CULTURA RELIGIOSAEL MUNDOFORMACIÓN RELIGIOSAIGLESIA EN MOVIMIENTO“Los armenios se sienten olvidados y traicionados por la comunidad internacional”.

El 9 de noviembre, Armenia, Azerbaiyán y Rusia firmaron un acuerdo de alto el fuego para poner fin a la guerra en la región de Nagorno-Karabaj. Muchos armenios están decepcionados y enojados por los términos del acuerdo, que prevé la cesión permanente de gran parte de la región a Azerbaiyán
ACNnoviembre 17, 2020

Según la emisora ​​alemana ARD, 145.000 armenios vivían en Nagorno-Karabaj antes de la guerra. Alrededor de 100.000 personas ya habían huido en las últimas semanas ante los bombardeos masivos. Maria Lozano, de Ayuda a la Iglesia Necesitada, habló con el sacerdote católico romano Bernardo di Nardo sobre la situación actual y los antecedentes del conflicto. Nacido en Argentina, no quiere dar la cara por motivos de seguridad, lleva tres años trabajando para la pequeña minoría católica en Armenia.

Padre Bernardo, los términos del acuerdo han sido recibidos críticamente en Armenia. ¿Qué consecuencias puede tener esto para el país?

La gente está muy descontenta con los términos del alto el fuego, los ven como una traición a los miles de muertos y como una rendición total de los armenios que viven en Nagorno-Karabaj. Las consecuencias para el país son en este momento una crisis política muy grave, ya que los partidos de oposición piden la dimisión del primer ministro. Puede haber más protestas y manifestaciones en las próximas semanas.

El acuerdo establece que Azerbaiyán puede mantener las áreas conquistadas en Nagorno-Karabaj. ¿Cuáles son las consecuencias para los armenios que viven allí?

Las consecuencias serán que ante la amenaza del genocidio, vivirán en un clima de miedo constante, por lo que la mayoría de los residentes dejarán sus casas y se irán a Armenia. El patrimonio cultural y religioso está en peligro.

¿Cuáles son las raíces de este conflicto de Nagorno-Karabaj?

El conflicto se remonta a la época de la Unión Soviética, cuando Stalin dividió los territorios después de la guerra a favor de lo que llamó «una mezcla de grupos étnicos». Al hacerlo, asignó la región armenia de Nagorno-Karabaj a Azerbaiyán como región autónoma. Con la caída del Telón de Acero y el desmembramiento de la Unión Soviética, se despertó el nacionalismo anti-armenio en Azerbaiyán. Hubo pogromos contra los armenios en varias ciudades, por ejemplo en la capital, Bakú. Ante esta situación tan delicada, Nagorno-Karabaj se declaró independiente. Estalló la guerra entre Azerbaiyán y Armenia. Armenia ganó, Nagorno-Karabaj permaneció independiente, lo que implícitamente significó la anexión de Armenia.

En Europa, Armenia siempre está asociada con el genocidio de 1915. ¿Qué huellas experimenta en su trabajo diario?

El genocidio dejó muchas huellas en la población. El mayor de ellos es el terrible sentimiento de injusticia al sufrir semejante atrocidad, que también es completamente negado por los perpetradores. Se nota en el constante llamado a la justicia, en las conversaciones diarias, en las conmemoraciones de cada año.

¿Cómo está afectando el conflicto actual a los armenios?

El primero es la destrucción de familias cuyos miembros murieron o fueron mutilados en la guerra de Nagorno-Karabaj. La pobreza aumenta debido a la prioridad que se da al gasto militar y al número de personas desplazadas que vienen de Nagorno-Karabaj, principalmente a las ciudades. Las familias acogen a tantos familiares, amigos o conocidos como pueden, y eso agrava la necesidad. Además, hay un alto desempleo como resultado de la crisis por la pandemia, especialmente por la falta de ingresos por turismo.

¿Cómo ayuda la Iglesia católica en Armenia, aunque muy pequeña, a aliviar las heridas de la guerra?

La relación de la Iglesia Apostólica Armenia (ndr: ortodoxa) con la Iglesia Católica es una relación de respeto mutuo y cooperación en asuntos de interés común. En primer lugar, ayudamos a las personas afectadas por la guerra visitando a las familias, orando con ellas, consolándolas y brindándoles apoyo material en la medida de lo posible. Hacemos esto a través de la «Legio Mariae» y las «Misioneras de la Caridad», las hermanas de la Madre Teresa de Calcuta.

¿Cuál es la dimensión geopolítica de esta guerra, el conflicto también tiene una dimensión religiosa?

Creo que esta guerra deja al descubierto la hipocresía de muchos gobiernos que, mientras promueven la paz en sus discursos, venden armas a los involucrados. Además, muestra que están mucho más interesados ​​en el petróleo y el gas de estos países que en la vida de la gente. Estamos viviendo una política de expansión nacionalista y el deseo de que desaparezcan pueblos cristianos muy antiguos como el armenio.

¿Los armenios se sienten olvidados por la comunidad internacional?

Los armenios se sienten olvidados y traicionados por la comunidad internacional, que está cada vez más interesada en los juegos geopolíticos. Pero quisiera cerrar con un mensaje de esperanza: el pueblo armenio se ha levantado una y otra vez en medio de catástrofes indescriptibles. Ahora volverá a hacerlo.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *

https://acnweb.com.mx/wp-content/uploads/2020/07/Logo-Footer.png
Una nueva forma de informar lo que
acontece en la Iglesia Católica
en México y el mundo.

Agencia Católica de Noticias, 2020 © Todos los derechos reservados.