EL MUNDOEl Vaticano se tambalea bajo la tormenta económica del Coronavirus

ACNmayo 1, 2020

Los expertos dicen que los efectos se han agravado por la demora de las reformas financieras.

Mientras las consecuencias económicas del confinamiento por coronavirus continúan notándose en todo el mundo, el Vaticano también advierte que los efectos se agravan, dicen desde dentro, por la demora en la implementación de reformas financieras, que ha debilitado su capacidad para afrontar la crisis.

Desde el 10 de marzo, cuando se impuso el confinamiento en toda Italia, los Museos Vaticanos, que en 2015 generaron 80 millones de euros (87 millones de dólares), y son los que generan los mayores ingresos del Vaticano, han cerrado y no volverán a abrir hasta el 18 de mayo según el programa de levantamiento de las restricciones anunciado el 27 de abril por el gobierno italiano

Ya no hay turistas en el Vaticano, y los empleados no acuden como antes a su supermercado y tiendas, lo cual significa que todas las actividades comerciales del Vaticano, incluida la venta de recuerdos y la acogida, han sufrido un gran impacto económico. Tampoco va a haber mucho turismo en el Vaticano hasta pasadas algunas semanas del levantamiento del confinamiento.

Otro factor que ha afectado al Vaticano ha sido la caída del precio del petróleo y la demanda de combustible, ya que sus estaciones de servicio -que venden diesel y gasolina libres de impuestos-   constituyen una importante fuente de ingresos para la Santa Sede (los documentos de Vatileaks mostraron que, supuestamente, solo en 2012 las ventas de combustibles ascendieron a 27 millones de euros). Las propiedades y negocios administrados por el Vaticano, que incluyen 2.400 pisos  ubicado principalmente en Roma y Castel Gandolfo, 600 tiendas y oficinas también pueden verse afectados por la caída de los precios de los inmuebles y los alquileres.

La Oficina de Prensa de la Santa Sede no respondió a las preguntas sobre el impacto económico del COVID-19, pero el padre Augusto Zampini, miembro de la task force para la lucha contra el coronavirus del papa Francisco, el 24 de abril dijo a The Associated Press que la Ciudad del Vaticano es como cualquier otra empresa y que está perdiendo ingresos como resultado del confinamiento. Añadió que la Santa Sede recurre a las reservas financieras de emergencia para aguantar la tormenta.

Asume que el coronavirus -que repercute mayormente en el turismo- causa el cierre económico de gran parte del Vaticano durante cuatro meses, y estima unas pérdidas de entre 50 y 80 millones de euros.

Antes de la epidemia

Pero incluso antes de que comenzara la epidemia, el Vaticano ya luchaba para llegar a fin de mes. La Santa Sede registró un déficit presupuestario de 70 millones de euros (77 millones de dólares) en el año 2018, el doble que el año anterior. El déficit, supuestamente causado por el aumento de los gastos salariales, las ineficiencias crónicas y la disminución de los ingresos por inversiones, llevó a los jefes de los dicasterios y las instituciones de la Santa Sede a celebrar una reunión de emergencia en septiembre pasado para discutir la “gravedad de la situación”.

El cardenal alemán Reinhard Marx, que dirige la Prefectura de Asuntos Económicos del Vaticano, un organismo que supervisa las instituciones financieras de la Santa Sede, insistió en ese momento en que el déficit podría resolverse durante los próximos uno o dos años. “Tenemos que seguir hacia adelante, de lo contrario no veo como firmar un presupuesto con un déficit estructural”, dijo en octubre a los periodistas. “Pero ese es un camino que podemos recorrer en varios años. No supone una catástrofe”.

En su libro Giudizio Universale publicado el pasado otoño, el autor italiano Gianluigi Nuzzi afirmó que el Vaticano estaba experimentando una crisis financiera y que una task force contable creada por el papa Francisco había descubierto que el déficit había “alcanzado niveles alarmantes, con riesgo de bancarrota”.

El Vaticano restó rápidamente importancia al tema, pero el año pasado también se supo que el Vaticano había estado utilizando donaciones del Óbolo de San Pedro (unos 55 millones de dólares al año aproximadamente, pero que también están disminuyendo) para ayudar a cubrir su déficit.

El gasto anual total de la Santa Sede no es pequeño, se estima que de unos 300 millones de euros (333 millones de dólares). Y a diferencia de la mayoría de los gobiernos del mundo, el Vaticano no tiene un banco central que pueda gastar ilimitadamente imprimiendo moneda mediante la monetización de su deuda (una práctica actualmente realizada por la Reserva Federal y otros, pero considerada inmoral). Fuentes del Vaticano en abril dijeron al Register que la situación financiera en 2019 había mejorado gracias a los mercados de capital más favorables y había vuelto al déficit de alrededor de 20-25 millones de euros registrado a principios de la década de 2010, pero eso fue antes del brote de la pandemia del coronavirus.

Deudas ‘oscuras’

Las fuentes señalan que los problemas financieros del Vaticano se ven agravados por tener muchas entidades dentro de su esfera de responsabilidad que, según los informes, se están ahogando en deudas — y que entregan esas responsabilidades al Vaticano cuando están desesperadas.

Vimos un ejemplo en 2015, cuando la Administración del Patrimonio de la Sede Apostólica (APSA), la oficina del Vaticano que gestiona activos y bienes inmuebles, obtuvo una garantía de préstamo de 50 millones de euros del Bambin Gesù, el hospital infantil administrado por el Vaticano, para ayudar a rescatar un hospital romano en quiebra, con conexiones con el Vaticano y propiedad de una congregación religiosa. El hospital, el Istituto Dermopatico dell’Immacolata, sigue teniendo deudas de aproximadamente 800 millones de euros, a pesar del préstamo y un controvertido intento de recaudar 25 millones de dólares en donaciones de la Fundación Papal con sede en Estados Unidos.

Han surgido ejemplos similares en los últimos años, y aunque pocos conocen el alcance de las deudas en estas instituciones ‘oscuras’, algunos analistas creen que ya eran abrumadoras incluso antes de que el coronavirus congelara los ingresos del patrimonio de la Santa Sede. El déficit de la Santa Sede también se ha visto agravado por las pérdidas en los negocios de propiedades especulativas en Londres.

Otra preocupación económica es el fondo de pensiones del Vaticano, que se enfrenta a un inminente déficit. El cardenal George Pell, cuando era prefecto de la Secretaría de Economía del Vaticano, dijo que el déficit era de 30 millones de euros al año y que era necesaria una “importante inversión” para pagar las pensiones en el futuro. Antes de la pandemia del coronavirus, se estimaba que el déficit de pensiones alcanzaría los 430-870 millones de dólares en los próximos diez años.

El Vaticano posee numerosas inversiones en acciones, bonos y bienes inmuebles a las que todavía puede recurrir, aunque su valor ha ido disminuyendo desde el brote de coronavirus. Su consolidado estado financiero de 2018, obtenido por el Register (dichos estados no se han hecho públicos desde 2015), muestra que la Santa Sede tenía poco más de mil millones de euros en inversiones financieras y 510 millones de euros en bienes inmuebles en Italia y en el extranjero, aunque es de suponer que estos últimos sean más, si se incluyen las propiedades fuera de balance.

Posibles Acciones

La pregunta clave, entonces, es cómo financiará el Vaticano estos crecientes déficits, ahora incrementados por el coronavirus.

“Si actualmente tienen problemas de liquidez, tendrían que vender algunas de sus acciones y obligaciones de deuda”, dijo Juergen Siemer, economista católico alemán que actualmente trabaja como consultor en Roma. “Deberían hacerlo ahora para reducir la exposición al riesgo y ganar algo de tiempo. Después deberían vender algunas propiedades (esto siempre lleva más tiempo) y luego, en paralelo, desarrollar estrategias para aumentar los ingresos de las propiedades restantes”.

Según una fuente informada del Vaticano, una gran parte de las propiedades de la Santa Sede está alquilada a acaudalados inquilinos dispuestos a comprarla al valor de mercado, especialmente si los precios bajan, lo que ahora es probable.

Además, dijo Siemer, el Vaticano también debe seguir los mismos principios de cualquier empresa o familia en tal situación: “Reducir algunos gastos ordinarios” y “aumentar los ingresos e impuestos regulares”.

El Vaticano parece estar buscando incrementar sus ingresos, pero no siempre de fuentes bona fide, de acuerdo con las principales enseñanzas morales de la Iglesia, aunque confluyan en otras. Un ejemplo es la Fundación Bill y Melinda Gates, una organización a favor de la contracepción y el control de la natalidad: el Vaticano ya está pensando en cofinanciar su Pacto Mundial de Educación programado para el otoño.

Otros medios, considerados moralmente mucho más aceptables para abordar el déficit, serían la mejora de la eficiencia y la fiscalización, un camino que el Vaticano ya ha emprendido en algunas áreas, como su equipo de comunicaciones. El principal organismo que dirige el Estado de la Ciudad del Vaticano, el Governatorato, podría reducir sus gastos de mantenimiento en un 50%, según creen algunos analistas contactados por el Register. Estos también proponen recortes en los salarios de los altos cargos del Banco del Vaticano, APSA y de la Autoridad de Información Financiera.

Con respecto a la mejora de la eficiencia, fuentes informadas dicen que el Vaticano podría haber estado en mejores condiciones para aguantar el COVID-19 si las reformas del cardenal Pell se hubieran puesto en práctica en su totalidad.

Al mando del cardenal Pell, se elaboró una “hoja de ruta” para centralizar las finanzas del Vaticano bajo un mismo techo, colocándolas en una operación altamente controlada. Indirectamente referida a la entonces denominada Gestión de Activos del Vaticano, tendría que haberse construido una estructura similar para las vastas y mal administradas propiedades inmobiliarias  del Vaticano.

Esto fue frustrado por la “vieja guardia” del Vaticano, funcionarios que generalmente preferían las formas establecidas (y a veces corruptas) de manejar las finanzas del Vaticano. Sus impedimentos llevaron a la reducción de personal de la Secretaría de Economía y la decapitación de la Oficina del Auditor General.

No obstante, aparecen señales de que las reformas se están implementando de forma gradual, comenzando por algunos positivos cambios en el personal. Esto está dando algo de esperanza, pero la sensación entre los reformadores del Vaticano es que se ha perdido un tiempo valioso.

Con información de: InfoVaticana/Edward Pentin

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

¡Deja un comentario!

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *

https://acnweb.com.mx/wp-content/uploads/2020/07/Logo-Footer.png
Una nueva forma de informar lo que
acontece en la Iglesia Católica
en México y el mundo.

Agencia Católica de Noticias, 2020 © Todos los derechos reservados.