CULTURA RELIGIOSAEL MUNDOFORMACIÓN RELIGIOSAOtro sacerdote descubre que su bautismo fue inválido

ACNseptiembre 17, 2020

El 24 de agosto os informábamos del desagradable caso de Matthew Hood, un sacerdote americano que, viendo un vídeo de su bautizo, descubrió que en realidad no era sacerdote. Es más, se percató de que ni siquiera era católico. Pues bien, la historia se ha repetido con otro sacerdote, el padre Zachary Boazman, de la archidiócesis de Oklahoma City, cuya situación ha explicado la propia diócesis a través de un comunicado.

Todo se remonta al comienzo de 2020, cuando la Congregación para la Doctrina de la Fe emitió una nota doctrinal en la que alertaba de que los bautismos no eran válidos si se cambiaba la fórmula bautismal. En concreto, decir “nosotros te bautizamos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo” no confiere el sacramento del bautismo. El ministro ha de decir: “Yo os bautizo en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo”.

La Congregación señaló que el Concilio Vaticano II había establecido que nadie “incluso si es sacerdote, puede agregar, quitar o cambiar nada en la liturgia por su propia autoridad”.

Al enterarse de la decisión de la Congregación, el padre Zachary Boazman, un sacerdote recién ordenado de la archidiócesis de Oklahoma City, al igual que hizo Matthew Hood, decidió revisar la grabación familiar de su bautismo en 1992 en la diócesis de Fort Worth y se dio cuenta de que el diácono había usado una fórmula incorrecta, cambiando la palabra “Yo” por “Nosotros”.
Según el Catecismo de la Iglesia Católica, sólo alguien bautizado puede recibir válidamente las órdenes sagradas, con lo que al no ser válido su bautismo, tampoco lo fue su ordenación. El padre Boazman contactó inmediatamente con Paul Coakley, el arzobispo de Oklahoma City, para explicar la situación y buscar una solución.

El Padre Boazman fue bautizado, confirmado y recibió la eucaristía el 8 de septiembre en la iglesia de San Francisco de Asís de Oklahoma. Fue ordenado por el propio Coakley diácono y sacerdote el 12 de septiembre en la misma iglesia.

Debido a que el bautismo del padre Boazman fue inválido, las misas que celebró, las confesiones que escuchó y las bodas que presenció antes de ser bautizado y ordenado válidamente, también fueron inválidas. La semana pasada, Coakley validó los matrimonios celebrados por el padre Boazman en la archidiócesis de Oklahoma City. Boazman no había celebrado el sacramento de la Confirmación y los bautismos que realizó no se vieron afectados, ya que cualquiera puede bautizar siempre y cuando use la redacción requerida con la intención adecuada, dice el comunicado de la diócesis.

“Esta ha sido una experiencia desgarradora para el padre Zak, pero que supo llevar con paciencia y gracia”, dijo el arzobispo Coakley. “Estoy seguro de que la semana pasada, por muy inquietante que haya sido, fortalecerá aún más la determinación del padre Zak de servir al pueblo de Dios y le hará apreciar aún más profundamente el don del sacerdocio”.

Con información de InfoVaticana/Fernando Beltrán

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *