CULTURA RELIGIOSAEN MÉXICOFORMACIÓN RELIGIOSACienfuegos y el coletazo del dinosaurio

ACNoctubre 25, 2020

Dos sucesos marcaron la última semana en México, la detención del general Salvador Cienfuegos en los Estados Unidos por parte de la DEA, y la derrota sufrida por MORENA, el partido en el poder, en las elecciones locales de Coahuila e Hidalgo.

En el caso del ex secretario de la Defensa Nacional en el sexenio de Enrique Peña Nieto (2012-2018), se le acusa de nexos con el narcotráfico; así de simple, sin que se conozcan hasta el momento las pruebas que avalen tal participación.

Lo que queda muy claro es el agravio por parte de un organismo estadounidense, violatorio de la soberanía nacional, pues sus agentes se infiltraron en México, hicieron sus investigaciones, recabaron supuestas pruebas, todo ello en el anonimato, sin respeto a los acuerdos internacionales en este sentido, burlándose impunemente del gobierno federal que se enteró de todo esto hasta la detención del general Cienfuegos.

Un agravio de la DEA, organismo norteamericano acostumbrado a ese tipo de actuaciones, en contra de la institución más seria y respetada de México, el Ejército. Han exhibido a nivel mundial al Ejército mexicano sin que nadie les ponga un alto en serio hasta el momento.

De entrada, los acuerdos firmados por México y Estados Unidos -el vecino “amigo”- se los pasaron por el arco del triunfo, pues hasta ahora se sabe que desde agosto del 2019 salió la orden de aprehensión en contra del general Cienfuegos, lo que ignoraba totalmente el gobierno mexicano, al que nunca se le informó ni se solicitó permiso alguno para dicha investigación en suelo nacional.

El presidente Andrés Manuel López Obrador se dijo sorprendido por el hecho. Fue hasta dos días después que soltó de su ronco pecho que un elemento no es el Ejército Mexicano, institución para la que pidió respeto -después del niño ahogado-, aunque en los hechos, analistas y especialistas en el tema consideran que AMLO nunca fue informado por la desconfianza que le inspira al gobierno norteamericano, ante la liberación del hijo de El Chapo que ya había sido detenido para su extradición, en el tristemente célebre “culiacanazo”. Otra causa de sospecha ha sido el encuentro y saludo que AMLO sostuvo con la madre del capo preso en Estados Unidos. Ante tales sospechas, desconfianza total. Esperemos a ver el transcurrir de este caso, no sin antes ofrecer una disculpa por el hecho de llamarle Chapo al señor Guzmán Loera (dixitAMLO).

EL COLETAZO DEL JURÁSICO.- Ahora bien, el triunfo arrollador del PRI en Coahuila e Hidalgo no es más que resultado de la pérdida de popularidad del presidente por los nulos resultados de su administración y la guerra intestina que se traen en MORENA, en la ambición desenfrenada por quedarse con la tajada grande del pastel, representada por su presidencia. Como era de esperarse, el presidente interino, el señor Ramírez Cuéllar lo primero que hizo fue acusar fraude, en tanto que el jefe López Obrador acató los resultados en aras del “respeto a la democracia”. Otro punto a favor del dinosáurico ex partido hegemónico fue la selección de sus mejores candidatos.

Ante la pérdida de los 16 distritos en juego en Coahuila, todos ellos en manos del PRI, y el triunfo tricolor arrollador en 32 alcaldías en Hidalgo, a los morenistas no les queda más que trabajar en serio y dejar de defender lo indefendible, que se comporten como el partido en el poder que son, pero sin entreguismos a su jefe máximo, porque así se ve casi imposible que se salven de la aplanadora que representa el despertar del dinosaurio al que creían muerto. Cosas veredes, Mío Cid.

Con información de Nuestra Voz/Editorial

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *