COVID-19EN MÉXICOFORMACIÓN RELIGIOSACDMX. Denuncian contagios por covid-19 en Seminario Conciliar de México

ACNseptiembre 11, 2020

Mientras la epidemia por covid-19 no parece dar tregua en México, las actividades escolares en todos los niveles permanecen restringidas a las estrictamente virtuales impidiendo, en lo posible, concentraciones de estudiantes en los espacios comunes y aulas. Para la Iglesia católica, el reto era formular procedimientos seguros para el regreso a las casas de formación de los casi 6 mil seminaristas de los 140 seminarios mayores y menores del país. El 7 de julio, la Conferencia del Episcopado Mexicano emitió los Lineamientos para el regreso a los Seminarios después de la cuarentena por la pandemia del covid-19, documento en el cual ofreció indicaciones precisas para ser observadas en los seminarios y casas de formación para evitar contagios.

El documento describe procedimientos y hasta los insumos y artículos de aseo personal de los estudiantes al interior de los seminarios. Entre ellos, recomiendan limitar salidas,“mantenernos en casa sirve como precaución ante un posible rebrote del coronavirus y de los brotes ordinarios de influenza y otros padecimientos estacionales”. Otras recomendaciones van por la práctica de la sana distancia, evitar reuniones y la implementación de protocolos particulares para hacer posible la convivencia libre del coronavirus.

Apenas el 7 de septiembre, el Seminario Conciliar de Méxicocasa de formación sacerdotal en la arquidiócesis primada que dirige Carlos Aguiar Retes, inició sus cursos bajo el supuesto de observar estos lineamientos y los propios que el arzobispado emitió hace unos meses, para la apertura de los templos.

Arzobispo Aguiar. Marcando distancia.

Arzobispo Aguiar. Marcando distancia.

Como ha sido característico en este desastre pastoral arquidiocesano en tiempos de covid-19, y esto se ha reportado en diferentes artículos en este blog, el Seminario Conciliar de México está en medio de esta profunda y degradante crisis que no sólo se refleja en el lánguido y triste número de vocaciones, también en la calidad de la formación que parece acentuarse en la hipersexualización y de la defensa de nefastas ideologías. Tal crisis logró contenerse en marzo pasado cuando decenas de tendederos feministas tapizaron los pasillos de la institución, la epidemia vino como “anillo al dedo”, logrando desactivar un auténtico rollo de dinamita que, por lo pronto, costó la cabeza de Federico Altbach Núñez, quien hasta hace unos días era rector de la escuela la Lumen Gentium, ahora en manos del presbítero Valenti Salmerón Flores.

Altbach Núñez continúa dirigiendo al Seminario Conciliar de México (SCM) con más complicaciones que terminan para el sacerdote cuyo ministerio sólo ha servido para demoler la otrora Institución donde se forjaron recias personalidades sacerdotales muy influyentes en la historia de México. Aahora le estalla otra bomba en las manos: Un brote de covid-19 al interior del SCM.

Altabach Núñez. Sana Teatralidad.

Altabach Núñez. Sana Teatralidad.

Hasta la redacción de Religión Digital España y directamente a este bloguero, llegaron las denuncias para llamar la atención sobre contagios por covid-19 que, sin embargo, el rector Altbach Núñez y el arzobispo Aguiar Retes han querido ocultar para evitar el escándalo.

En la denuncia se afirma que “la situación que se presenta actualmente en el Seminario no sólo es irregular, sino que ya está dando consecuencias negativas y puede convertirse en un problema mucho mayor…”

De esta manera, abre sin tapujos para señalar la serie de irregularidades donde, en contravención de las medidas sanitarias oficiales y de las dadas por los obispos de México, se habrían concentrado sin precaución alguna a   “jóvenes estudiantes de diferentes partes de la ciudad, llamados a presentarse físicamente y recluidos en los salones, conectados desde sus computadoras, pero todos juntos en un área cerrada, para después salir y continuar la convivencia durante muchos días”.

Según la denuncia, “a los que llamaron la semana pasada, los ponen a convivir y dormir estilo internado con 4 jóvenes en cada cuarto (pese a que sabemos, tienen muchas habitaciones). Ya en septiembre se integraron con todos los demás alumnos y profesores, en esta misma dinámica. Lo que se puede corroborar en las propias redes sociales, del Seminario Conciliar de México y de la Arquidiócesis”.

Pruebas covid en SCM. Riesgo sanitario.

Pruebas covid en SCM. Riesgo sanitario.

De acuerdo con el texto que llegó a nuestra redacción, formadores, profesores, alumnos y empleados del Seminario Conciliar de México conviven como si nada pasara. Al 8 de septiembre, se confirmó el contagio por covid-19 de un estudiante religioso de la comunidad del Verbo Encarnado y otro, de los seminaristas del Conciliar de México, además de dos personas más quienes estuvieron en la casa Tlalpan del Seminario Conciliar “lo que pone en grave riesgo a 50 personas que viven y conviven dentro de sus muros”, según expresa la denuncia, la cual, sin embargo, no ofrece detalles sobre las condiciones o estado de salud de los implicados. Incluso, la toma de pruebas covid-19 tuvo la misma suerte que la del presbiterio: sin las medidas necesarias, el personal no tiene ninguna barrera, no hay equipos y es evidente que se hace en condiciones que ponen en riesgo la salud peligrosamente.

Pero la situación no sólo se agrava por los lamentables contagios que se pueden prevenir.  También trasciende que se ha instruido a guardar estricto silencio al respecto, cosa que también se confirmó a través de otras fuentes quienes dijeron a este bloguero que el equipo formador prohibió insinuar siquiera los contagios por covid-19. En la denuncia, se expresa el calamitoso escándalo:“Además se les pide a los seminaristas no decir nada de la situación, ni a familiares ni a amigos, ni poner en redes sociales para evitar escándalos, siendo los mismos sacerdotes los que obligan a mentir, ocultar, engañar en lugar de ser ejemplo de honestidad, responsabilidad y probidad. ¿Cuál es el mensaje que están dando? ¿Qué les transmiten a los estudiantes que se están formando?”

Sin embargo, como ha pasado en este gobierno del arzobispo Aguiar Retes, la verticalidad impera sometiendo y ocultando, un régimen opaco que se dice sinodal, pero que, en realidad, sólo es el camino de las ocurrencias autocráticas y omnímodas, al punto que se juega y pone en riesgo la vida misma y salud de personas, como sucedió con la toma de pruebas covid-19 al presbiterio donde las irregularidades exhibieron cómo se utilizó la salud de los sacerdotes.

Estudiantes SCM. No pasa nada.

Estudiantes SCM. No pasa nada.

Ahora, la denuncia es clara en un Seminario Conciliar de México, presa de las modas, de las ideologías, de la inmadurez y caprichos de un rector a quien no pocos han tildado de incapaz. Prácticamente desmantelado, el juego del arzobispo Carlos Aguiar es ese: dinamitar la formación sacerdotal. La prueba es el triste número de seminaristas arquidiocesanos, menos de 50. Ni siquiera las nuevas diócesis sufragáneas han querido enviar ahí a sus estudiantes y, peor aún, la cosecha de sacerdotes es peor que la de las peores sequías vocacionales que se recuerden. Ahora se suma esto: Poner en riesgo la salud y vida de los alumnos y empleados.

El caso no ha terminado. Esto es reflejo del auténtico desastre de un Seminario que antes era un vivero de pensamiento: Una higuera estéril maldecida en el gobierno del arzobispo Carlos Aguiar.

Con información de Religión Digital/Guillermo Gazanini Espinoza

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *