EL MUNDOLos libros de texto estadounidenses hacen que los niños odien a Estados Unidos

El día de las elecciones, los padres tendrán una rara oportunidad de recuperar el control de la educación de sus hijos.
ACNnoviembre 3, 2020

Los padres estadounidenses han confiado ciegamente al gobierno en la educación de sus hijos durante demasiado tiempo. Eso fue hasta que el bloqueo de la pandemia nos convirtió en una nación de educadores en el hogar. Los padres comenzaron a abrir libros de texto para encontrarlos plagados de contenido subversivo y, a menudo, antinorteamericano. Rápidamente descubrieron que muchas juntas escolares restringen activamente los materiales didácticos.

Una junta escolar de Tennessee incluso obligó a los padres a firmar una exención declarando que no escucharían a escondidas las clases en línea de sus hijos. Ahora un ejército de madres exige un cambio. El día de las elecciones, se les dará una oportunidad única de recuperar el control local de la educación de sus hijos.

Con el anuncio de la nueva iniciativa educativa de la Casa Blanca, “La Comisión 1776”, el presidente Trump llamó la atención sobre el tema de los materiales subversivos como el Proyecto 1619 y los planes de estudio Black Lives Matter que se están afianzando en el plan de estudios K-12. Sin embargo, esta crisis en la educación comenzó hace décadas y puede estar directamente relacionada con el caos, la anarquía y la tensión racial que hemos visto en todo el país. Los jóvenes estadounidenses están quemando nuestra bandera, derribando nuestras estatuas, destruyendo propiedades y atacando físicamente a las personas porque se les enseñó a odiar todo lo que apreciamos.

A pesar del entorno político polarizado en el que nos encontramos, la mayoría de los estadounidenses pueden estar de acuerdo en que educar a la próxima generación siempre ha sido la clave de la grandeza de Estados Unidos. Por una buena razón, los estadounidenses tradicionalmente se han enorgullecido de sus escuelas públicas. Pero ha pasado un tiempo desde que los estudiantes estadounidenses se han desempeñado al nivel al que nos habíamos acostumbrado en generaciones anteriores. Si bien hay muchas razones para este declive, está claro que el contenido de lo que se enseña en nuestras escuelas públicas debe al menos ser examinado a fondo.

Un movimiento nacional para estandarizar el plan de estudios básico obtuvo apoyo en la década de 1990 y, para 2010, 47 estados adoptaron un conjunto de estándares educativos conocidos como “Common Core”. Common Core es una iniciativa educativa que establece un conjunto de estándares que todos los estudiantes K-12 en los Estados Unidos deben aprender en inglés, artes del lenguaje y matemáticas. Si bien eso puede no parecer tan amenazante, con el establecimiento de Common Core, el control local sobre el contenido de la instrucción educativa se eliminó y se entregó a los burócratas de Washington, D.C.

Si bien los estándares generales incluidos en Common Core están disponibles para el público, el plan de estudios y los libros de texto reales que se utilizan en las escuelas no lo están. Los libros de texto que se utilizan en las escuelas públicas financiadas por los contribuyentes se ocultan en la inmensa mayoría de los distritos escolares de los mismos contribuyentes que pagan por ellos.

La administración Trump ha exigido que los destinatarios de ayuda extranjera para proyectos educativos en todo el mundo pongan su material educativo a disposición del público. Esto se materializó después de que se encontró contenido antinorteamericano en los libros de texto palestinos. Sin duda, lo que ahora exige el Departamento de Estado en el extranjero debería ser lo que nosotros exigimos en casa.

Es por eso que Proclaiming Justice to the Nations, una organización educativa cristiana sin fines de lucro lanzó una campaña nacional dirigida a funcionarios electos, padres preocupados y especialmente miembros de juntas escolares para exigir lo más elemental: transparencia en los libros de texto. Con la mayoría de los miembros de la junta escolar listos para la reelección este año, los padres tendrán una oportunidad única de que sus voces se escuchen en la boleta electoral. Nosotros, el pueblo, exigimos mayor transparencia para ver lo que trafican los burócratas en las escuelas de nuestros hijos.

• Laurie Cardoza-Moore es fundadora de Proclaiming Justice to the Nations. Ha encabezado una campaña nacional para investigar e informar sobre contenido subversivo en libros de texto estadounidenses durante más de una década.

Traducido con Google Traductor articulo Original The Washington Times

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *

https://acnweb.com.mx/wp-content/uploads/2020/07/Logo-Footer.png
Una nueva forma de informar lo que
acontece en la Iglesia Católica
en México y el mundo.

Agencia Católica de Noticias, 2020 © Todos los derechos reservados.