VISIÓN CONTINENTALYoutube [google] censura a quien habla en contra del negocio mundial del virus

Quienes frecuentamos las redes sociales para transmitir y recibir mensajes, informaciones, estudios y artículos nos hemos encontrado en los últimos meses con que los “supuestos líderes de la información y de la comunicación” -presuntamente dueños de Facebook, Youtube, Twitter, etc.- se han convertido en Kapos vigilantes y censores de las noticias que hacen referencia crítica a las medidas que se han tomado a nivel global para combatir la pandemia de un virus que todavía no se conoce científicamente, pero al que ya le están inventando vacunas ¿para combatirlo?. Vigilancia y censura ejercida en nombre de la “seguridad sanitaria”, y proteger así las órdenes emanadas de un organismo internacional manejado a gusto y piacere por la Fundación Bill&Melinda Gates, por ser el principal aportante privado de la institución, por encima de los gobiernos desarrollados del planeta.
En realidad, la censura aplicada les es necesaria al director de la OMS y a sus secuaces, porque NO PUEDEN CONTESTAR NI REFUTAR NINGUNA CRÍTICA, porque no ofrecen oficialmente ningún informe ni estudio, aunque fuera chapucero. Basta ingresare al sitio web de la Organización Mundial de la Salud, para encontrar NADA CIENTÍFICO sobre el Covid-19, sólo declaraciones e informaciones sin ninguna base documental ni estudio.

La censura sólo funciona contra los críticos de las políticas que se aplican por la “pandemia” o por la denuncia fundamentada que hacen científicos y especialistas de reconocida capacidad profesional, tanto en Italia, Francia, Alemania, Rusia, Argentina, Perú o Estados Unidos.  Si se habla a favor del confinamiento domiciliario, del aprovechamiento para imponer dictaduras de hecho, hay libertad de expresión. Pero si habla críticamente del Covid-19 o simplemente se lo menciona en un título, censura automática e inapelable.

Los supuestos paladines de la libertad de expresión -los Zuckerberg, los Soros, los Gates, etc.- en realidad son policías dictatoriales del pensamiento, represores del conocimiento científico y, en última instancia, empresarios serviles y lacayos del poder financiero especulador y depredador que saquea el mundo a su antojo.

El 26 de octubre la página web Stilum Curiae, editada por el periodista italiano Marco Eugenio Tosatti -marcotosatti.com- publicó un caso paradigmático de esta censura, acontecido en Italia en perjuicio de la periodista Beatrice Silenzi, llevada a cabo por Youtube.com, para acallar un informe presentado por un prestigioso médico italiano, el doctor Stefano Scoglio, candidato a Premio Nobel de Medicina en el 2018.

Pero para los “dueños” de Google LLC, propietarios de Youtube.com, el señor Bill Gates -que no es ni médico ni ingeniero, sólo un exitosísimo empresario- “sabe más” que un científico reconocido. Así anda el mundo

Aquí está el informe de Marco E. Tosatti:

Publicado acá

José Arturo Quarracino

Es Licenciado en Filosofía y Letras por la Universidad Nacional de Buenos Aires y ha sido catedrático de Teología, Seminario de Antropología Cristiana, Ética Profesional, Filosofía y Lógica, y Filosofía de la Educación en la Facultad de Ciencias de la Educación y de la Comunicación Social de la Universidad del Salvador. También catedrático en Maestría de Ciencias de la Legislación, en la Legislatura de la Provincia de Entre Ríos; y en el Instituto Superior de Comunicación Social Don Bosco, entre otros. Ha destacado como traductor de obras en alemán, español, inglés, italiano, francés y portugués y es conferencista en temas de Vida, sexualidad, nuevo orden mundial y geopolítica. Es autor de la obra Geopolítica y Aborto. Y en coautoría con Juan Carlos Vacarezza ha publicado “Argentina: La visión de Juan Domingo Perón”, “La Comunidad Organizada”, y otras. Es también corresponsal en Argentina de “Imperium News”.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *

https://acnweb.com.mx/wp-content/uploads/2020/07/Logo-Footer.png
Una nueva forma de informar lo que
acontece en la Iglesia Católica
en México y el mundo.

Agencia Católica de Noticias, 2020 © Todos los derechos reservados.