CULTURA RELIGIOSAEN MÉXICOFORMACIÓN RELIGIOSALIBERTAD CATÓLICAOpinión. Carta al Papa Paulo III

ACNoctubre 15, 2020

En 1537 Fray Julián Garcés, Primer Obispo en México, escribió una carta al Papa Paulo III. Se discernía  en ese tiempo sobre “el alma racional de los indios”, es decir, las dudas de los europeos  por la razón y humanidad  de los indios. Duda que hoy es causa natural de ofensa.

La carta fue escrita en latín y es muy extensa.  Julián Garcés  era un sabio de edad avanzada  (80 años) cuando llegó a la Nueva España  en 1529.  Antes de  llegar a lo que hoy es México se reunió en lo que hoy es  República Dominicana con  franciscanos que más adelante harían historia:  Juan de Zumárraga, Vasco de Quiroga, Bartolomé de las Casas, Bernardino de Sahagún y Pedro de Gante.

Fray Pedro de Gante era tío del rey Fernando II. Con su influencia logró abrir tres escuelas en México; la más importante, el Colegio de la Santa Cruz en Tlatelolco. Ahí se educaba sin distinción a niños españoles e indígenas.

El obispo Garcés que tenía su sede en Tlaxcala visitó el Colegio de la Santa Cruz y se quedó maravillado: los niños convivían y aprendían en completa armonía sin prejuicios ni diferencias. Averiguó  aún más sobre los niños y terminó para él cualquier duda sobre la inteligencia de los indígenas, antes bien encontró mayores cualidades humanas.

Su testimonio es la esencia de la carta a Paulo III. En ella usa tres  palabras  reveladoras: los niños indios, escribe,  “no son vocingleros, ni pendencieros, ni porfiados”.  Describe de esta forma el temple, carácter y nobleza  de la gente originaria.  Le dice al Papa:  “el oro que debe extraerse de las Indias es la sabiduría de su pueblo ”.

Con información de Milenio/Tomás Cano Montúfar

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *