sanitarias previstas para la emergencia pandémica, los prefectos de Francia han recibido instrucciones para imponer una prohibición absoluta de celebrar actos de culto. Afirmaron, desafiando lo establecido por la jurisprudencia, que rezar o decir misa en la vía pública no puede considerarse una forma de manifestación. Como si el Estado tuviera derecho a juzgar las formas y contenidos de un evento. Y decir que se han anunciado más de cuarenta manifestaciones en toda Francia. No hablamos, entonces, de la grave omisión y comportamiento ilegítimo de las prefecturas que no responden a las solicitudes de los diversos promotores de eventos para reclamar el derecho a las misas, que quedan así en la incertidumbre y la inseguridad jurídica. Este comportamiento ilegítimo no es más que un intento indirecto de disuadir a los manifestantes, que ahora están cansados ​​de ser multados.

En otros casos, en Nantes, Lyon, Clermont-Ferrand, Bergerac, París, Grenoble, Estrasburgo, etc. Han surgido prohibiciones: los prefectos del ministro a cargo de Asuntos Religiosos afirman prohibir todas las oraciones y permitir solo protestas, ¡en violación de la ley y el principio de laicismo! Los que tenían la idea de manifestarse frente a las puertas de las iglesias abiertas, donde se celebraba una misa sin fieles, fueron trasladados a plazas sin iglesias. Aquellos que habían tenido la osadía de anunciar una manifestación para reclamar el derecho a misas u oraciones fueron silenciados.

En Clermont-Ferrand, las autoridades judiciales prohibieron una manifestación porque fue declarada “con fines religiosos”. En Nantes, el tribunal administrativo acaba de rechazar una apelación, citando como razón que, dado que el culto está prohibido en el interior, ¡también debe estar prohibido en el exterior! Por lo tanto, no se cuestiona el supuesto riesgo de propagar el virus en las iglesias, ¡sino el culto mismo! En Lyon, el prefecto convocó al organizador de una manifestación que reivindicaba el derecho a la misa. Había hasta seis funcionarios alrededor de la mesa para impugnar el hecho de que la mera presencia de un sacerdote habría integrado un evento de “culto” y, por lo tanto, como tal, prohibido. Así, el organizador descubrió que los cristianos que se arrodillan están integrando un evento religioso prohibido por la ley, mientras que los que lo hacen por iniciativa de “Black Lives Matters” no solo tienen derecho a hacerlo, sino que incluso se les anima. Cuando el organizador preguntó a los funcionarios de la prefectura si la lectura del Evangelio en un evento debería considerarse un evento de culto, los puso en crisis porque discutieron esto entre ellos porque no todos estaban de acuerdo. […]

En París, antes de que fuera definitivamente prohibida, esta tarde debería haberse realizado una manifestación de oración frente a San Sulpizio. El viernes pasado, el prefecto dijo textualmente: “Os prohíbo cualquier expresión de religiosidad: nada de rezos, cánticos ni misa” y, agárrate fuerte: “¡Ningún cartel religioso a la vista”! ¡Pero con qué derecho! ¡Aquí, para el prefecto de París, blande sus cruces y medallas! En Estrasburgo, el prefecto ha prohibido incluso rezar en silencio. Estas personas ahora fingen, como Dios, también “escudriñar los riñones y el corazón”. ¡Creen que son Dios!

Entonces, ¿por qué milagro, hoy, hemos podido reunirnos? ¡Porque el prefecto ha condicionado nuestra demostración al hecho de no rezar! Pero esto no es más que un abuso de poder indebido. También el viernes pasado, entonces, el ministro que debería ocuparse de Asuntos Religiosos incluso amenazó a los obispos de Francia. Según él, rezar en la calle no solo sería una violación de las disposiciones aprobadas por el gobierno, ¡sino también un grave daño a la ley de separación entre Iglesia y Estado! Pero, ¿saben siquiera de qué están hablando? Su desconocimiento de la religión y la ley es abismal e incluso nos da una idea del infinito: el laicismo se impone solo al estado y sus agentes, no a las religiones, ¡gracias a Dios!

Algunos han querido creer en la posibilidad de un laicismo pacífico y moderado, pero es precisamente el Estado el que hoy, con el pretexto de la emergencia sanitaria, quiere imponer una vez más su laicismo agresivo a la religión. No nos engañemos: el Estado intenta transmitir, con cada vez más insistencia y con la complicidad de los medios de comunicación de bajo nivel cultural, la loca idea según la cual el principio de laicismo prohibiría cualquier expresión religiosa fuera de los lugares privados y sacristías.

¡Este nuevo reclamo es totalitario! Si no nos oponemos, el siguiente paso será la prohibición de procesiones y romerías. ¡Para ellos, de hecho, tales eventos son insoportables! ¿Y entonces? Si el principio de laicismo se aplicara realmente a la religión, ¿qué podría impedir un día al Estado imponer la adaptación de la doctrina y la moral natural a las leyes de la República? Este totalitarismo secularista y antirreligioso es muy grave, pero no debe sorprendernos. No olvidemos la lección que nos da la historia.

En 1790, el Estado robó a los católicos los bienes temporales de la Iglesia, fruto del trabajo y sacrificios de generaciones de nuestros antepasados ​​que regaron los surcos de la tierra de Francia con su sangre y obra. Fueron nuestros antepasados ​​quienes construyeron estas magníficas iglesias y catedrales […].

Ciento quince años después, en 1905, el mismo Estado volvió a robar a los católicos lo que quedaba de los bienes temporales de la Iglesia. Persiguió a las congregaciones religiosas expulsándolas de Francia. Rompió las puertas de las iglesias, abrió los tabernáculos e hizo un inventario de los cálices y pices que pertenecían a los católicos, para decidir qué llevar para su propio beneficio.

Pero ciento quince años después, nuevamente, en 2020, solo quedan los bienes espirituales y ellos también quieren arrebatarlos. Asistimos al tercer saqueo de los bienes de los católicos, los espirituales. Pero, contrariamente a los bienes temporales de la Iglesia inscritos en el registro de la propiedad, estos bienes espirituales están transcritos en los grandes registros de nuestras almas y garantizados en el gran libro de las hipotecas de Dios, por lo que estos bienes no tienen derecho a quitárnoslos. En 1905, los católicos se habían levantado para proteger sus iglesias a las que el estado decía entrar para realizar inventarios. En 2020, los mismos católicos, orgullosos herederos de los de ayer, se encuentran frente a las mismas iglesias donde nos prohíben asistir a la Santa Misa.

Entonces sí, la libertad es un bien frágil que siempre debe ser preservado y defendido en nombre del verdadero secularismo, el que Jesús nos enseñó (por cierto, ¿está prohibido pronunciar Su Nombre en un lugar público, señor Prefecto?): “Dar al César lo que es del César y lo que es de Dios es de Dios “.

Es un estado laico y antirreligioso que ahora pretende prohibirnos rezar en la calle, incluso en silencio. En palabras de Clémenceau, que al menos había tenido la inteligencia política, frente a la oposición de los católicos, para acabar con los inventarios en las iglesias: “Dad al César lo que es del César, y todo será del César”.

Bueno, ¡no lo aceptamos! ¡Un derecho no se puede negociar, se reclama! ¡Dale a Dios lo que es de Dios! ¡Devuélvanos la Comunión al Cuerpo del Dios vivo! ¡Devuélvanos lo que nos pertenece! Y retomemos este grito que se eleva por toda Francia y resuena de ciudad en ciudad como el eco de nuestra ira, de nuestra esperanza y de nuestra determinación: ¡Devuélvanos la Misa!

Traducido con Google Tradcuctor articulo completo La nuova Bussola Quotidiana/Jéróme Triomphe

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *

https://acnweb.com.mx/wp-content/uploads/2020/07/Logo-Footer.png
Una nueva forma de informar lo que
acontece en la Iglesia Católica
en México y el mundo.

Agencia Católica de Noticias, 2020 © Todos los derechos reservados.