La fe cristiana nos enseña a respetar a quienes creen distinto a nosotros, pero eso no quita que el Evangelio sea proclamado con claridad y que no se confunda el amor predicado por Jesús y la misericordia, como el permiso para posturas sincréticas para mezcolanzas vacías e irenismos falsos, sino para que, en medio de la diversidad, sepamos ser testigos del Evangelio de Jesús.

Así lo advirtió el Sacerdote José Alberto Medel, canciller en la Diócesis de Xochimilco, al referirse a la Pachamama, a quien varios sectores de la población le conmemoran cada primero de agosto.

Entrevistado por la Agencia Católica de Noticias (ACN), el sacerdote enfatizó que quienes algunos que veneran y adoran esta imagen -Pachamama- y lo que representa, lo hacen más bien por moda, por este indigenismo que todavía existe (…); naturalmente que se le respeta su derecho a creer, pero este respeto no se debe confundir con que un creyente católico pueda llegar a tener o a expresar una especie de sincretismo light, bajo el falso argumento de que al final, esas expresiones hablan de Dios y un punto de encuentro con quienes tienen un concepto de la vida espiritual o de lo religioso.

Alertó de

“quienes con mucha ligereza pretenden mezclar nuestra fe con otro tipo de religiones o de expresiones religiosas, sin una reflexión cuidada atenta y, sobre todo, no evitando el peligro tan sutil que puede significar la confusión en las almas inocentes de las almas sencillas”.

Aclaró que, al adorar a la Pachamama, “se comete un grave pecado y una grave falta. Todo tiene que hacerse con la debida prudencia y decoro”.

El P. Medel dijo que lo más recomendable es no involucrarse con la Pachamama.

“Preferiría que, si no es necesario, mejor no se introdujeran, aunque fuera por mandar una señal de buena voluntad; pues son expresiones que confunden, ya que habrá personas quienes estarán en la capacidad de entender en una primera lectura que esa imagen era la madre tierra durante el Sínodo de la Amazonia”.

Aclaró que “la Virgen Santísima de Guadalupe no hizo un sincretismo, no utilizó una expresión similar a la Tonantzin diciendo: yo soy Tonantzin. No, más bien dijo: ‘soy la madre del verdadero Dios’; Tonantzin era madre tierra, talvez en ese sentido, la madre de los Dioses, pero de los ídolos de las religiones precolombinas; es las Madre del Dios por quién se vive, no de los ídolos, sino del Dios que hizo el cerca y el junto, el Dios del cerca y del junto”.

Agregó que

“nuestra madre de Guadalupe incluso se deslinda de eso, y nunca aparece como Tonantzin, y siempre se deslinda de eso; entonces si nuestra madre de Guadalupe es ejemplo de un modelo de Evangelización perfectamente inculturada”.

En ese contexto, exhortó a “quienes pretenden hoy inculturar formas antiguas o las formas religiosas de nuestros pueblos precolombinos en toda América, especialmente en América Latina, mejor aprendamos del modelo del Santa María de Guadalupe, y tengamos cuidado de no escandalizar las almas sencillas”.

“No caigamos en un falso irenismo que, con tal de congraciarnos con ciertos sectores de nuestra sociedad, terminemos por desfigurar nuestra fé. Insisto, el respeto a las religiones, a las creencias de los demás, no está peleado con el anuncio del Evangelio y cuando nosotros tenemos claridad en el evangelio de Jesús, no vamos a permitir de ninguna forma que se mezcle nuestra fé con cualquier otra, o por una malentendida forma de diálogo interreligiosa, o de ‘respeto’ a las culturas antiguas”.

Remató.

Por último, sostuvo que “la Pachamama, o cualquier otro tipo de imagen de devoción no cristiana, tiene su interpretación y su sentido teológico desde nuestra propia fe; entonces, evitemos las confrontaciones”.

El Dato:

El 1ro de agosto se celebra el día de la Madre Tierra, un rito de gratitud al planeta que logró sobrevivir a la colonización española y traspasó fronteras. Hoy no sólo sigue vigente, sino que hasta fue destacado por el papa Francisco en su reciente Laudato Si. Por Melina Pariente.

Pachamama significa: madre tierra, (pacha, es un término aimara que significa tierra, mundo, universo, tiempo; y mama significa madre).

Actualmente las ofrendas a la Pachamama son practicadas principalmente por quechuas, aimaras y otros grupos que recibieron la influencia de ellos; en Bolivia, Ecuador, Perú, Chile y norte de Argentina.

Con la invasión de los españoles y la persecución de las religiones nativas la Pachamama comenzó también a adorarse a través de la Vírgen María. En Bolivia la Pachamama es identificada con la Virgen de Copacabana, la Virgen de Urkipiña en Cochabamba y la Vírgen del Socavón en Oruro.

Hasta el Papa Francisco en su encíclica reciente “Laudato Si se acercó a la visión andina de la Pachamama, afirmando que “El gemido de la hermana Tierra se une al gemido de los abandonados del mundo”; reflotando la idea de la Pachamama y repudiando la explotación desmedida de los recursos naturales.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *

https://acnweb.com.mx/wp-content/uploads/2020/07/Logo-Footer.png
Una nueva forma de informar lo que
acontece en la Iglesia Católica
en México y el mundo.

Agencia Católica de Noticias, 2020 © Todos los derechos reservados.