CULTURA RELIGIOSAEL MUNDOVIDA Y FAMILIALos obispos alemanes proponen redefinir la «fertilidad» para incluir a las parejas del mismo sexo

ACNagosto 31, 2020

El documento de trabajo del «camino sinodal» de los obispos alemanes que se votará el próximo mes propone redefinir el matrimonio como una de las muchas formas de «vivir el amor y la sexualidad». Un documento de trabajo anterior, publicado el año pasado, había hecho afirmaciones similares, pero nunca se sometió a votación.

En una sección, el documento de cuatro páginas dice: «La apertura para la transmisión de la vida no es decisiva para cada acto sexual individual, sino que debe afirmarse en el curso general de una relación vinculante y de largo plazo».

El Catecismo de la Iglesia Católica, en cambio, se refiere a la encíclica Humanae Vitae del Papa Pablo VI, que enseña que «todos y cada uno de los actos matrimoniales deben permanecer abiertos “per se” a la transmisión de la vida». El Catecismo añade: «Esta doctrina particular, expuesta en numerosas ocasiones por el Magisterio, se basa en la conexión inseparable, establecida por Dios, que el hombre por su propia iniciativa no puede romper, entre el significado unitivo y el significado procreador, ambos inherentes al acto matrimonial».

Varios pasajes del documento presentan propuestas alternativas que son mucho mejores de lo que indican las propuestas principales. En este caso, la alternativa sostiene que «aunque las diferentes dimensiones de la sexualidad siempre entran en juego de manera diferente, no pueden separarse entre sí. Especialmente el amor mutuo y la apertura a la transmisión de la vida dan al acto sexual su verdadero significado interno».

Dada la composición de la vía sinodal, es poco probable que se adopten propuestas alternativas.

El documento intenta redefinir «el concepto de fertilidad» para incluir no solo la apertura a una nueva vida, sino también una dimensión social y personal. En consecuencia, «ve las parejas del mismo sexo y otras parejas que no pueden dar a luz a una nueva vida tienen el potencial de una vida fértil».

Además, basándose en el principio de que «la dignidad del hombre es inviolable», los redactores del documento «consideran la autodeterminación personal … vivida en libertad cristiana como el principio central de orden para la configuración de la sexualidad humana. Esto significa que las personas pueden decir “no” a actos sexuales no deseados y “sí” a una relación con una pareja responsable elegida por ellos mismos».

El documento no aclara que, de acuerdo con la enseñanza católica, un hombre puede elegir solo a una mujer, y viceversaen el matrimonio, para dar forma a la sexualidad humana. En cambio, dice: «Vemos el matrimonio como la forma preferida, pero no la única, de vivir el amor y la sexualidad en una relación».

Donde la propuesta principal habla del potencial de crecimiento en las relaciones de amor, que parecen incluir las relaciones homosexuales, la alternativa enfatiza que «la revelación de Dios para las relaciones de pareja humana proporciona el matrimonio y la vida en fidelidad marital».

«Honramos las diferentes orientaciones sexuales e identidades de género de las personas, así como sus relaciones de pareja a largo plazo, fieles y exclusivas», agrega el documento, que se contrarresta con la propuesta alternativa que enfatiza que los seres humanos deben ser honrados «independientemente» de su homosexualidad o confusión de género, no por eso.

Si se acepta la propuesta principal, el camino sinodal, «en fidelidad al mensaje de Jesús del amor de Dios para todas las personas, desarrollará aún más la enseñanza y la práctica de la Iglesia alemana en el tratamiento de la sexualidad humana».

Alternativamente, los participantes en el camino sinodal pueden votar por profundizar la enseñanza de la Iglesia en lugar de desarrollarla más.

Si bien el término desarrollo, especialmente en el uso moderno, a menudo se refiere a cambio, el término profundización acepta la enseñanza de la Iglesia tal como es y trata de entenderla y explicarla mejor.

En particular, el documento no comenta sobre la masturbación. Un pasaje sobre esa acción en particular fue parte del primer documento de trabajo para el camino sinodal el año pasado, afirmando que la «experiencia gozosa del propio cuerpo (sexo propio) también puede significar un enfoque responsable de la propia sexualidad».

En este caso, señala el Catecismo, «Tanto el Magisterio de la Iglesia, en el curso de una constante tradición, como el sentido moral de los fieles no han tenido dudas y han sostenido firmemente que la masturbación es un trastorno intrínseca y gravemente desordenado. El uso deliberado de la facultad sexual, por cualquier razón, fuera del matrimonio es esencialmente contrario a su propósito. Porque aquí el placer sexual se busca fuera de la relación sexual que exige el orden moral y en la que se logra el significado total de la mutua entrega y la procreación humana en el contexto del amor verdadero».

No está claro por qué se eliminó una mención explícita de la masturbación. Sin embargo, la afirmación de que no todos los actos sexuales tienen que estar abiertos a la vida podría interpretarse de tal manera que incluya el uso de anticonceptivos y masturbación.

Los miembros del camino sinodal, incluidos todos los obispos y decenas de miembros laicos nombrados por el Comité Central de Católicos Alemanes y otras organizaciones, votarán sobre el lenguaje del documento sobre sexualidad el 4 de septiembre.

Con información de InfoCatólica

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *

https://acnweb.com.mx/wp-content/uploads/2020/07/Logo-Footer.png
Una nueva forma de informar lo que
acontece en la Iglesia Católica
en México y el mundo.

Agencia Católica de Noticias, 2020 © Todos los derechos reservados.