EL MUNDOFORMACIÓN RELIGIOSAIGLESIA EN MOVIMIENTOVaticano. Parolin en ESOF2020: la fe ayuda a la ciencia a promover desarrollo humano

ACNseptiembre 4, 2020

“La ciencia y la fe pueden llegar a verse como hermanas que realizan un servicio fundamental a la sociedad en su conjunto”. El Cardenal Pietro Parolin, Secretario de Estado del Vaticano, hizo esta observación el miércoles en su discurso de apertura del Foro Abierto EuroScience 2020. El evento bienal, que tiene lugar en la ciudad italiana de Trieste, reúne a los mejores científicos, investigadores, empresarios y políticos europeos para discutir las líneas que sigue la investigación científica.

La dignidad y el desarrollo, el compromiso de la Iglesia

En su discurso, el cardenal Parolin expresó el compromiso de la Iglesia de promover la dignidad y el desarrollo de la persona humana en diálogo con las ciencias. Dijo que el intercambio entre las dos esferas es fundamental para abordar las “cuestiones urgentes que amenazan la coexistencia pacífica de la humanidad”. La humanidad, añadió el Secretario de Estado, corre el riesgo de “quedarse a la deriva” si descuida “la inmensidad de la realidad que ofrece la ciencia” y “el profundo deseo humano de algo más grande”. Parolin continuó explorando la relación de la humanidad con el medio ambiente, la tecnología y ella misma.

Medio ambiente y supervivencia

El cardenal habló en primer lugar de nuestra relación con el medio ambiente. Se quejó del impacto de ciertos comportamientos en la creación – que han llevado a la extinción de numerosas especies – y la distribución desigual de los avances científicos que mejoran la vida humana. Todos, subrayó, deben asumir la responsabilidad de nuestra Casa Común.

Ecología integral

La ciencia por sí sola, enfatizó, no puede resolver el problema ecológico de la humanidad. Más bien, la Iglesia trata de ayudar a la humanidad a reconocer la contribución que la fe puede hacer al integrar los enfoques científicos en una visión global conocida como ecología integral. “La fe quiere ser responsable de cuidar nuestro hogar común, escuchar a la ciencia y contribuir, a través de sus propias formas de conocimiento, al desarrollo de respuestas integrales a este complejo problema. La ecología integral, señaló de nuevo el cardenal, encuentra su mejor explicación en una frase de la Encíclica del Papa Francisco Laudato Si: “Todo está conectado; todo está conectado; todo está conectado”.

La raíz común

El diálogo entre la fe y la ciencia busca “descubrir la raíz común de los fenómenos que, vistos por separado, no pueden ser realmente comprendidos”. De esta manera, dijo el Cardenal Parolin, la ecología integral requiere que la investigación científica combine tanto “la comprensión racional de la realidad” como “los deseos y anhelos del corazón humano”. “La Iglesia está cerca de todos aquellos que quieren reconocer la complejidad de la realidad buscando soluciones que no separen los problemas humanos y sociales de la cuestión ecológica.

La alianza entre la tecnología y la ética

El Secretario de Estado abordó luego el tema de la relación de la humanidad con la tecnología. Dijo que muchas tecnologías están avanzando a tal velocidad que hay poco tiempo para consideraciones éticas más profundas. “La pregunta que tenemos que enfrentar juntos es esta: Dado todo lo que somos técnicamente capaces de hacer, ¿qué es éticamente correcto hacer?”. Incluso la forma en que se comunica el conocimiento, dijo el Cardenal, está experimentando cambios sin precedentes debido a la digitalización y la globalización. La Iglesia está preocupada por los efectos que estas tendencias tienen en los jóvenes, que son alimentados con una dieta constante de medios de comunicación que “cambia la estructura del cerebro del nativo digital”.

Las nuevas generaciones

“La ciencia y la fe deben ser aliadas en el cuidado de las generaciones más jóvenes, asegurando que reciban una educación que les permita vivir una vida humana plena y auténtica en medio de los desafíos que plantean los nuevos lenguajes digitales que pueden cambiar el procesamiento del pensamiento humano, así como la cultura”. El Cardenal se refirió entonces a la propagación de la desinformación que se produjo al principio de la pandemia de Covid-19: “Cualquier profesional que hable de esta pandemia debería dedicar mucho tiempo a pensar en lo importante que son las palabras y los datos, y luego actuar en consecuencia.

Relaciones interpersonales

Parolin concluyó su discurso con una reflexión sobre la relación de la humanidad consigo misma: “¿Cómo puede la familia humana adquirir la sabiduría colectiva e individual para aceptar esta responsabilidad y ejercer el poder tecnológico y científico del que disponemos actualmente? En este tiempo de crisis, la Iglesia puede ayudar a la humanidad a abordar los factores que causan la actual sensación de “gran ansiedad”. “La pérdida de esperanza e interés en el futuro inmediato y más lejano proviene de la pérdida de sentido de nuestro ser humano”, dijo el Cardenal. “Sólo si nos damos cuenta de que hemos perdido esta perspectiva podemos encontrar una respuesta”. La reconstrucción de la comunidad, añadió, es la clave para encontrar la respuesta, porque las relaciones interpersonales evitan que el individuo se aísle y lleve una existencia solitaria.

Progreso y desarrollo

También es importante distinguir entre progreso y desarrollo. El progreso, según el Secretario de Estado, “indica un progreso o un cambio gradual que da lugar a un mayor crecimiento de la capacidad y el potencial”. Pero no todas las formas de progreso son buenas, subrayó. Por otra parte, el desarrollo humano integral “se centra en procesos más amplios que amplían las opciones de los individuos y mejoran sus perspectivas de bienestar, permitiendo así que los individuos y los grupos alcancen su potencial lo más rápidamente posible”. Mantener el enfoque de la humanidad en el desarrollo, dijo el Cardenal, significa ir más allá de los avances tecnológicos y colocar a la persona humana “en el centro de nuestra reflexión, colocándola en el centro de lo que puede calificarse como progreso”.

Paz sostenible

Por último, la exhortación a los científicos y a los encargados de formular políticas: “La búsqueda del desarrollo humano integral va más allá del alcance limitado del progreso económico, social, tecnológico y científico, por muy importante que sea. Requiere una búsqueda genuina e incansable de lo que es verdaderamente constructivo para el bien común de la humanidad, una fuente indispensable y continua de paz real, duradera y sostenible entre los pueblos y para las generaciones futuras”.

Con información de Vatican News/Devin Watkins

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *

https://acnweb.com.mx/wp-content/uploads/2020/07/Logo-Footer.png
Una nueva forma de informar lo que
acontece en la Iglesia Católica
en México y el mundo.

Agencia Católica de Noticias, 2020 © Todos los derechos reservados.