CULTURA RELIGIOSAEL MUNDOFORMACIÓN RELIGIOSAVIDA Y FAMILIALos obispos que apoyan las uniones civiles homosexuales no están ayudando a las personas con tendencias homosexuales

El arzobispo Bernard A. Hebda de Saint Paul y Minneapolis señaló en una declaración reciente que el Papa cree que las uniones civiles son «una especie de vía intermedia que permitiría a las personas del mismo sexo en relaciones a largo plazo tener beneficios legales sin una redefinición civil de matrimonio en sí».
José Eduardo Domíngueznoviembre 1, 2020

Tras el pronunciamiento del Papa Francisco en un documental recién estrenado que aparentemente apoya la legalización de las uniones civiles entre personas del mismo sexo, un arzobispo de EE. UU. ha agregado su apoyo para «reverenciar la dignidad de quienes están en relaciones entre personas del mismo sexo».

El arzobispo Bernard A. Hebda de Saint Paul y Minneapolis señaló en una declaración reciente que el Papa cree que las uniones civiles son «una especie de vía intermedia que permitiría a las personas del mismo sexo en relaciones a largo plazo tener beneficios legales sin una redefinición civil de matrimonio en sí».

Si bien esas personas ciertamente merecen ser tratadas con la dignidad otorgada a todos los seres humanos, las relaciones entre personas del mismo sexo, a largo plazo o de otro tipo, no merecen ser reverenciadas o reconocidas por la Iglesia.

Quizás lo más preocupante es la afirmación del arzobispo Hebda de que «estamos llamados a encontrar formas de extender un verdadero sentido de familia a aquellos que se encuentran en los márgenes».

Un verdadero sentido de familia siempre será difícil de alcanzar para las parejas homosexuales porque sus relaciones románticas y sexuales no complementarias son, en el mejor de los casos, un vago reflejo del amor entre el hombre y la mujer, y requieren intervenciones médicas extraordinarias para intentar imitar la amplia disposición de la naturaleza para crear niños.

Los niños creados mediante subrogación u obtenidos mediante adopción para esas relaciones nunca experimentarán un verdadero sentido de familia porque se les niega su derecho de tener un padre o su madre.

Las consecuencias para estos niños son a menudo devastadoras, como lo demuestra la organización de derechos del niño, Them Before Us, que ofrece innumerables historias del dolor silencioso que padecen los niños de estas relaciones.

Al apoyar directa o indirectamente las uniones civiles entre personas del mismo sexo, el Papa Francisco, el Arzobispo Hebda y otros exponen a estos niños a una vida infeliz de privaciones.

Sugerir que las relaciones homosexuales pueden alcanzar un verdadero sentido de familia es ofrecer una falsa esperanza a los homosexuales que buscan encontrar gozo y paz en este mundo, negándoles la experiencia de la plenitud de todo lo que promete el Evangelio.

Se unen al mundo para cambiar la comprensión universal del matrimonio conyugal por una comprensión basada únicamente en intereses románticos. Como Esaú en el libro del Génesis, están intercambiando irreflexivamente una rica herencia por nada más que un plato de sopa, sin reconocer las asombrosas consecuencias de su empatía impulsiva y mal dirigida.

Los principales prelados de nuestra generación están intercambiando la herencia de complementariedad de la Iglesia por un futuro de falta de género impuesta por el estado, al tiempo que socavan la comprensión legítima de los niños de su propia personalidad.

Se alinean con la cultura popular y defienden la noción de que la heteronormatividad es perjudicial para quienes se sienten atraídos por personas del mismo sexo.

Muchos de los que experimentan atracción por personas del mismo sexo no están de acuerdo con ellos. Yo soy uno de ellos.

Al buscar el matrimonio conyugal y complementario en lugar de las relaciones anti-conyugales y anti-complementarias como muchos de nosotros, no hemos buscado nada más que encajar con todo el universo, ser parte del maravilloso ecosistema de la humanidad y de toda la naturaleza.

Las relaciones sexuales no conyugales y no complementarias son un estilo de vida sintético, en desacuerdo con la naturaleza y el cosmos entero. No solo buscamos el matrimonio en el único sentido verdadero de la palabra, estamos dedicados a su solemnidad y la santidad de nuestros votos matrimoniales.

Alejar corazones y mentes del poder y la belleza del matrimonio: lo real.

Al apoyar públicamente las uniones civiles entre personas del mismo sexo, el Papa Francisco y otros clérigos envían un mensaje peligroso a los homosexuales de que solo tienen una opción, que el matrimonio hombre-mujer es inalcanzable, que están actuando en contra de su naturaleza por desearlo y que perseguirlo será peligroso para ellos, sus cónyuges y sus hijos.

El opuesto es la verdad. La definición de matrimonio entre hombre y mujer no es un insulto; es una insignia que hace señas a cualquiera, independientemente de su orientación sexual, de que la unión de un hombre y una mujer tiene un significado único a la luz de su poder procreador y su capacidad complementaria.

La definición de matrimonio entre hombre y mujer – matrimonio conyugal, complementario – es una insignia no porque sea solo una buena idea, o la mejor entre muchas. Es una insignia brillante porque es la verdad, indudablemente mostrada en la naturaleza y en cada uno de nuestros seres físicos.

Estamos hechos hombre y mujer, como complementos entre nosotros. Y cuando el macho y la hembra se juntan, se unen como una sola carne. Cuando dos machos o dos hembras intentan unirse sexualmente, siguen siendo dos machos o dos hembras. Basar el matrimonio únicamente en intereses románticos o sexuales requiere apartar nuestra mente de la verdad fácilmente discernible.

Con información de InfoCatólica

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *

https://acnweb.com.mx/wp-content/uploads/2020/07/Logo-Footer.png
Una nueva forma de informar lo que
acontece en la Iglesia Católica
en México y el mundo.

Agencia Católica de Noticias, 2020 © Todos los derechos reservados.