CULTURA RELIGIOSAEL MUNDOEsperando el informe de McCarrick

ACNagosto 10, 2020

El cardenal Dolan de Nueva York realizó una videoconferencia el martes para el clero y dijo que sus fuentes le dicen que el informe de McCarrick saldrá a fines de este mes. Dijo que no sabe lo que hay en él. Lo último parece creíble; lo primero está por verse.

Han pasado dos años desde que el Vaticano anunció que prepararía un informe sobre el caso de Theodore McCarrick. El cardenal Parolin dijo acerca de la publicación del informe, «La publicación depende del Papa. El trabajo ya está hecho, pero el Papa debe dar la última palabra (…) creo que saldrá pronto. No puedo decirles exactamente cuándo». Eso fue a principios de febrero.

El segundo aniversario de la renuncia de McCarrick al Colegio Cardenalicio ha llegado y se ha ido. Desde entonces, la conferencia episcopal ha votado dos veces en contra de pedir públicamente al Papa Francisco que publique el informe rápidamente y en su totalidad.

Para casi todos – incluyendo muchos obispos individualmente, si es que no corporativamente – la publicación del informe McCarrick es un paso obvio y necesario para establecer la transparencia. Lo ideal sería que esa transparencia condujera a la rendición de cuentas. Dar cuenta a los fieles de la confianza que se les ha arrebatado debe ser visto como una cuestión de justicia.

Más que eso, la publicación del informe McCarrick es un paso necesario hacia el tipo de reconciliación que nuestra Iglesia, tan estropeada y dividida, necesita desesperadamente. Si nuestros pastores esperan recuperar la confianza que ha sido desperdiciada, deben estar dispuestos a nombrar las fallas por las que buscarían el perdón. Los llamados de la jerarquía a la curación y el perdón suenan vacíos mientras oculten a sus miembros todo lo que nuestros líderes hicieron y dejaron de hacer.

Hay una razón por la que los católicos están obligados a confesar los pecados graves, en especie y en número, antes de que se les dé la absolución. Y la razón no es que Dios sea tacaño con su misericordia. La razón es que un penitente que no revela honestamente sus pecados al Señor, un penitente que no está arrepentido, no está listo para ser perdonado.

¿Cómo pueden los prelados (ya sean obispos, cardenales o papas) que no pueden revelarse a sí mismos, honestamente, los males que se han cometido, el daño que se ha hecho a los fieles, esperar encontrar el perdón y la reconciliación? Y esto no es porque los fieles sean tacaños en la misericordia, sino porque la negación, para ser honestos, es una clara señal de falta de contrición.

Es comprensible, en cierto nivel, que Roma se preocupe de que el informe McCarrick sea tan perturbador y perjudicial para la Iglesia en los Estados Unidos que es mejor ocultar la verdad al mundo, o al menos retrasar su publicación hasta que las consecuencias se puedan mitigar más fácilmente. Para algunos tipos de malas noticias, esto podría ser incluso prudente. Pero en el caso de McCarrick, el silencio y la falta de transparencia de la Iglesia tienen una angustiosa similitud con el tipo de arrastre institucional que nos llevó en primer lugar a este punto.

Cuanto más se retrase el informe de McCarrick, más se enconará la herida abierta de desconfianza entre el rebaño y los pastores.

Esta desconfianza, por cierto, es perjudicial para los fieles y para la Iglesia en su conjunto. También es perjudicial para aquellos cuyos nombres han sido manchados por su proximidad a McCarrick… hombres que, si son inocentes de sus actos, merecen que sus nombres sean limpiados.

Después de que el arzobispo Viganò publicara su «testimonio» bomba hace dos años, el cardenal DiNardo, entonces presidente de la Conferencia Episcopal, dio una respuesta mesurada y seria: «Las preguntas planteadas merecen respuestas que sean concluyentes y basadas en la evidencia. Sin esas respuestas, hombres inocentes pueden ser manchados por falsas acusaciones y los culpables pueden quedar libres para repetir los pecados del pasado.»

La desconfianza y la división que se han enconado en la Iglesia en los últimos años (no todo tiene que ver con McCarrick, por supuesto) ha empeorado últimamente, especialmente aquí en los Estados Unidos. Esto es, creo, claro para casi todo el mundo. La necesidad de reconciliación es urgente y evidente. Aunque la publicación del informe McCarrick no va a sanar las divisiones de la Iglesia, la retención del informe es cada vez más un obstáculo para dicha sanación.

Muchos católicos se preguntan si, cuando el informe McCarrick sea finalmente publicado, será un cuento chino o un reporte completo y honesto. El largo retraso podría sugerir lo último. Pero el retraso en el informe McCarrick es también un obstáculo para la reconciliación dentro de la Iglesia porque es un recordatorio constante de la conservación institucional y la impunidad clerical que han sido sellos del mal manejo de los casos de abuso por parte de la Iglesia durante décadas.

Toda la transparencia, honestidad y responsabilidad del mundo no pueden curar las heridas dentro de la Iglesia. El tipo de reconciliación que la Iglesia necesita requiere el perdón de aquellos que han sido perjudicados. Para la mayoría de los católicos, incluso para aquellos que no son víctimas de abuso sexual por parte de los clérigos, es una tarea difícil.

¿Estamos preparados para enfrentar la honestidad -si la verdadera honestidad aparece- con misericordia? ¿Estamos preparados, no para pasar por alto o excusar los pecados y crímenes, sino para recibir las feas verdades con humildad en lugar de venganza?

¿Estamos preparados para recibir de buena manera lo que tantos de nosotros hemos estado exigiendo durante tanto tiempo? ¿Estamos preparados para la honestidad? ¿Estamos preparados para confiar? ¿Estamos preparados para perdonar?

Estas son preguntas que todos deberíamos hacernos y prepararnos para responder incluso mientras esperamos.

Acerca del autor:

Stephen P. White es miembro de “Catholic Studies” en el “Ethics and Public Policy Center”, ubicado en Washington.

Con información de InfoVaticana/Stephen P. White

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *

https://acnweb.com.mx/wp-content/uploads/2020/07/Logo-Footer.png
Una nueva forma de informar lo que
acontece en la Iglesia Católica
en México y el mundo.

Agencia Católica de Noticias, 2020 © Todos los derechos reservados.