VISIÓN CONTINENTALEl ataque final del Nuevo Orden Mundial a Italia y el otoño que cambiará la historia del mundo

José Arturo Quarracinoseptiembre 7, 202035 min
https://acnweb.com.mx/wp-content/uploads/2020/09/Mario-D-1280x853.jpg

El personaje de esta nota es el banquero y economista italiano Mario Draghi, representante en Europa de la banca Goldman Sachs (el cuarto banco de inversión más importnte de mundo), miembro del Club Bilderberg, de la Comisión Trilateral, del Aspen Institute, del G30 [los 30 economistas más importantes del mundo, desde Paul Volcker (+), Jean Paul Trinchet, Jacob Frenkel, Paul Krugman, Domingo Cavallo, Arminio Fraga, Guillermo Ortiz, Lawrence H. Summers, Ernesto Zedillo, etc.]. Un oligarca de las finanzas internacionales en toda la línea, que ahora cuenta con el respaldo y espaldarazo del papa Francisco, quien en el mes julio lo hizo incorporar a la Academia Pontificia de las Ciencias Sociales.

Extrañísima alianza del “Papa de los pobres” con un Epulón del siglo XXI, un multimillonario responsable de la debacle económico-financiera que arrastra Europa desde hace más de una década.

[Nota del traductor]

En la tarde del sábado pasado [29 de agosto] hubo realmente una insólita fila de autos azules en la casa de Mario Draghi.

Los medios de comunicación no dieron a conocer los nombres de los personajes que participaron en el insólito encuentro, pero no es difícil imaginar que se trataba de figuras de primer nivel.

Lo que sucedió en el apartamento romano del ex gobernador del Banco de Italia se parece mucho a una antesala de consultas del próximo primer ministro in pectore.

Mario Draghi ya se mueve y habla como si estuviera en el Palazzo Chigi.

Antes de este encuentro, el hombre de Goldman Sachs había pronunciado un discurso en el encuentro anual de Comunión y Liberación, en el que lanzó acusaciones contra quienes “ponen en riesgo el futuro de los jóvenes”..

Si Draghi quisiera identificar realmente  al responsable de la vida de incertidumbres y de precariedad permanente en la que la feroz aplicación de las urdidas doctrinas neoliberales impuestas por Bruselas y por la gran finanza internacional han reducido a las jóvenes generaciones, no habría tenido que hacer más que mirarse al espejo.

De hecho, Draghi fue uno de los ejecutores más feroces y despiadados del plan económico del llamado Nuevo Orden Mundial que ya dio a luz en los años 70 a la desindustrialización de las décadas posteriores, implementada a través de esa ola de privatizaciones salvajes en la noche infame a bordo del yate Britannia, en el que Italia estaba siendo vendida y traicionada por su establishment.

Ahora, después de Rimini, el hombre que salvó al euro y condenó a Grecia a la mas grave devastación económica jamás vista desde la posguerra, enterrada en deudas por los organismos al servicio de la finanza neoliberal, ha vuelto a hablar y lo hizo con motivo del Congreso Europeo de Cardiología.

Aquí Draghi ha sido más explícito todavía.

Dijo claramente que se saldrá de la crisis del Covid solamente a través de “la vacuna y con pruebas masivas y seguimiento” que para él debería convertirse en la nueva normalidad.

La vigilancia de las masas será entonces la característica fundamental de este nuevo totalitarismo global.

Ahora los que todavía tienen el don de la razón no tienen dificultad en comprender que el presunto pretexto de la protección de la salud es sólo una fachada para dar a luz a una sociedad que es exactamente la diseñada por las élites globalistas.

Las mismas personas que hipócritamente definen “negacionistas” a los que sólo son culpables de mostrar los números que siguen mostrando que este virus “letal” no hace más que producir asintomáticos sanos o como mucho resfriados, son los mismos que no dicen nada sobre el hecho de que la morbosa atención a un virus ahora extinto y débil ha secuestrado todos los recursos de todo el sistema sanitario italiano, ignorando a todos los que mueren por otras enfermedades y que son la gran mayoría.

Ahora parece evidente que la crisis pandémica ya ha sido expresamenten pensada -como predijo Jacques Attali, hombre en estrecho contacto con las cúpulas del mundialismo- para dar a luz un único gobierno mundial que desmantele definitivamente a las naciones que deberán dejar su lugar a esta nueva dictadura global.

Draghi sabe perfectamente todo esto, así como sabe que es él, y no Conte, el hombre designado por la jerarquía supranacional para llevar a Italia a la última fase del Nuevo Orden Mundial.

Las señales ya estaban ahí en los últimos meses, para quien quisiera captarlas. Antes de la manifestación de la llamada “pandemia”, el nombre de Draghi ya se mencionaba con insistencia entre los palacios de Montecitorio.

El partido del gobernador encontró por primera vez un terreno fértil en la Liga, cuando Giorgetti primero y Salvini después expresaron palabras de elogio respecto a él, y gradualmente se extendió a todo el arco parlamentario hasta involucrar al Movimiento 5 Estrellas y al Partido Democrático.

Draghi tejió pacientemente entre bambalinas su lienzo y no está haciendo otra cosa que esperar que el curso de los acontecimientos de esta crisis lo lleve después al Palazzo Chigi.

Para sumarse al ya amplio frente que lo apoya ha llegado uno de los máximos exponentes del globalismo, Bergoglio, que ha considerado oportuno otorgarle un prestigioso puesto en la Academia de Ciencias Sociales.

 

Las élites ya han comenzado a liberarse de Conte

Esta es otra señal a tener en cuenta porque significa que Giuseppe Conte -apoyado ardientemente hasta hace unos meses por la corriente anticatólica y filomasónica cercana a Bergoglio- ha sido prácticamente despedido.

Como era de esperar, los medios de comunicación ya han comenzado a darle la espalda desde hace algún tiempo a esta parte. De manera encantadora, se comienza a ver artículos hasta hace un mes impensables en los medios de comunicación.

El diario La República, con un manejo de los tiempos que definir puntual es poco, hizo filtrar un estudio que ya habría estado a disposición del gobierno desde el pasado mes de febrero, según el cual el coronavirus podría haber provocado un colapso de las terapias intensivas y por lo tanto era recomendable establecer inmediatamente zonas.

La operación que está llevando adelante el sistema es tan sencilla como diabólica. Se está deshaciendo de Conte cargándolo con la responsabilidad de no haber actuado a tiempo para detener los efectos de Covid.

En otras palabras, se capturan las dos aves con el mismo tiro. Se libera de Conte que ya no sirve más en esta etapa, quemado por haber privado de la libertad a los italianos y por haber llevado al país al colapso económico, y al mismo tiempo se sigue haciendo creer a las masas que este virus es realmente letal. cuando las autopsias realizadas por los médicos en Bérgamo y Milán probaron que no era el agente viral el que mataba, sino las terapias equivocadas.

Pero si se investigara esta horrible verdad, habría que investigar a todo el sistema de salud italiano y los daños para el establishment probablemente serían demasiado relevantes.

Es mucho más conveniente y funcional seguir agitando el espantapájaros del virus mortal y decir que Conte no actuó a tiempo para detenerlo. En ese punto los medios de comunicación que antes defendían en forma compacta al ex abogado del pueblo arrojarán como alimento para las masas al discípulo del cardenal Silvestrini, mientras continuarán preparando el terreno para Draghi.

 

Draghi y el Nuevo Orden Mundial no se harán presentes antes de grandes desórdenes

Pero el ex gobernador del Banco Central Europeo no entrará en escena antes de grandes tumultos y violencias.

La masonería sigue una estrategia precisa desde hace siglos y crea deliberadamente situaciones de grandes convulsiones para después dar vida al resultado ya preestablecido.

Ordo ab chaos [Orden a partir del  caos] es de hecho uno de sus lemas preferidos.

Más pasan los días, más se acerca el momento en el que explotará la bomba económica.

Los medios de comunicación han tratado de hacer creer torpemente que el colapso del PIB del 12,8% en este año es el peor desde 1995, cuando en realidad era que desde 1945 que no se veía vio un colapso tan devastador.

Las crisis en este juego siguen siendo el alma de todo. Son los procesos de los que se sirve la cábala mundialista desde hace décadas para avanzar a grandes pasos hacia el supergobierno mundial.

En este sentido, el terrorismo médico fue simplemente perfecto para provocar daños  económicos sin precedentes. Ha dado paso a una condición de economía de guerra que será el arma para poner a las masas contra el muro y obligarlas a aceptar el nuevo autoritarismo global ordenado por las élites.

Las crisis en este juego siguen siendo el alma de todo. Estos son los procesos que la camarilla globalista ha estado utilizando durante muchas décadas para avanzar hacia el supergobierno mundial.

El coronavirus tiene este objetivo final y, en el imaginario del mundialismo, deberá cambiar el mundo y a Italia en particular.

Esta nación sigue jugando un papel fundamental en esta guerra, porque es la cuna del cristianismo, y el Nuevo Orden Mundial no podrá ver la luz sin antes haber sacado de escena la religión fundada por Cristo.

De hecho, el globalismo no es otra cosa que la negación de Dios, es una tempestad de disvalores satánicos que está llevando a la sociedad al colapso, tanto desde el punto de vista socioeconómico, pero sobre todo desde el punto de vista ético y espiritual.

Aún más simple, la idea de construir una nueva torre de Babel más allá de las naciones es un acto de guerra contra Dios.

Draghi llega entonces a esta última fase disfrazado de falso mesías enviado por la camarilla globalista y tendrá la tarea de drenar al país de sus últimos recursos vitales y llevarlo a los Estados Unidos de Europa, que son absolutamente imprescindibles para permitir el nacimiento de la dictadura mundial.

Fue precisamente uno de los principales representantes del establishment internacional quien lo dijo, a saber, Winston Churchill, frente a una audiencia de cinco mil personas en Copenhage en el lejano 1950.

En esa ocasión, el ex primer ministro británico dijo claramente que “el orden mundial autoritario del poder absoluto es la aspiración final” hacia la que debemos tender, pero para lograrlo es fundamental unir Europa bajo la forma de un superestado.

Sin Italia a bordo, la realización de los Estados Unidos de Europa seguirá siendo una quimera.

Lo que está a punto de llegar, por lo tanto, es un período de grandes tumultos y desórdenes debidos a la inestabilidad social y económica cuidadosamente preparada por los que manejan los hilos de los gobiernos de todo el mundo, frente a lo cual las masas estarán en gran parte completamente desprevenidas.

Todo esto conducirá a favorecer aún más el clima ideal de inestabilidad que esperan las élites para entregar el país a Draghi y presentarlo como el “salvador”.

Una vez que lleguen a ese punto, el ex gobernador del Banco Centrala Europeo completará el trabajo iniciado hace muchos años en el yate Britannia.

 

La compresión de la naturaleza espiritual de la guerra en curso es fundamental

Muchos se preguntan ahora qué se puede hacer para intentar al menos contener los oscuros escenarios de caos y violencia que se ciernen sobre Italia.

Si uno comprende a fondo la verdadera naturaleza del Nuevo Orden Mundial, no se puede dejar de comprender su naturaleza profundamente satánica.

Es por esta razón que nunca como ahora es necesario templar la propia armadura espiritual para enfrentar lo más pronto posible a lo que está por arribar.

Quien tiene fe sabe que que este loco plan de dominación sobre el mundo y de destrucción de la humanidad y sus identidades nacionales no puede sino colapsar.

Habrá duras pruebas por delante, pero los que resistan hasta el final y no cedan a las fuerzas oscuras serán recompensados.

Si, por otro lado, uno insiste en mirar sólo el lado materialista o economcista del globalismo, no llega realmente a entender lo que está en juego.

La crisis del Covid no sirve a las grandes élites principalmente para ganar dinero. Los que están en los niveles más altos tienen el sistema bancario en sus manos y controlan la creación misma de dinero en forma ilimitada.

Son los niveles inferiores de la jerarquía los que quieren explotarla para enriquecerse, pero siempre ateniéndose fielmente a la agenda de las grandes familias bancarias como Rothschild o Rockefeller.

Ciertamente es deseable que los planes de estas personas se esfumen también bajo el plano político, mediante la intervención de aquellos políticos, sobre todo Trump y Putin, que no quieren hacer que sus naciones se arrodillen a los pies de esta camarilla.

Pero, no obstante es fundamental seguir cultivando el sentido espiritual más profundo del momento histórico que se está atravesando.

Monseñor Viganò lo explicó magistralmente en varias ocasiones. En la más reciente le respondió a un joven de 16 años que le preguntó qué hacer frente a tanta maldad.

El arzobispo le respondió al niño que si continúa viviendo en la rectitud del Señor no habrá cita o evento para el cual no estará listo.

Cuando el mundo parece destinado a precipitarse en la oscuridad más completa, esa es la hora en que las almas que han creído llegan a encender un poco más de esperanza y vuelven a dar un poco de luz al mundo.

Ese momento ciertamente llegará, pero no antes de atravesar grandes trastornos que para ser afrontados requerirán un fuerte temple material y espiritual.

Los que han comprendido ayuden a aquéllos que todavía quieren y pueden ser ayudados.

Es un momento histórico sin precedentes para Italia y para el mundo. La masonería está dispuesta a todo para ver realizado su totalitarismo global liderado por un tirano que perseguirá a todos los que se le opongan.

Estos meses serán decisivos para entender si se ha abierto la ventana tan codiciada por el Nuevo Orden Mundial o si el plan se verá frustrado por contingencias de carácter político inspiradas probablemente siempre por la Providencia.

Este enfrentamiento es simplemente una encrucijada fundamental para la vida de todos.

Es el momento de las decisiones importantes que cambian verdaderamente el destino de una persona.

Es necesario elegir por quien tomar partido y de una forma u otra será necesario estar preparados para asumir las propias responsabilidades en cualquier dirección que se elija recorrer.

Quien decida entregar su propia vida a las manos del mundialismo y de renunciar a su humanidad deberá responder, si no es frente a los tribunales terrenales será frente a los divinos.

Los que elijan no doblegarse irán al encuentro de su calvario, pero si resisten serán premiado.

Cada uno haga su propia elección.

Cada uno tiene su propio destino en las manos.

 

Publicado originalmente en italiano el 3 de setiembre de 2020, en: https://lacrunadellago.net/2020/09/03/lattacco-finale-del-nuovo-ordine-mondiale-allitalia-e-lautunno-che-cambiera-la-storia-del-mondo/

Traducción al español por: José Arturo Quarracino

José Arturo Quarracino

Es Licenciado en Filosofía y Letras por la Universidad Nacional de Buenos Aires y ha sido catedrático de Teología, Seminario de Antropología Cristiana, Ética Profesional, Filosofía y Lógica, y Filosofía de la Educación en la Facultad de Ciencias de la Educación y de la Comunicación Social de la Universidad del Salvador. También catedrático en Maestría de Ciencias de la Legislación, en la Legislatura de la Provincia de Entre Ríos; y en el Instituto Superior de Comunicación Social Don Bosco, entre otros. Ha destacado como traductor de obras en alemán, español, inglés, italiano, francés y portugués y es conferencista en temas de Vida, sexualidad, nuevo orden mundial y geopolítica. Es autor de la obra Geopolítica y Aborto. Y en coautoría con Juan Carlos Vacarezza ha publicado “Argentina: La visión de Juan Domingo Perón”, “La Comunidad Organizada”, y otras. Es también corresponsal en Argentina de “Imperium News”.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *

https://acnweb.com.mx/wp-content/uploads/2020/07/Logo-Footer.png
Una nueva forma de informar lo que
acontece en la Iglesia Católica
en México y el mundo.

Agencia Católica de Noticias, 2020 © Todos los derechos reservados.