EL MUNDOLIBERTAD CATÓLICAVIDA Y FAMILIA‘No existe ningún derecho internacional al aborto’, declaran 32 países, incluido E.U.

ACNoctubre 23, 2020

Estados Unidos, en una coalición de 32 países que representan a más de 1.600 millones de personas, emitió hoy una declaración en las Naciones Unidas de que “no existe el derecho internacional al aborto”.

“El jueves 22 de octubre, el secretario de Estado Michael R. Pompeo y el secretario del HHS, Alex Azar, participaron en la firma virtual de la Declaración de Consenso de Ginebra, un documento histórico que fortalece aún más una coalición en curso para lograr una mejor salud para las mujeres, la preservación de los la vida, el apoyo a la familia como fundamento de una sociedad sana y la protección de la soberanía nacional en la política global ”, se lee en un comunicado de prensa del Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS) de EE. UU.

Junto con los Estados Unidos, el documento fue copatrocinado y firmado por 32 países, incluidos Brasil, Egipto, Hungría, Indonesia y Uganda.

Las palabras iniciales de la declaración explican que su propósito incluye expresar “la prioridad esencial de proteger el derecho a la vida” y promover “la fortaleza de la familia y de una sociedad próspera y próspera”.

El punto 3 de la declaración establece que los ministros y altos representantes de los gobiernos “[reafirman la ‘dignidad y el valor inherentes de la persona humana’, que ‘todo ser humano tiene el derecho inherente a la vida’ y el compromiso ‘de permitir que las mujeres atraviesen el embarazo y el parto de manera segura y brinden a las parejas la mejor oportunidad de tener un bebé sano ‘”.

El punto 4 de la declaración establece que los signatarios “[e] mphasize que ‘en ningún caso se debe promover el aborto como método de planificación familiar’ y que ‘cualquier medida o cambio relacionado con el aborto dentro del sistema de salud solo se puede determinar en nivel nacional o local de acuerdo con el proceso legislativo nacional ‘”.

La declaración reafirma además que “’el niño … necesita salvaguardias y cuidados especiales … antes y después del nacimiento’ y ‘se deben tomar medidas especiales de protección y asistencia en nombre de todos los niños’, basándose en el principio del interés superior de el niño.”

“Bajo el liderazgo del presidente Trump, Estados Unidos ha defendido la dignidad de la vida humana en todas partes y siempre. Lo ha hecho como ningún otro presidente en la historia ”,

dijo el secretario Pompeo.

“También hemos montado una defensa sin precedentes de los no nacidos en el extranjero… Hoy damos el siguiente paso, al firmar la Declaración de Consenso de Ginebra. En su esencia, la Declaración protege la salud de la mujer, defiende a los no nacidos y reitera la importancia vital de la familia como base de la sociedad ”.

Austin Ruse, presidente de la organización de vigilancia de los derechos humanos de la ONU C-Fam, elogió mucho a la administración Trump y a los co-firmantes de Estados Unidos:

C-Fam ha trabajado durante 24 años para lograr la declaración hecha hoy por la administración Trump junto con una coalición de 32 Estados miembros de la ONU. No existe un derecho internacional al aborto. No existe una obligación internacional de financiar el aborto. Las Naciones Unidas no tienen por qué interferir en las decisiones soberanas cuando se trata de proteger la vida en el útero.

C-Fam felicita cordialmente a la administración Trump y a los 32 estados soberanos de todo el mundo que firmaron la Declaración de Consenso de Ginebra para defender la vida, la familia y la soberanía. Saludamos al presidente Trump, al secretario Mike Pompeo y al secretario Alex Azar. Agradecemos a Garrett Grigsby y Valerie Huber de HHS por su arduo trabajo para lograr este resultado.

La administración Trump ha trabajado constantemente para defender la vida y oponerse al aborto en las Naciones Unidas, desde oponerse a los  puntos de la agenda a favor del aborto  y al  lenguaje de resolución  hasta afirmar que el  aborto no es un derecho humano  y  promover la educación sobre la abstinencia . A principios de este año, Trump anunció que EE. UU.  Cortaría los lazos  con la Organización Mundial de la Salud (OMS) a favor del aborto debido a su manejo de la crisis del coronavirus.

El secretario Azar dijo que la declaración es la administración poniendo “un marcador claro” en oposición a “una agenda radical” a menudo perseguida por las agencias de la ONU.

“La Declaración es mucho más que una declaración de creencias: es una herramienta fundamental y útil para defender estos principios en todos los organismos de las Naciones Unidas y en todos los entornos multilaterales, utilizando un lenguaje previamente acordado por los estados miembros de esos organismos”,

dijo el Secretario del HHS. dijo.

“Sin disculpas, afirmamos que los gobiernos tienen el derecho soberano de hacer sus propias leyes para proteger la vida de inocentes y redactar sus regulaciones sobre el aborto”,

continuó Azar.

“Hay mucho en juego para permitir que agendas radicales y divisivas obstaculicen la capacidad de las mujeres en países en todas las etapas de desarrollo para lograr una mejor salud”.

Azar dijo que la coalición de signatarios de la declaración denunciará “a las organizaciones cuando se sobrepasen en sus mandatos al promover posiciones que nunca podrán llegar a un consenso” y que “declararán inequívocamente que no existe el derecho internacional al aborto”.

DECLARACIÓN COMPLETA

Sobre la promoción de la salud de la mujer y el fortalecimiento de la familia:

Nosotros, ministros y altos representantes de gobiernos, Habiendo tenido la intención de reunirse al margen de la Asamblea Mundial de la Salud de 2020 en Ginebra, Suiza, para revisar los avances realizados y los desafíos para defender el derecho a los más altos estándares de salud alcanzables para las mujeres; promover la contribución esencial de la mujer a la salud y la fortaleza de la familia y de una sociedad próspera y floreciente; y expresar la prioridad fundamental de proteger el derecho a la vida, comprometiéndose con esfuerzos coordinados en foros multilaterales; a pesar de nuestra incapacidad para reunirnos en Ginebra debido a la pandemia mundial de COVID-19, en solidaridad,

1. Reafirmamos que “todos somos iguales ante la ley” y que “los derechos humanos de la mujer son parte inalienable, integral e indivisible de todos los derechos humanos y libertades fundamentales”;
2. Enfatizar “el derecho igualitario de hombres y mujeres al disfrute de todos los derechos civiles y políticos”, así como los derechos económicos, sociales y culturales; y “la igualdad de derechos, oportunidades y acceso a los recursos y la distribución equitativa de las responsabilidades familiares entre hombres y mujeres y una asociación armoniosa entre ellos son fundamentales para su bienestar y el de sus familias”; y que “las mujeres y las niñas deben gozar de igualdad de acceso a una educación de calidad, recursos económicos y participación política, así como igualdad de oportunidades con los hombres y los niños de empleo, liderazgo y toma de decisiones en todos los niveles”;
3. Reafirmar la inherente “dignidad y valor de la persona humana”, que “todo ser humano tiene el derecho inherente a la vida” y el compromiso de “permitir que las mujeres atraviesen el embarazo y el parto de manera segura y brindar a las parejas las mejores oportunidades de tener un bebé sano ”;
4. Enfatizar que “en ningún caso se debe promover el aborto como método de planificación familiar” y que “cualquier medida o cambio relacionado con el aborto dentro del sistema de salud solo se puede determinar a nivel nacional o local de acuerdo con el proceso legislativo nacional”. ; Reafirmamos que “el niño … necesita cuidados y salvaguardias especiales … antes y después del nacimiento” y que “se deben tomar medidas especiales de protección y asistencia en nombre de todos los niños”, sobre la base del principio del interés superior del niño;
5. Reafirmar que “la familia es la unidad grupal natural y fundamental de la sociedad y tiene derecho a la protección de la sociedad y del Estado”; que “la maternidad y la infancia tienen derecho a cuidados y asistencia especiales”, que “las mujeres desempeñan un papel fundamental en la familia” y “la contribución de las mujeres al bienestar de la familia y al desarrollo de la sociedad”;
6. Reconocer que “la cobertura universal de salud es fundamental para lograr los Objetivos de Desarrollo Sostenible relacionados no solo con la salud y el bienestar”, reconociendo además que “la salud es un estado de completo bienestar físico, mental y social y no meramente el ausencia de enfermedad o dolencia ”que“ el enfoque predominante de los sistemas de salud en el tratamiento de enfermedades en lugar de mantener una salud óptima también impide un enfoque holístico ”; y que hay “necesidades que existen en diferentes etapas de la vida de un individuo” que juntas apoyan una salud óptima a lo largo de la vida, lo que implica el suministro de la información, las habilidades y la atención necesarias para lograr los mejores resultados de salud posibles y alcanzar el potencial humano pleno ; y
7. “Reafirmar la importancia de la apropiación nacional y el papel y la responsabilidad primordiales de los gobiernos en todos los niveles de determinar su propio camino hacia el logro de la cobertura universal de salud, de acuerdo con los contextos y prioridades nacionales”, preservando la dignidad humana y todos los derechos y libertades establecidos en la Declaración Universal de Derechos Humanos.
Además, nosotros, los representantes de nuestras naciones soberanas, declaramos con respeto y amistad mutuos nuestro compromiso de trabajar juntos para:

      • Garantizar el pleno disfrute de todos los derechos humanos y la igualdad de oportunidades para las mujeres en todos los niveles de la vida política, económica y pública;
      •  Mejorar y asegurar el acceso a los beneficios de la salud y el desarrollo para las mujeres, incluida la salud sexual y reproductiva, que siempre debe promover una salud óptima, el más alto nivel posible de salud, sin incluir el aborto;
      • Reafirmar que no existe un derecho internacional al aborto, ni ninguna obligación internacional por parte de los Estados de financiar o facilitar el aborto, en consonancia con el consenso internacional de larga data de que cada nación tiene el derecho soberano de implementar programas y actividades acordes con sus leyes y políticas;
      •  Fortalecer la capacidad de nuestro sistema de salud y movilizar recursos para implementar programas de salud y desarrollo que aborden las necesidades de mujeres y niños en situaciones de vulnerabilidad y promover la cobertura universal de salud;
      •  Promover políticas de salud pública de apoyo para mujeres y niñas, así como para las familias, incluido el desarrollo de nuestra capacidad de atención médica y la movilización de recursos dentro de nuestros propios países, de forma bilateral y en foros multilaterales;
      • Apoyar el rol de la familia como fundamento de la sociedad y como fuente de salud, apoyo y cuidado; y
      • Participar en todo el sistema de la ONU para hacer realidad estos valores universales, reconociendo que individualmente somos fuertes, pero juntos somos más fuertes.

Traducido con Google Traductor

Con información de Life Site News/Paul Smeaton

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *