CULTURA RELIGIOSAEL MUNDOFORMACIÓN RELIGIOSAInforme McCarrick, muchos detalles pero el misterio permanece

ACNnoviembre 10, 2020

El informe publicado ayer por la Secretaría de Estado vaticana reconstruye la extraordinaria carrera eclesiástica del excardenal McCarrick, reducido en 2019 al estado laico tras una vida como depredador sexual. El punto de inflexión en 2000 con el ascenso a arzobispo de Washington, decidido por Juan Pablo II a pesar de la opinión contraria de la nunciatura y la Congregación para los Obispos: el Papa quizás fue engañado pero el misterio de esa decisión permanece. Acusaciones al ex nuncio apostólico en Estados Unidos Monseñor Carlo Maria Viganò, de cuyo expediente de agosto de 2018 se originó el caso McCarrick, con las acusaciones de que el Papa Francisco lo había encubierto. Y Viganò responde indignado por “el intento de desacreditar mi persona”.

Un texto de 447 páginas que llega al lector católico como un puñetazo en el estómago. El informe McCarrick, inicialmente previsto para finales de 2019, fue publicado ayer por la Secretaría de Estado. En un comunicado de presentación, el cardenal Pietro Parolin explicó que “la investigación (…) requirió dos años de trabajo y ahora que se hace público el texto, se entenderá por qué este tiempo no es corto”, invitando “cualquiera que busque respuestas” a “leer todo el documento y no engañarse a sí mismo al encontrar la verdad en una parte en lugar de en otra”.

El dossier, que recoge documentos y testimonios, perfila una historia equivocada que ha durado demasiados años, sembrada de subestimaciones, silencios y complicidades que han contribuido a desacreditar a la Iglesia. La investigación narra el ascenso y caída del expoderoso cardenal estadounidense que acabó derrotado en febrero de 2019 con la acusación más infame, la de pedofilia, aunque -como confirma el informe- esta no fue la única mancha en su persona. .

Los primeros informes preocupantes sobre el relato de McCarrick encontrados en la documentación conservada en los archivos se remontan a los años 1992 y 1993. Una serie de cartas sin firmar enviadas a la Conferencia Nacional de Obispos Católicos y al Arzobispo de Nueva York O’Connor acusaron al entonces arzobispo de Newark de conducta inapropiada con lo que llamó “nietos”, en realidad seminaristas o jóvenes conocidos invitados a compartir “la cama en rectoría y motel”. El remitente anónimo, casi proféticamente a la luz de los acontecimientos posteriores, dio la alarma sobre el riesgo de que “la divulgación pública de esta abominación, así como la continua inactividad y apatía de la Iglesia en el trato con el sacerdote pedófilo enfurecerá a un laico ya enojado y destruirá completamente la moral de nuestros sacerdotes ya sitiados “.

A principios de los noventa, por tanto, las autoridades eclesiásticas del país se dieron cuenta por primera vez de los “rumores” sobre la conducta de McCarrick y que desde entonces nunca dejarían de circular las invitaciones en la casa de playa Sea Girt propiedad de la diócesis. Aquí, como se informa ampliamente en los documentos y testimonios terminados en el informe, McCarrick habría estado acostumbrado a invitar a grupos de cinco seminaristas a la vez a pesar de que solo tenía cinco camas; se instó al huésped sin cama a dormir con el entonces obispo. Un comportamiento admitido y justificado por el autor como simplemente “imprudente” pero que posteriormente se enriquecería con nuevas acusaciones, incluidas las de abuso sexual, hasta que en junio de 2017 surgió la de acoso a un menor del Programa Independiente de Reconciliación e Indemnización identificado.

La conducta inapropiada de McCarrick pasó por primera vez bajo el lente de una alta autoridad eclesiástica entre finales de 1993 y principios de 1994, con motivo de la planificación de una visita apostólica de Juan Pablo II a los Estados Unidos. McCarrick, formidable en ese momento en la construcción de una red de relaciones políticas, militares y eclesiales, preparó el escenario para que el pontífice hiciera una parada en ‘su’ Newark. Para evaluar la oportunidad, el cardenal O’Connor inició una revisión del entonces arzobispo de Newark. Pese a la luz verde para la pausa papal que se produciría posteriormente al año siguiente, la del entonces arzobispo de Nueva York es una de las figuras que mejor se desprende del informe de la Secretaría de Estado.

A pesar de haber dado el consentimiento para su nombramiento en Newark en la década de 1980 como miembro de la Congregación para los Obispos, después de las cartas anónimas y la confesión que hizo a dos psicólogos un sacerdote – él mismo culpable de un abuso de dos adolescentes – quien acusó a McCarrick de agredirlo sexualmente en la ciudad de Nueva York, O’Connor comenzó a desarrollar más de una perplejidad y rechazó a un candidato al episcopado por ser demasiado cercano al entonces arzobispo de Newark.

También a O’Connor le debemos uno de los documentos más importantes del informe publicado ayer y que contribuyen a hacer más inquietante la carrera eclesiástica del ex cardenal. En 1999, de hecho, el nuevo nuncio apostólico en Estados Unidos, monseñor Montalvo, pidió al entonces arzobispo de Nueva York, ahora muy enfermo, una opinión sobre la posibilidad de una sucesión de McCarrick, patrocinada por otros obispos. O’Connor, recién salido de una operación quirúrgica, no dio marcha atrás y anotó, en una extensa carta, seis hechos que le informaron “autoridades absolutamente impecables” que señalaron la conducta inapropiada del candidato y que lo convirtieron en un ” una seria obligación de recomendar a las autoridades superiores, incluido nuestro Santo Padre personalmente, que no procedan con tal nombramiento ”.

Dos años antes, la opinión negativa de O’Connor había sido decisiva para bloquear el camino de McCarrick a Chicago con la Congregación para los Obispos, consciente ya en 1997 de que “ha surgido una voz menos tranquilizadora en su opinión”. La carta de O’Connor, así detallada y con las referencias de algunas fuentes disponibles para hablar como los dos psicólogos consultados por el sacerdote acusador, fue tomada en serio por el nuncio apostólico que habló de ella a la Congregación para los Obispos, compartiendo el juicio final. Sin embargo, del informe nos enteramos de que el entonces sustituto “siguiendo instrucciones del Papa Juan Pablo II, solicitó al arzobispo Cacciavillan que diera su opinión”. Cacciavillan, que hasta hace poco había sido nuncio apostólico en Estados Unidos y estimaba a McCarrick, “desmentía” los argumentos de la carta del entonces arzobispo de Nueva York, contradiciendo la opinión de su sucesor.

Montalvo, una vez que se nombró al sucesor de O’Connor y ‘escapó del peligro’, continuó su investigación que concluyó afirmando que habría sido “imprudente considerar a McCarrick para responsabilidades más importantes en la Iglesia”. De hecho, con Nueva York perdida, su nombre volvió a entrar en juego para Washington, pese a la oposición del nuncio apostólico y el prefecto de la Congregación para los Obispos, el entonces monseñor Re convenció de que esta promoción podía levantar acusaciones que en su momento consideró “olvidadas”. y ahora perteneciente al pasado “.

El nombramiento como arzobispo de Washington es uno de los aspectos más misteriosos de la historia reconstruida por el informe porque a pesar de la hostilidad de la nunciatura y el dicasterio, McCarrick logró ganarlo, evitando incluso la carga de solicitar la autorización a la Congregación para la Doctrina de la Fe. dirigido por el cardenal Ratzinger y que tal vez no habría querido concederlo si se hubiera enterado de los “rumores” sobre él. Según un funcionario consultado en el informe, “era la primera vez” que se producía una excepción de este tipo.
La clave del misterio, según parece entenderse por el informe, reside en la carta personal que el entonces arzobispo de Newark escribió a monseñor Stanisław Dziwisz, secretario privado del Papa Juan Pablo II. Una carta en la que McCarrick admitía que había “cometido errores” pero se defendía, afirmando que en “setenta años de mi vida” nunca había tenido “relaciones sexuales, con ninguna persona, hombre o mujer, joven o viejo, clérigo o laico”.

En la carta, McCarrick también insinuó la opinión negativa expresada sobre su eventual nombramiento en Nueva York por el cardenal O’Connor antes de su muerte. Otro misterio: dado que se trataba de una carta confidencial enviada al nuncio Montalvo y que este último envió luego solo a la Congregación para los Obispos, ¿cómo la supo el arzobispo de Newark, que estaba directamente interesado en la investigación? Tras la carta a Dziwisz, aunque McCarrick no entra en el fondo de las acusaciones y se limita a dar su palabra sobre la conducta, parece que las dudas cayeron en la Curia, tanto es así que el entonces monseñor Re, aunque anteriormente opuesto, escribió – por cierto de la inserción del nombre del estadounidense en la tríada de candidatos que se presentarán al Papa – para tener “ahora la certeza de que las acusaciones son falsas”.

En 2008 el mismo Rey envió la carta de McCarrick a Dziwisz al nuncio apostólico en Estados Unidos, Monseñor Sambi, para “esclarecer” lo que el diplomático – inconsciente de lo que había sucedido ocho años antes y perplejo por el nombramiento – había definido con precisión el “misterio”. en una carta anterior. El pontificado de Benedicto XVI marcó un retroceso en la carrera de McCarrick, obligado a dimitir en 2006 después de que la Congregación para la Doctrina de la Fe recibiera los testimonios e informes psicológicos de su sacerdote acusador como parte de un llamamiento.

Del informe se desprende que la jubilación del excardenal no fue nada fácil al grano, entonces, llevar – mientras afloran nuevos detalles sobre las acusaciones – a lo que en el documento se define como “indicaciones verbales” y que en un agotador intercambio de cartas con el prefecto Re y con el nuncio Sambi intentaron por todos los medios el sabotaje, negándose a llevar “una vida privada de oración” -según la línea aprobada por Benedicto XVI- y retrasando el traslado del seminario neocatecumenal donde se había instalado y donde el responsable describió su comportamiento hacia los seminaristas como “pegajoso”.

Sobre la fuerza de su red de relaciones internacionales creada en años anteriores y el crédito ganado en ciertos círculos políticos (sobre una invitación que le dirigió en 2008 el entonces equipo de transición del presidente electo Obama, el excardenal revela que habló por teléfono con Joe Biden, a quien define como “amigo”), McCarrick, aunque prometió obediencia, continuó viajando al extranjero a pesar de la oposición expresada en varias cartas e incluso reuniones privadas del prefecto de la Congregación de Obispos, el cardenal Re. En 2008, el propio Benedicto XVI supo quejarse de esta actitud – en las formas cordiales que le convienen – dirigiéndose a él al final de una audiencia general con un inequívoco: “¡Todavía viajas mucho!”

En la parte final, la relativa a los últimos años del pontificado de Benedicto XVI y a los iniciales de Francisco, el informe parece centrarse mucho en negar la reconstrucción realizada en su memoria por monseñor Carlo Maria Viganò, nuncio apostólico en Estados Unidos de 2011 a 2016. período anterior a su nombramiento como nuncio, los autores subrayan en el informe que “el arzobispo Viganò no parece haber recibido correspondencia ni haber participado en el proceso de toma de decisiones relativas a McCarrick”.

El 13 de agosto de 2012, Viganò escribió al cardenal Ouellet, nuevo prefecto de la Congregación para los Obispos, adjuntando una carta de otro sacerdote que denunciaba haber sido agredido sexualmente por McCarrick y pidiendo instrucciones sobre qué hacer desde la advertencia que le infligieron en anteriormente y repetidamente por King en apariciones públicas había permanecido “letra muerta”. El cardenal canadiense respondió exhortándole a organizar una entrevista con el arzobispo emérito de Washington “presentándole esta nueva acusación en su contra, reiterando al cardenal McCarrick, por su propio bien y por el bien de la Iglesia, las indicaciones previas de este Dicasterio: realizar un una vida de oración más reservada y no aceptar compromisos públicos, ni en Estados Unidos ni en el extranjero, sin el permiso previo y explícito de la Santa Sede ”.

El informe afirma que “a pesar de las instrucciones”, Viganò nunca contactó al sacerdote acusador ni reiteró las “instrucciones” a McCarrick. Ante estos hallazgos, la respuesta del ex nuncio apostólico en Estados Unidos no se hizo esperar. En un comunicado difundido anoche expresó su “indignación al ver las mismas acusaciones de encubrimiento dirigidas contra mí, cuando una y otra vez he denunció la inacción de la Santa Sede “, argumentando que” un comentarista libre de prejuicios pudo constatar el momento más que sospechoso de la publicación, así como el intento de desacreditar a mi persona, acusada de desobediencia y negligencia por parte de quienes tienen todas las ‘interés en deslegitimar a quienes han sacado a la luz una trama incomparable de corrupción e inmoralidad ”.

Traducido con Google Traductor articulo original La Bussola Quotidiana/Riccardo Cascioli

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *

https://acnweb.com.mx/wp-content/uploads/2020/07/Logo-Footer.png
Una nueva forma de informar lo que
acontece en la Iglesia Católica
en México y el mundo.

Agencia Católica de Noticias, 2020 © Todos los derechos reservados.