COVID-19EL MUNDODesarrollaron una mascarilla que neutraliza el coronavirus

ACNjulio 25, 2020

Una colaboración entre varias empresas y centros científicos y académicos portugueses ha permitido desarrollar una mascarilla que inactiva el virus que causa la Covid-19, avalada por el Instituto de Medicina Molecular João Lobo Antunes de Lisboa (iMM).

La mascarilla, denominada MOxATech, ya está a la venta desde abril, pero su capacidad de inactivar el virus sólo ha sido ahora confirmada por una serie de test realizados por el iMM, informaron hoy en un comunicado las entidades que integran el proyecto.

Este equipo de protección, que cuenta con un revestimiento que neutraliza el virus cuando entra en contacto con él, ha sido desarrollado gracias a la colaboración entre el fabricante textil Adalberto, la empresa minorista MO, Sonae Fashion, el centro tecnológico CITEVE, el iMM y la Universidade do Minho.

El virólogo del iMM Pedro Simas, que coordinó los test, aseguró que las pruebas realizadas “han demostrado una eficaz inactivación del SARS-CoV-2 incluso después de 50 lavados, observándose una reducción viral del 99 % tras una hora de contacto con el tejido”.

En el sitio web donde se vende la mascarilla se explican las certificacionesEn el sitio web donde se vende la mascarilla se explican las certificaciones

Para poner a prueba su eficacia, se analizó el tejido tras estar en contacto con una solución que contiene una determinada cantidad de virus, para medir su viabilidad a lo largo del tiempo.

Antes de que el iMM confirmase su eficacia para inactivar el virus de la Covid-19, el Institut Pasteur de Lille, en Francia ya había testado con éxito sus características antimicrobianas contra el virus H1N1, el Corona-type y el rotavirus.

La mascarilla, desarrollada con un tejido técnico que integra varias capas distintas, impermeable y reutilizable, también cuenta con una certificación de la Direction Générale des Entreprises francesa que acredita una retención de partículas del 96 %, incluso después de 50 lavados.

Aunque ahora están a la venta sólo en las tiendas de la marca portuguesa MO, disponibles para toda la Unión Europea, el proyecto fue abierto a la comunidad para que otras marcas en Portugal y en el exterior puedan distribuirlas.

Mascarilla inteligente

En Italia, el español Álvaro González Romero-Domínguez creó otra mascarilla también novedosa. Es inclusiva, sostenible y tecnológica, capaz de autodesinfectarse, medir la calidad del aire y alertar de focos cercanos de coronavirus. Esta mascarilla inteligente se llama Cliu y ha sido diseñada por este aragonés con raíces riojanas y su socia y pareja, la italiana Simona Lacagnina, que viven en la ciudad siciliana de Palermo.

Play

El español Álvaro González crea en Italia una mascarilla inteligente

Se basa en tres pilares: inclusividad, sostenibilidad y tecnología, explica González en una entrevista con Efe.

En primer lugar es inclusiva porque es transparente y permite ver la boca de las personas, los que supone un gran avance para aquellas que tienen dificultades auditivas, pero también facilita la comunicación no verbal entre las que no las tienen.

Es sostenible, porque es reutilizable y además cuenta con unos filtros antimicrobianos y bioactivos, desarrollados por la Universidad de Siena, que “si terminan tirados en el medio ambiente” no lo dañarían.

“Queríamos un producto sostenible. Leímos en un artículo que decía que dentro de poco habrá más mascarillas desechables que medusas en el mar y decidimos que esto no podíamos tolerarlo, debíamos poner toda la carne en el asador para que no fuera así”, explica.

González cuenta que además han firmado un acuerdo con la asociación italiana SEADS, que trabaja en colocar barreras en los ríos para bloquear los plásticos. El acuerdo prevé que, cuando se vendan 20.000 mascarillas, parte del dinero recaudado sea entregado a esta organización para que coloque barreras en el río Arno, que discurre por la región italiana de la Toscana (centro), y frene los 20.000 kilos de plásticos que cada año llegan al mar Mediterráneo.

Finalmente, el tercer pilar, el de la tecnología, hace de esta mascarilla un objeto inteligente.

La mascarilla es inclusiva, sostenible y tecnológica, capaz de autodesinfectarse, medir la calidad del aire y alertar de focos cercanos de coronavirus. La mascarilla es inclusiva, sostenible y tecnológica, capaz de autodesinfectarse, medir la calidad del aire y alertar de focos cercanos de coronavirus.

González y su socia comercializarán dos tipos de mascarilla, una sin tecnología y otra inteligente, ambas con el mismo diseño. La mascarilla inteligente contará con un sistema bluetooth, sensores y una serie de algoritmos que, a través de una aplicación, medirán la calidad del aire, de la respiración, la frecuencia cardiaca y detectará si hay algún foco activo de coronavirus en las proximidades.

“Ayudará a prevenir enfermedades respiratorias, porque el mundo atraviesa ahora mismo una situación de emergencia por la COVID-19 pero la intención es que estos productos sirvan también para la gente que tenga alergias” u otros problemas respiratorios, argumenta.

Finalmente, incluye una base de carga para la batería que tiene luz ultravioleta en su interior y que permite que la mascarilla se desinfecte en unos minutos. El usuario de la mascarilla sin tecnología también podrá utilizar la aplicación digital para medir la calidad del aire, pero no tendrá conexión directa con el objeto.

Igualmente podrá desinfectarla introduciéndola en la lavadora o el lavavajillas porque los materiales “pueden soportar hasta 200 grados”.

El precio de la mascarilla básica es de unos 90 euros y de la avanzada es 250, un importe que González cree adecuado, ya que apunta a que de media las personas se pueden llegar a gastar entre 300 y 500 euros en mascarillas desechables en un año, que además “con gran probabilidad acabarán tiradas en el mar o en el medio ambiente”. “El precio es relativo. El mensaje que queremos transmitir es el de comprar menos, pero mejor”, justifica.

“Estamos hablando de una mascarilla con durabilidad alta, seguramente nos acercamos los 5 años tranquilamente. Además los filtros, la pantalla, todos los elementos se pueden cambiar si se rompen”, concluye. Para conseguir financiación han puesto en marcha una campaña de crowdfunding que hasta el momento ha recaudado casi 137.000 euros, y la intención es empezar a distribuir las mascarillas ya en otoño a quienes les han ayudado con fondos, entre ellos a interesados en más de 60 países de Latinoamérica pero también otros como Estados Unidos y Japón.

Con información de Infobae/EFE

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *

https://acnweb.com.mx/wp-content/uploads/2020/07/Logo-Footer.png
Una nueva forma de informar lo que
acontece en la Iglesia Católica
en México y el mundo.

Agencia Católica de Noticias, 2020 © Todos los derechos reservados.