EL MUNDOUna presidencia de Joe Biden nacerá muerta. ¿Qué pasa después?

"En el análisis final, ¡esta puede ser la última elección en Estados Unidos realizada bajo el pretexto de la democracia!"
ACNnoviembre 18, 2020

“Si cuentas los votos legales, gano fácilmente. Si cuentan los votos ilegales, pueden intentar robarnos la elección “. Esa declaración del presidente Donald J. Trump está publicada en el sitio web oficial de la Casa Blanca. El “hombre más poderoso de la tierra” había estado repitiendo este espectro durante meses, incluso mientras la maquinaria de propaganda dominante, las encuestas amañadas y los “expertos” fabricados predecían victorias aplastantes para su retador Joseph R. Biden Jr.

Antes de que el 46 ° Presidente de los Estados Unidos sea confirmado oficialmente por el Colegio Electoral el 14 de diciembre, se deben resolver varias cuestiones legales y posibles recuentos. De manera bastante incrédula, las boletas tardías por correo todavía se están contando en la autoproclamada “nación más grande del mundo”, una tarea que habría llevado uno o dos días en una nación del Tercer Mundo relativamente disfuncional. El proceso electoral de Estados Unidos es un circo coreografiado con una larga historia de fraude. El actual fiasco de Dominion Voting Systems es una extensión natural de la controversia de Diebold hace 20 años.

La democracia 2020, como Fox News presentó pomposamente el tema de las recientes elecciones presidenciales, fue todo menos democrática. Se prohibió sistemáticamente a los representantes de un partido observar los recuentos de votos. Los muertos fueron resucitados por un día para votar por un partido en particular. El abismo aparentemente infranqueable entre los mítines de Trump y Biden no se tradujo en votos proporcionados. Incluso las leyes de la estadística, en particular la Ley de Benford, quedaron destrozadas en esta farsa.

¿Cómo podría el titular perder Arizona cuando uno yuxtapone el asombroso rally de trenes Trump de 96 millas de largo en el estado con las minúsculas multitudes atraídas por su oponente? Incluso en línea, los partidarios de Trump superaban fácilmente a sus contrapartes en varias magnitudes. ¡La ilusión de la popularidad de Biden tenía que ser apoyada por trolls pagados de India!

El embrollo electoral de Estados Unidos es de hecho el resultado de la “organización de fraude electoral más amplia e inclusiva en la historia de la política estadounidense”. Esa cita condenatoria está tomada literalmente de nada menos que del propio Joe Biden.

El pastel de frutas de Manchuria
El aspecto más desconcertante de esta parodia fue la nominación de Biden como candidato presidencial demócrata en agosto de este año. Los iniciados habrían estado al tanto de las computadoras portátiles incriminatorias de su hijo, incluidas las presuntas evidencias de pornografía infantil y tratos dudosos con Ucrania y China que se remontan al período de Biden como vicepresidente. Según los informes, el FBI estaba en posesión de dicho material desde diciembre de 2019, pero, como era de esperar, no hizo nada.

Entonces, ¿por qué nominar a una máquina de errores muy comprometida y senescente para ganar una elección amañada cuando cualquier otro recorte de cartón sería suficiente? Quizás, la reciente invocación de la 25ª Enmienda de la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, ofrece la mejor pista: un mes antes de las elecciones, el presidente pidió el establecimiento de una comisión (presumiblemente permanente) para determinar la idoneidad de un presidente para el cargo. Pelosi insistió en que “no se trataba de Trump”, quien por cierto parece más agudo con cada broma cotidiana que se le lanza.

La conclusión lógica es ineludible: una presidencia de Joe Biden nacerá muerta. Por lo tanto, el siguiente escenario se basa en la conjetura de que Trump no prestará juramento como presidente el 20 de enero de 2021.

Pandemonium desatado
¿Por qué los medios de comunicación arrojaron todos los anzuelos, líneas, plomos y fosas sépticas para asegurar una presidencia de Biden con las incertidumbres que la acompañan?

Durante los próximos cuatro años, lo que Estados Unidos necesita principalmente es estabilidad social y unidad frente a derrumbes sin precedentes en todos los sectores de su sociedad. La administración entrante de Biden tiene la intención de enfrentar estos desafíos críticos restringiendo severamente los derechos fundamentales incluso cuando Washington exporta “libertad y democracia” para el beneficio de sus activos oligárquicos en todo el mundo. Los contagios, las rupturas del orden público, los ciberataques, etc., se utilizarán para justificar la marcha hacia un régimen autoritario. Espere interminables e hipócritas acusaciones de “elecciones amañadas” en países que no están alineados con la política exterior de Estados Unidos.

La promesa de un regreso de Trump en 2024 sería una solución psicológica ideal para evitar una guerra civil durante el mayor tiempo posible. Existe la posibilidad de que Trump no conceda la presidencia ni acepte el resultado de la reunión del Colegio Electoral el 14 de diciembre. Sin embargo, puede prestar atención a cualquier decisión tomada por la Corte Suprema para “defender la Constitución”. Sería una salida lógica, ya que el gigante del pandemonio social desatado durante la presidencia de Barrack Obama no puede retroceder.

Habrá varios puntos de inflexión en este caldero inmanejable. Tarde o temprano, Biden puede tener que renunciar a favor de la vicepresidenta Kamala Harris, quien, a su vez, puede ser obligada a elegir a alguien en el molde de Hillary Clinton como su número 2. La anarquía en rápido aumento puede, a su vez, forzar a un irresponsable Harris fuera de la oficina.

Mientras tanto, un politburó de facto que represente los intereses de Big Tech, Big Pharma y el Complejo Militar-Industrial gobernaría efectivamente la nación. Llamémoslo la “Comisión de la Libertad”. Su propósito real sería enriquecer a unos pocos elegidos a expensas de los ciudadanos sin poder. Las políticas estadounidenses también se alinearán con el Gran Reinicio del Foro Económico Mundial. Casualmente, la primera serie de promesas de Biden como “presidente electo” fueron dar prioridad a los inmigrantes y una variedad de agendas globalistas sobre las vidas de los estadounidenses empobrecidos.

Todas estas maquinaciones fallarán porque los problemas complejos no pueden ser resueltos por una horda de cretinos engañosos que ya no pueden distinguir sus propias mentiras de la cruda realidad. Espere una serie de políticas incoherentes que “elegirán la verdad sobre los hechos”, para usar las palabras de Biden una vez más.

Traduccido con Google Traductor articulo original Life Site/Dr. Mathew Maavak

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *

https://acnweb.com.mx/wp-content/uploads/2020/07/Logo-Footer.png
Una nueva forma de informar lo que
acontece en la Iglesia Católica
en México y el mundo.

Agencia Católica de Noticias, 2020 © Todos los derechos reservados.